ELIE SAABY SU IM­PE­RIO MÁ­GI­CO

Harper's Bazaar (Chile) - - The Fashionable Life - Por Eléo­no­re Mar­chand Fo­to­gra­fías de Ch­ris­top­her Stur­man Di­rec­to­ra de mo­da: Kris­ten In­ger­soll

El di­se­ña­dor abre las puer­tas de su re­si­den­cia pa­ri­si­na y ha­bla so­bre el éxi­to de su mar­ca ho­mó­ni­ma.

Cuan­do nos en­con­tra­mos en su re­si­den­cia de París, en el co­di­cia­do ve­cin­da­rio re­si­den­cial del 16th Arron­dis­se­ment, el di­se­ña­dor Elie Saab, ves­ti­do de ma­ne­ra ca­sual con jeans ne­gros y una po­le­ra ne­gra, irra­dia­ba ca­li­dez y ama­bi­li­dad, com­bi­na­das con una ti­mi­dez y dig­ni­dad en­tra­ña­bles. Con una ama­ble bien­ve­ni­da, Mon­sieur Saab, co­mo era lla­ma­do por el staff de su ho­gar, de in­me­dia­to escanea su en­torno con una mi­ra­da bas­tan­te aten­ta y ajus­ta las flo­res que se en­cuen­tran en la me­sa del co­me­dor.

El de­par­ta­men­to pa­ri­sino pa­re­ce re­fle­jar la es­té­ti­ca de Saab: lu­jo clá­si­co con un to­que mo­derno, to­do me­ticu­losa­men­te es­truc­tu­ra­do. Los te­chos al­tos con mol­du­ras del si­glo XIX y el pi­so de par­quet se yux­ta­po­nen con ele­men­tos de di­se­ño mo­derno y una do­mi­nan­te pa­le­ta de co­lo­res do­ra­do y ne­gro. En la en­tra­da, lám­pa­ras de pie per­so­na­li­za­das, crea­das en co­la­bo­ra­ción con el fa­mo­so ar­qui­tec­to li­ba­nés Cha­kib Ri­cha­ni, ilu­mi­nan la ha­bi­ta­ción. Las me­sas de már­mol, con pa­tas de ace­ro, que tam­bién fue­ron di­se­ña­das por Ri­cha­ni, es­ta­ble­cen in­me­dia­ta­men­te un tono mo­derno.

En la ma­jes­tuo­sa sa­la de es­tar, un an­ti­guo candelabro de cris­tal y bron­ce cuel­ga so­bre un par de me­sas de cen­tro ita­lia­nas he­chas a la me­di­da y de co­lor ne­gro que coor­di­nan a la per­fec­ción con un set de so­fás ita­lia­nos de cue­ro ne­gro. Sin du­da al­gu­na, la ele­gan­cia y la gran­de­za de la ha­bi­ta­ción se com­pen­san de ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria con una si­lla de alu­mi­nio y un con­jun­to de mar­cos de­co­ra­ti­vos cir­cu­la­res, los que fue­ron des­cu­bier­tos en un mer­ca­do de an­ti­güe­da­des y po­si­cio­na­dos ar­tís­ti­ca­men­te jun­to a la her­mo­sa caí­da de las cor­ti­nas que cu­bren las gran­des ven­ta­nas fran­ce­sas.

“Me gus­ta mu­cho la com­bi­na­ción de es­te de­par­ta­men­to”, di­ce sin­ce­ra­men­te Saab, “fran­cés clá­si­co y mo­derno al mis­mo tiem­po, con in­fluen­cias de los años 70. Me en­can­ta có­mo en­tra la luz del sol. Me sien­to bas­tan­te có­mo­do cuan­do me en­cuen­tro aquí”.

Saab, jun­to con Clau­di­ne, su es­po­sa de ha­ce 27 años, y sus tres hi­jos, Elie Jr., Se­lim y Mi­chael, di­vi­den su tiem­po en­tre Fran­cia y Lí­bano, su país de ori­gen. Y mien­tras con­si­de­ran París su ho­gar, ade­más de un cen­tro im­por­tan­te pa­ra la mar­ca Elie Saab, Bei­rut pa­re­ce ser el lu­gar adon­de per­te­ne­ce su co­ra­zón. “An­tes que na­da, soy el Saab li­ba­nés”, di­ce. “Mi ape­go a mi país y mi re­gión es muy im­por­tan­te”. A pe­sar de los di­fí­ci­les re­cuer­dos de la in­fan­cia, con­ta­mi­na­dos por la gue­rra ci­vil li­ba­ne­sa, di­cha ciu­dad es don­de

co­men­zó su aven­tu­ra por la mo­da. Con­fi­na­do en su ca­sa mien­tras las bom­bas ex­plo­ta­ban en el ex­te­rior, co­men­zó a ha­cer pa­tro­nes con pe­rió­di­cos y ves­ti­dos de cual­quier ma­te­rial que en­con­tra­ra, a la tem­pra­na edad de nue­ve años. “Creo que na­cí pa­ra ha­cer ves­ti­dos”, di­ce. “No ha­bía es­cue­la y con la gue­rra, no te­nía­mos na­da qué ha­cer. No pue­do ex­pli­car por qué ni có­mo, pe­ro me sen­tí nor­mal cuan­do em­pe­cé a cor­tar te­las”.

Po­co a po­co, el di­se­ña­dor con­vir­tió su afi­ción de ha­cer ves­ti­dos pa­ra sus her­ma­nas y ami­gos en una fuen­te de in­gre­sos pa­ra ayu­dar a man­te­ner a sus pa­dres y a sus her­ma­nos me­no­res. Era una vo­ca­ción ines­pe­ra­da con un pe­rio­do de adap­ta­ción pa­ra la fa­mi­lia –a su pa­dre, un co­mer­cian­te de ma­de­ra, le ha­bría gus­ta­do que fue­ra mé­di­co, abo­ga­do o in­ge­nie­ro–, pe­ro su país lo abra­zó al ins­tan­te. A los 17 años, en me­dio de la gue­rra ci­vil, Saab fun­dó su pri­mer ate­lier en Bei­rut, don­de cum­plió ór­de­nes pa­ra una cre­cien­te lis­ta de clien­tes del Lí­bano y la re­gión del Gol­fo.

“Pre­sen­té mi pri­me­ra co­lec­ción en Bei­rut en 1982”, re­cuer­da Saab, “y fue un éxi­to in­me­dia­to”, evo­ca. “Fue re­ci­bi­da co­mo un ra­yo de sol du­ran­te la gue­rra”. Sus di­se­ños, eté­reos y fe­me­ni­nos, a me­nu­do or­na­men­ta­dos con bor­da­dos de­ta­lla­dos, per­mi­tie­ron un es­ca­pe muy ne­ce­sa­rio, y Saab se vol­vió rá­pi­da­men­te en uno de los di­se­ña­do­res fa­vo­ri­tos en el círcu­lo de las prin­ce­sas y rei­nas ára­bes. Sue­le ves­tir a la rei­na Ra­nia, de Jor­da­nia, quien lle­vó un tra­je co­lor cham­pán pa­ra la co­ro­na­ción de su es­po­so, el rey Ab­du­llah, en 1999, un di­se­ño de Saab que vol­vió a usar 10 años des­pués pa­ra el aniver­sa­rio de di­cha co­ro­na­ción.

La leal­tad re­cí­pro­ca en­tre Saab y su país fue cla­ve pa­ra su éxi­to. Pa­ra él, el con­flic­to en la re­gión lo em­pu­jó a te­ner­lo. “Me dio el va­lor ne­ce­sa­rio y la ca­pa­ci­dad de re­si­lien­cia”, di­ce. “Sen­tí que na­da po­dría de­te­ner­me. En cier­to mo­do, es­ta gue­rra me dio fuer­zas y for­jó lo que soy”. Co­mo pio­ne­ro de la mo­da en su país y en Orien­te Me­dio, Saab to­ma su pa­pel en se­rio y es­tá muy in­vo­lu­cra­do en ini­cia­ti­vas edu­ca­ti­vas de la re­gión. En 2013, lan­zó un in­no­va­dor pro­gra­ma de di­se­ño de mo­da de cua­tro años en Bei­rut en la Uni­ver­si­dad li­ba­ne­sa es­ta­dou­ni­den­se, en aso­cia­ción con el Lon­don Co­lle­ge of Fas­hion, don­de se ofre­cen a los es­tu­dian­tes es­tán­da­res internacionales en di­se­ño sin te­ner que sa­lir de su país. “Sien­to una res­pon­sa­bi­li­dad por lo que ha­go. Soy una his­to­ria de éxi­to que atrae a mu­chos que desean aden­trar­se en la mo­da. Por eso, cons­truí una es­cue­la de mo­da y es­toy muy

in­vo­lu­cra­do con la edu­ca­ción de la mo­da”. Saab tam­bién fue juez prin­ci­pal en el con­cur­so de di­se­ño Pro­ject Run­way Midd­le East, trans­mi­ti­do a mi­llo­nes en to­do el mun­do ára­be. “Lo ha­go por la edu­ca­ción en el área, no por­que quie­ra ha­cer un pro­gra­ma de te­le­vi­sión”, ex­pli­ca de in­me­dia­to. Mien­tras guía a jó­ve­nes di­se­ña­do­res ha­cia una ca­rre­ra en es­ta ra­ma y los mo­ti­va a al­can­zar su pro­pó­si­to en su pro­pio país, Saab tam­bién ofre­ce ex­pe­rien­cia de pri­me­ra mano. Su im­pac­to es tan­gi­ble: 80 por cien­to de los di­se­ña­do­res ára­bes ac­tua­les han tra­ba­ja­do en la ca­sa de Elie Saab. “Me sien­to bas­tan­te fe­liz y or­gu­llo­so al mo­men­to de que es­cu­cho sus nom­bres a ni­vel in­ter­na­cio­nal”, di­ce el di­se­ña­dor. “Es una sen­sa­ción de lo­gro”.

Mien­tras im­pac­ta­ba el pa­no­ra­ma en­tre los di­se­ña­do­res ára­bes, la mar­ca se hi­zo real­men­te glo­bal en los pre­mios Os­car de 2001, cuan­do Ha­lle Berry ga­nó el ga­lar­dón a Me­jor ac­triz con un ves­ti­do bor­da­do de Elie Saab en un tono ro­jo pro­fun­do con de­ta­lles co­lor ver­de. La ima­gen de la ac­triz en ese ves­ti­do fue pro­yec­ta­da re­pe­ti­da­men­te por to­do el mun­do y vis­ta por mi­llo­nes, im­pul­san­do a la mar­ca a un re­co­no­ci­mien­to y acep­ta­ción in­ter­na­cio­nal. “Fue un mo­men­to muy es­pe­cial”, re­cuer­da Saab, quien se en­con­tra­ba en Holly­wood pa­ra una reunión de ne­go­cios. “Des­de nues­tra apa­ri­ción en los pre­mios Os­car con ella, pu­di­mos ex­pan­dir la mar­ca a un pú­bli­co más ma­si­vo”. De he­cho, se con­vir­tió en el “rey de la alfombra ro­ja”, con sus di­se­ños vis­tien­do a Meryl Streep, An­ge­li­na Jo­lie, Beyoncé y mu­chas más mu­je­res lí­de­res de la in­dus­tria.

Po­co tiem­po des­pués, Elie Saab se con­vir­tió en el pri­mer di­se­ña­dor ára­be en ser ad­mi­ti­do en el ór­gano rec­tor de la in­dus­tria de la mo­da: la Cham­bre Syn­di­ca­le de la Hau­te Cou­tu­re, an­tes de pre­sen­tar su pri­me­ra co­lec­ción de al­ta cos­tu­ra en París. Ac­tual­men­te, la mul­ti­mi­llo­na­ria mar­ca Elie Saab se en­cuen­tra pre­sen­te en 150 pun­tos ma­yo­ris­tas en to­do el mun­do, in­clu­yen­do tien­das en París, Lon­dres, Bei­rut, Dubái, Mé­xi­co, Nueva York y una bou­ti­que tem­po­ral en The Al­pi­ne Ski Re­sort de Cour­che­vel, y pla­nea ex­pan­dir­se a más lo­ca­cio­nes en Ca­li­for­nia, Sui­za y Asia.

Si bien no se con­si­de­ra un hom­bre de ne­go­cios, Saab cier­ta­men­te com­pren­de la in­dus­tria y se ha ro­dea­do de un equi­po in­te­li­gen­te, que en la ac­tua­li­dad in­clu­ye a sus dos hi­jos ma­yo­res. “No so­mos una em­pre­sa fa­mi­liar; sin em­bar­go, te­ne­mos va­lo­res fa­mi­lia­res”, di­ce. “No pon­go pre­sión al­gu­na so­bre mis hi­jos pa­ra que co­la­bo­ren con­mi­go en es­ta com­pa­ñía. Ellos tie­nen la opor­tu­ni­dad de de­ci­dir si desean o no par­ti­ci­par. So­mos una em­pre­sa cor­po­ra­ti­va con una co­mu­ni­ca­ción flui­da en­tre to­dos los de­par­ta­men­tos”.

Saab tra­ba­ja con­ti­nua­men­te en tres co­lec­cio­nes a la vez, y la mar­ca tam­bién se ha aven­tu­ra­do con éxi­to en la crea­ción de per­fu­mes, an­te­ojos, una lí­nea de no­vias ready-to-wear que atien­de a clien­te­la más jo­ven y una im­por­tan­te pre­sen­cia en lí­nea con una pla­ta­for­ma e-com­mer­ce en desa­rro­llo, la que in­clu­ye Net-a-Por­ter. “Re­gu­lar­men­te ob­ser­vo a la mu­jer de una ma­ne­ra pu­ra, con la de­li­ca­de­za de la fe­mi­ni­dad”, ex­pre­sa Saab. “Es­to es muy va­lio­so pa­ra mí. In­clu­so si el ves­ti­do tie­ne ele­men­tos de trans­pa­ren­cias, se­rá su­til y se man­ten­drá ele­gan­te y sua­ve al mis­mo tiem­po”.

Elie Saab men­cio­na a Ch­ris­tian Dior y Va­len­tino Ga­ra­va­ni co­mo los di­se­ña­do­res que lo ins­pi­ra­ron a for­mar par­te del mun­do de la mo­da, gra­cias a sus di­se­ños ele­gan­tes y fe­me­ni­nos, y, por su­pues­to, a su es­po­sa, co­mo su pri­me­ra mu­sa y una fuen­te cons­tan­te de ins­pi­ra­ción pa­ra to­das sus co­lec­cio­nes.

En tér­mi­nos prác­ti­cos, la cin­tu­ra de una mu­jer es un ele­men­to cla­ve que Elie Saab to­ma en cuen­ta al idear una co­lec­ción, pe­ro tam­bién se tra­ta de en­ten­der a su clien­te­la. “Con­si­de­ro que las mu­je­res de­ben sen­tir­se con­fia­das con lo que uti­li­zan”, di­ce. “Ellas, sin du­da, quie­ren ser her­mo­sas, y ese es el éxi­to de nues­tra em­pre­sa. Nues­tros pro­duc­tos re­sul­tan bas­tan­te atrac­ti­vos. To­dos los ves­ti­dos que crea­mos son los que a las mu­je­res les gus­ta­ría te­ner en su clóset. Lo más im­por­tan­te pa­ra mí y lo que me si­gue mo­ti­van­do es ver­las vis­tien­do y aman­do mis ves­ti­dos”. Y así, jun­to con un ta­len­to no­ta­ble y una fuer­te pers­pi­ca­cia em­pre­sa­rial, pa­re­ce que ha­cer­las fe­li­ces es la ba­se fun­da­men­tal del no­ta­ble éxi­to de Saab. n

Elie Saab, en su co­me­dor, con una me­sa de ace­ro he­cha a la me­di­da y si­llas de ter­cio­pe­lo ita­liano per­so­na­li­za­das.

Elie Saab, con su es­po­sa Clau­di­ne Saab en su sa­la de es­tar, de­co­ra­da con so­fás de cue­ro te­ji­dos de ori­gen ita­liano y he­chos a la me­di­da, y me­sas de cen­tro cú­bi­cas ita­lia­nas.Clau­di­ne Saab lle­va una fal­da Saha­ra con cin­tu­rón, que com­bi­na con una fal­da pli­sa­da y bo­tas de cue­ro ne­gro,to­do de ELIE SAAB.

En el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj, des­de la iz­quier­da: “L’En­vol”, una obra de la­tón pu­li­do crea­da por el es­cul­tor Jean-Clau­de Hug en1978; la vis­ta de la To­rre Eif­fel des­de el apar­ta­men­to de Saab.

Dos me­sas de már­mol con pa­tas de ace­ro, am­bas he­chas a la me­di­da, for­man par­te del ves­tí­bu­lo, ade­más del par de lám­pa­ras de pie crea­das en co­la­bo­ra­ción con Cha­kib Ri­cha­ni.Los can­de­la­bros de ace­ro, al es­ti­lo de los años 70, fue­ron ad­qui­ri­dos en una fe­ria de las pul­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.