TAL­TAL

AMA­NE­CE TRAS SU NO­CHE MÁS OS­CU­RA

La Cuarta - Aniversario - - News -

Ae­so de las 10 de la no­che del miér­co­les 25 de mar­zo co­men­za­ron a caer 44 mm de agua en Tal­tal, llu­via que se in­ten­si­fi­có a me­di­da que pa­sa­ban las ho­ras, pro­vo­can­do dos alu­vio­nes que ter­mi­na­ron di­vi­dien­do la ciu­dad en dos par­tes.

En­tre los más de 2.500 afec­ta­dos por es­ta tra­ge­dia es­ta­ba Ruth Bra­vo Bus­tos (64), pre­si­den­ta de la Jun­ta de Ve- ci­nos Nº 8 Ga­brie­la Mis­tral, quien en ese ins­tan­te se en­con­tra­ba en su ho­gar, de ca­lle Sady Za­ñar­tu. La mu­jer se to­ma el tiem­po pa­ra re­cor­dar que a la una y me­dia de la ma­ña­na ya co­men­za­ba a es­cu­rrir el agua con más fuer­za.

“La gen­te es­ta­ba ate­mo­ri­za­da por sus ca­sas y por­que no pa­ra­ba de llo­ver. Nun­ca ha­bía­mos sen­ti­do al­go tan fuer­te. Fue de­ma­sia­do es­trés pa­ra la gen­te, por­que no po­dían sa­lir de sus ca­sas”, ma­ni­fes­tó la tal­ta­li­na. Es­te mie­do se re­pli­có en­tre sus ve­ci­nos, quie­nes no­ta­ban có­mo el ba­rro inun­da­ba sus ho­ga­res, co­lap­sa­ba el al­can­ta­ri­lla­do y apa­re­cía por do­quier. “En al­gu­nas ca­sas ha­bía que res­ca­tar a gen­te con cor­de­les, si fue al­go heavy”, con­tó Ruth.

Al mo­men­to del alud ella es­ta­ba con su ma­ri­do, Fer­nan­do As­tor­ga ( 70), sus hi­jos Ma­teo Res­to­vic (37) y Se­bas­tián As­tor­ga (25) y su nue­ra Jas­na Gi­meno (26).

Tra­ge­dia con luz de día La llu­via no ce­só du­ran­te to­da la no­che, y cuan­do los tal­ta­li­nos fue­ron ilu­mi­na­dos por el sol no­ta­ron que es­ta­ban en una ciu­dad com­ple­ta­men­te dis­tin­ta. Era co­mo si la llu­via noc­tur­na hu­bie­se ma­qui­lla­do en ma­la on­da a la ciu­dad.

“Era un río de unos 70 cen­tí­me­tros que pa­sa­ba por las ca­lles y fue es­tre­san­te, por­que lo tu­vi­mos por dos días y ca­si no po­días sa­lir de la ca­sa. Pe­ro gra­cias a Dios que aquí no mu­rió na­die”, co­men­tó Ruth.

Jun­to a la ca­lle don­de vi­ve es­ta fa­mi­lia, tam­bién fue­ron afec­ta­das las ca­lles Eu­se­bio Li­llo y Bil­bao, lle­ván­do­se el ma­yor pe­so del alud ro­co­so y are­no­so que fi­nal­men­te ter­mi­nó en el mar. “Es­to nos en­se­ñó que de­be­mos es­tar más pre­pa­ra­dos, por­que en cin­co mi­nu­tos uno pier­de to­do”, re­fle­xio­nó la ve­ci­na.

Sin agua A Car­la Jab­baz Val­de­be­ni­to (39) el alu­vión la pi­lló en el cen­tro, por lo que tu­vo que ba­ta­llar mu­cho pa­ra vol­ver a su ca­si­ta. Pe­ro por suer­te ha­bía de­ja­do al cui­da­do de una ve­ci­na a sus hi­jos Va­len­ti­na (15), Juan Pa­blo (13) y la pe­que­ña Agus­ti­na, de tres añi­tos, fa­mi­lia que com­ple­ta el ca­pi­tán de Ca­ra­bi­ne­ros Ni­bal­do Li­llo.

“Que­dé ais­la­da en el cen­tro, por­que in­ten­ta­ba cru­zar con una ca­mio­ne­ta, pe­ro la arras­tra­ba el agua. La ciu­dad es­tu­vo di­vi­di­da har­to tiem­po y no ha­bía abas­te­ci­mien­to los pri­me­ros días, no po­dían en­trar los ca­mio­nes, ni na­da así”, co­men­tó Car­la.

Y más en­ci­ma, sin agua po­ta­ble. Lo peor pa­ra los tal­ta­li­nos es que el po­bla­do que­dó sin agua por al­re­de­dor de tres se­ma­nas. “Tu­ve la suer­te de que te­nía pis­ci­na y pa­sa­ban ca­mio­nes al­ji­bes, pe­ro no era su­fi­cien­te pa­ra abas­te­cer­se, así que la gen­te iba a bus­car agua al mar pa­ra la­var los ba­ños, por ejem­plo. El

Va­rios días an­tes de que que­da­ra la man­sa­ca, los ex­per­tos en me­teo­ro­lo­gía ha­bían ad­ver­ti­do de un fe­nó­meno anó­ma­lo. Pe­ro la in­fo no lle­gó a los al­cal­des del nor­te, se­gún pa­ta­lea­ron en esa opor­tu­ni­dad. La tra- ge­dia se pu­do evi­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.