“DIEN­TES DE SABLE”

SE RE­FOR­MÓ A PUN­TA DE PU­RO CARIÑO

La Cuarta - Aniversario - - News -

El co­no­ci­do cachupín “Dien­tes de Sable”, fa­mo­so por mor­der neu­má­ti­cos en las ca­lles de An­to­fa, se reha­bi­li­tó, apren­dió a con­tro­lar su ira pe­rru­na y se re­in­ser­tó en la so­cie­dad.

El pe­lu­do le dio un gi­ro a su vi­da en el Cen­tro de Edu­ca­ción en Te­nen­cia Res­pon­sa­ble de Mas­co­tas de la mu­ni an­to­fa­gas­ti­na. Allí, po­co a po­co, fue ga­nán­do­se el res­pe­to de los veterinarios, quie­nes ca­cha­ron que el ex mor­de­dor de rue­das te­nía mu­cho que en­tre­gar.

“Nos di­mos cuen­ta de que te­nía mu­chas ha­bi­li­da­des y se en­tre­nó de ma­ne­ra es­pe­cial en los cir­cui­tos del cen­tro de edu­ca­ción a es­te pe­rri­to que te­nía una fi­ja­ción con el bri­llo de las llan­tas de los au­tos que mor­día”, au­lló Pa­tri­cio Sáez, ins­pec­tor téc­ni­co del cen­tro.

A es­te cam­bio de con­duc­ta con­tri­bu­ye­ron los pa­seos y con­tac­to con ca­ni­tos más pio­las que él. “Por lo tan­to, es­ta­ba tan es­ti­mu­la­do que ya no te­nía el tiem­po de preo­cu­par­se por los neu­má­ti­cos”, da­teó Sáez.

In­clu­so, le subió el pe­lo, ya que tras pa­sar un tiem­po en el ca­nil se con­vir­tió en uno de los cin­co guar­dia­nes. Y lo hi­zo tan bien la­drán­do­les a los in­tru­sos y aler­tan­do a los guar­dias, que se ga­nó un cu­po pa’ re­in­te­grar­se a la so­cie­dad.

“Ha­bía mu­chos in­tere­sa­dos y él es un ma­cho al­fa. Por eso bus­cá­ba­mos un lu­gar con un pa­tio am­plio”, la­dró Páez.

Y co­mo es un ma­cho al­fa, el lu­gar pre­ci­so pa­ra lle­gar fue el te­rreno de la Aso­cia­ción de In­dus­tria­les de An­to­fa­gas­ta (AIA), don­de ha­bían adop­ta­do a “Son­ri­sas”, ex co­le­ga en el ca­nil del “Dien­tes de Sable”, el mis­mo lu­gar don­de rea­li­zan la Ex­po­nor to­dos los años.

En agos­to se abrió un cu­po de guar­dia ca­nino y no lo pen­sa­ron dos ve­ces pa’ con­tra­tar al guar­dián pa’ que cui­de las 10 hec­tá­reas de te­rreno. Así, es­te pe­rri­to di­jo adiós al ex ca­nil, lue­go de vi­vir allí des­de ju-

Se hi­zo fa­mo­so mun­dial­men- te co­mo el cachupín que les pe­ga­ba ta­ras­co­nes a los neu- má­ti­cos de los au­tos en el nor­te. Lue­go de un du­ro en­tre­na­mien­to, el ca­ni­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.