EN­CUEN­TRA LA FE­LI­CI­DAD

En una bús­que­da de tran­qui­li­dad y cla­ri­dad, la pe­rio­dis­ta Ca­mi­lla Wags­taff se em­bar­ca en una aven­tu­ra a tra­vés de Bu­tán. Edi­ta­do por Eli­za O’Ha­re

Harper's Bazaar (Chile) - - Escápate -

Qué nos ha­ce real­men­te fe­li­ces? Esa es la pre­gun­ta que me for­mu­lo mien­tras el avión des­cien­de en­tre las mon­ta­ñas cu­bier­tas de nu­bes en el pro­cla­ma­do “lu­gar más fe­liz de la Tie­rra”, el pe­que­ño, re­mo­to y her­mo­so Bu­tán, un mis­te­rio­so país al es­te del Hi­ma­la­ya.

Pue­de que ha­yas es­cu­cha­do ha­blar de su pro­gra­ma Gross Na­tio­nal Hap­pi­ness (GNH), una co­lec­ción de prin­ci­pios que brin­dan ma­yor va­lor al bie­nes­tar es­pi­ri­tual, so­cial y am­bien­tal de las per­so­nas en vez de pre­pon­de­rar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co. El GNH mi­de la fe­li­ci­dad de acuer­do con nue­ve ‘do­mi­nios’ in­ter­co­nec­ta­dos, los cua­les in­clu­yen: edu­ca­ción, uti­li­dad del tiem­po, tran­qui­li­dad psi­co­ló­gi­ca y re­si­lien­cia cul­tu­ral. Ge­ne­ra­do en los 70 y con­sa­gra­do co­mo una cons­ti­tu­ción en 2008, es la fi­lo­so­fía im­pul­so­ra pa­ra la le­gis­la­ción en di­cha na­ción. Y se pue­de de­cir con se­gu­ri­dad que Bu­tán pa­re­ce ser un si­tio fe­liz. En mi se­ma­na ex­plo­ran­do el te­rreno, mag­ní­fi­cos tem­plos y vi­llas cau­ti­va­do­ras te­nía la in­ten­ción de com­pro­bar­lo.

Al ate­rri­zar en el úni­co ae­ro­puer­to, con­du­ji­mos a su ca­pi­tal, Tim­bu, pa­san­do mon­ta­ñas y arro­yos de agua cris­ta­li­na. De in­me­dia­to me sien­to se­du­ci­da por la fal­ta de au­to­bu­ses tu­rís­ti­cos, ven­de­do­res am­bu­lan­tes y hos­ta­les, to­das las co­sas que uno es­pe­ra­ría al via­jar a tra­vés de Asia. Mi guía, Jim­ba Phun­ts­ho, me ofre­ce una ex­pli­ca­ción acer­ca del mo­de­lo tu­rís­ti­co de Bu­tán de “ba­jo im­pac­to, va­lor al­to”. Es­to obliga a que to­dos los vi­si­tan­tes re­ser­ven sus via­jes con un ope­ra­dor tu­rís­ti­co con li­cen­cia bu­ta­ne­sa y de­ben via­jar con guías lo­ca­les to­do el tiem­po. Los tu­ris­tas tam­bién de­ben pa­gar una ta­ri­fa por día de has­ta 318 dó­la­res por per­so­na (du­ran­te tem­po­ra­das al­tas). Es muy ra­zo­na­ble si con­si­de­ras que cu­bre to­dos los ali­men­tos, guías y hos­pe­da­je bá­si­co (pue­des pa­gar una co­mi­sión adi­cio­nal por los ho­te­les de lu­jo). Una por­ción de es­ta can­ti­dad se des­ti­na a la edu­ca­ción gra­tui­ta de Bu­tán y a pro­gra­mas de sa­lud pú­bli­ca e in­fra­es­truc­tu­ra, pa­ra que to­da la po­bla­ción se be­ne­fi­cie.

“Bu­tán es una co­mu­ni­dad”, di­ce Jim­ba. “Con­fia­mos en nues­tro país y en ca­da uno de no­so­tros”. Ape­nas me ins­ta­lo en el es­plen­do­ro­so ho­tel Taj Tas­hi (mi ho­gar du­ran­te las si­guien­tes dos no­ches) co­mien­zo a sa­lir a ex­plo­rar los tem­plos y mo­nu­men­tos al­re­de­dor de la ca­pi­tal. Es fá­cil de­tec­tar el la­zo tan pro­fun­do de la co­mu­ni­dad: lo ves en el jo­ven que se de­tie­ne a ayu­dar a la an­cia­na con sus com­pras y en el gru­po de vie­jos que se sien­tan y ríen en una rue­da enor­me de re­zos. La vi­ta­li­dad es uno de los do­mi­nios de la fe­li­ci­dad de es­te país.

Esa tar­de, de regreso al Taj, me pre­pa­ro pa­ra mi pri­me­ra co­mi­da tra­di­cio­nal bu­ta­ne­sa en­tre pin­tu­ras de ho­jas do­ra­das e ins­tru­men­tos tí­pi­cos en el res­tau­ran­te del ho­tel, el Chig-Ja-Gye. Co­mo uno es­pe­ra­ría, al con­si­de­rar la ubi­ca­ción de Bu­tán, su co­ci­na se ins­pi­ra en la cul­tu­ra chi­na, ti­be­ta­na e in­dia, in­clu­yen­do ve­ge­ta­les fri­tos con arroz co­lo­ra­do, cu­rris li­ge­ros y (el evi­den­te fa­vo­ri­to de to­dos) Ema Dats­hi, que con­sis­te en ajíes cu­bier­tos con que­so de va­ca o yak. Prue­bo el es­pí­ri­tu tra­di­cio­nal de Bu­tán, lla­ma­do ara, que sa­be un po­co a sa­ke re­ba­ja­do con agua (pe­ro ri­co). Es una gran op­ción pa­ra la ce­na si se con­si­de­ran las es­pec­ta­cu­la­res ins­ta­la­cio­nes del Taj Tas­hi. En un edi­fi­cio bu­ta­nés tí­pi­co, las 66 ha­bi­ta­cio­nes ex­pan­di­bles del ho­tel es­tán de­co­ra­das de ma­ne­ra ele­gan­te con aca­ba­dos de ma­de­ra ta­lla­da y mu­ra­les de nu­bes pin­ta­dos a mano. Las lu­jo­sas y exu­be­ran­tes sui­tes de dos pi­sos son en par­ti­cu­lar es­pe­cia­les, con ba­ños ex­qui­si­tos cu­bier­tos de már­mol, con enor­mes ti­nas y vistas uni­ver­sa­les de los va­lles y mon­ta­ñas de los ma­ra­vi­llo­sos al­re­de­do­res.

Al día si­guien­te nos di­ri­gi­mos al va­lle Pu­nak­ha, un si­nuo­so ca­mino de tres ho­ras por en­ci­ma de un pa­sa­je mon­ta­ño­so. Im­por­tan­te zo­na gran­je­ra, las co­li­nas aso­lea­das es­tán di­se­ña­das en una se­rie de pra­dos ali­nea­dos, co­mo pe­que­ñas cas­ca­das, lo que pro­vo­ca un es­ce­na­rio her­mo­so. Ca­mi­na­mos por me­dio de la vi­lla gran­je­ra, pa­sa­mos abun­dan­tes pra­dos de bró­co­li y be­ren­je­nas, y ob­ser­va­mos a un gru­po de ni­ños rien­do e in­ter­ac­tuan­do en un jue­go que in­vo­lu­cra­ba una pe­lo­ta y una pi­la de ro­cas. Lle­ga­mos a Chi­mi Lhak­hang, un re­co­no­ci­do tem­plo de fer­ti­li­dad y, por ello, un imán pa­ra las pa­re­jas que in­ten­tan con­ce­bir. En­tre las ofren­das sa­gra­das (des­de di­ne­ro has­ta ga­lle­tas y bu­fan­das blan­cas de se­da) se en­cuen­tran pi­las de her­mo­sas car­tas de agra­de­ci­mien­to y fo­tos de be­bés de fa­mi­lias que han re­ci­bi­do la ben­di­ción del tem­plo tras tan­to tiem­po de es­pe­ra. Hi­ce una ora­ción pa­ra pe­dir por unos ami­gos que in­ten­tan co­men­zar sus pro­pias fa­mi­lias, y al ha­cer­lo mi­ro a otras dos jó­ve­nes pa­re­jas bu­ta­ne­sas pe­dir sus de­seos. La ex­pe­rien­cia en sí de­ja una sen­sa­ción cá­li­da en el co­ra­zón y lá­gri­mas en los ojos.

“BU­TÁN ES UNA CO­MU­NI­DAD. CON­FIA­MOS EN NUES­TRO PAÍS”.

–Jim­ba Phun­ts­ho

Por la tar­de lle­ga­mos al ho­tel Co­mo Uma Pu­nak­ha, don­de mi pie­za pre­su­me al­gu­nas de las vistas más her­mo­sas del río Mo Chu (o Ch­hu). Ca­da una de las nue­ve ha­bi­ta­cio­nes de lu­jo y las dos vi­llas son pa­raí­sos mi­ni­ma­lis­tas, con ven­ta­na­les des­de el pi­so has­ta el te­cho que le dan un en­mar­que per­fec­to al va­lle. Los aca­ba­dos de ma­de­ra y los mu­ra­les de los ar­tis­tas lo­ca­les le dan un to­que re­la­ja­do, pe­ro lleno de opu­len­cia.

La co­mi­da es ex­tra­or­di­na­ria en los ho­te­les Co­mo (tan­to en Pu­nak­ha co­mo en Pa­ro), con pro­duc­tos lo­ca­les co­mo hi­no­jos ros­ti­za­dos y en­sa­la­da de ca­mo­te, pas­tas he­chas a mano con ra­gú, cu­rris repletos de sa­bo­res bu­ta­ne­ses, peras her­vi­das y he­la­dos ca­se­ros de gra­na­da.

Al otro día vi­si­ta­mos Pu­nak­ha Dzong, que es par­te for­ta­le­za, mo­nas­te­rio y par­te cen­tro gu­ber­na­men­tal. Es el se­gun­do dzong más vie­jo del país. El tem­plo prin­ci­pal es una cá­ma­ra enor­me apo­ya­da en abru­ma­do­res pi­la­res do­ra­dos, y ca­da pa­red se en­cuen­tra cu­bier­ta con pin­tu­ras de­ta­lla­das y ta­pi­ces te­ji­dos. El te­cho con­tie­ne mil Bu­das pin­ta­dos a mano. Ob­ser­vo con pa­sión du­ran­te una ho­ra mien­tras los vi­si­tan­tes me­di­tan y son ben­de­ci­dos por mon­jes.

El bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co, otro de los do­mi­nios de la fe­li­ci­dad, es en­se­ña­do pa­ra ser cul­ti­va­do por un com­pro­mi­so de es­pi­ri­tua­li­dad y la prác­ti­ca bu­dis­ta, a tra­vés de re­zos y con­cien­ti­za­ción. “Pa­ra no­so­tros to­do es me­di­ta­ción”, cuen­ta Jim­ba. “Nos sen­ti­mos co­nec­ta­dos con nues­tros cuer­pos y es­pí­ri­tus al es­tar pre­sen­tes to­dos los días. In­ten­ta­mos ser fe­li­ces con lo que te­ne­mos, y es­pe­ra­mos que la bue­na for­tu­na nos sea con­ce­di­da”.

Es un ca­mino tur­bu­len­to a Phob­jik­ha, un al­to y vas­to va­lle en las mon­ta­ñas que fun­cio­na co­mo re­si­den­cia in­ver­nal pa­ra las gru­llas de cue­llo ne­gro de Bu­tán en pe­li­gro de ex­tin­ción. Es so­lo una par­te de una red de dos mi­llo­nes de hec­tá­reas pro­te­gi­das que le per­mi­te a la fau­na na­ti­va (ti­gres, leo­par­dos de las nie­ves y ele­fan­tes) deam­bu­lar.

El com­pro­mi­so de Bu­tán pa­ra pro­te­ger su am­bien­te na­tu­ral es for­mi­da­ble. La cons­ti­tu­ción exi­ge que 60% del país per­ma­nez­ca bos­co­so en to­do mo­men­to, brin­dan­do una fuen­te de car­bono de al­re­de­dor de cua­tro mi­llo­nes de to­ne­la­das de dió­xi­do de car­bono al año. Es re­fres­can­te ver una na­ción tan pe­que­ña te­nien­do un im­pac­to gran­de en lo que con­cier­ne a la con­ser­va­ción, y no que to­das es­tas ini­cia­ti­vas pro­ven­gan al ín­di­ce GNH. Pa­ra los bu­ta­ne­ses, el bie­nes­tar no es po­si­ble sin el bie­nes­tar am­bien­tal: cui­dar la tie­rra pa­ra ha­cer­lo de ti mis­mo.

En Gang­tey Lod­ge, mi ho­gar en Phob­jik­ha, me con­sien­to con un ba­ño tra­di­cio­nal de pie­dras ca­lien­tes y un masaje. Di­se­ña­do por la ar­qui­tec­ta aus­tra­lia­na Mary Lou Thom­pson, es­te hos­pe­da­je ex­qui­si­to ob­tie­ne su ins­pi­ra­ción de la ar­qui­tec­tu­ra lo­cal. Las 12 ha­bi­ta­cio­nes tie­nen aca­ba­dos con te­las cá­li­das y to­nos té­rreos, ca­da una con una chi­me­nea, pi­sos de pi­za­rra ro­ja y un ves­ti­dor. Aun­que la es­tre­lla es la ti­na in­de­pen­dien­te, en­tre ven­ta­nas enor­mes con vis­ta al va­lle. Al en­trar al sau­na, me re­ci­ben un sin­fín de ve­las en­cen­di­das aco­mo­da­das en­tre las pa­re­des. La ti­na en sí es es­pec­ta­cu­lar, con pie­dras ca­lien­tes ri­cas en mi­ne­ra­les re­co­lec­ta­das de las mon­ta­ñas. El agua se mez­cla con una com­bi­na­ción de ar­te­mi­sias me­di­ci­na­les que, se di­ce, ayu­dan a tra­tar des­de pro­ble­mas de ar­ti­cu­la­ción has­ta hi­per­ten­sión, des­ór­de­nes neu­ro­ló­gi­cos, ar­tri­tis y te­ji­dos in­tes­ti­na­les.

To­mar­se el tiem­po pa­ra prio­ri­zar la sa­lud fí­si­ca y men­tal de es­ta ma­ne­ra es otro do­mi­nio de la fe­li­ci­dad, y en reali­dad re­sul­ta fá­cil son­reír des­pués de una lar­ga ca­mi­na­ta a tra­vés de los bos­ques den­sos de pino en­vuel­tos con ban­de­ras de re­zos y pas­ti­za­les do­ta­dos de gru­llas, y tam­bién atra­ve­sar un ser­pen­tean­te río que cru­za el va­lle, es­cu­chan­do las melodiosas can­cio­nes de las enor­mes aves a la dis­tan­cia.

Des­pués de un lar­go día ma­ne­jan­do des­de Phob­jik­ha, me sien­to ago­ta­da cuan­do lle­go a CO­MO Uma Pa­ro, pe­ro es­te re­cin­to tu­rís­ti­co te rejuvenece al ins­tan­te. El cen­tro de 29 ha­bi­ta­cio­nes con­tie­ne al­gu­nas de las sui­tes pri­va­das más ex­clu­si­vas de Bu­tán, ins­ta­la­das

“NOS SEN­TI­MOS CO­NEC­TA­DOS CON NUES­TROS CUER­POS Y ES­PÍ­RI­TUS”.

Una vi­lla de una ha­bi­ta­ción enCO­MO Uma Pa­ro, en Bu­tán.

Gang­tey Lod­ge. Aba­jo: La te­rra­za de una vi­lla de una ha­bi­ta­ción en CO­MO Uma Pu­nak­ha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.