“FAR­KAS

DE LOS PO­BRES” EN­TRE­GA SU CO­RA­ZÓN EN EL LI­TO­RAL

La Cuarta - Aniversario - - Cronología Del Año -

Aes­tas al­tu­ras no exis­te cris­tiano que no ha­ya es­cu­cha­do el apo­do de “Far­kas de los Po­bres”. Y es que Juan Al­ber­to Re­ca­ba­rren Re­ca­ba­rren se con­vir­tió, el año pa­sa­do, en to­do un rocks­tar por su tre­men­do co­ra­zón.

Don Juan, un fe­rian­te de El Tabo, Re­gión de Val­pa­raí­so, sal­tó a la fa­ma por su ad­mi­ra­ble tra­ba­jo con los com­pa­trio­tas que no tie­nen con qué pa­rar la olla y duer­men don­de los pi­lla la no­che.

El “ri­ci­tos de oro” del pue­blo to­ma su ca­mio­ne­ta to­das las se­ma­nas pa­ra vi­si­tar a quie­nes vi­ven en la ca­lle. Es nor­mal ver­lo cuan­do aga­rra un fon­do, una co­ci­ni­lla y don­de mis­mo se al­ber­gan al­gu­nas per­so­nas sin ho­gar, les pre­pa­ra­ra un co­ci­mien­to pa­ra que se chu­pen los bi­go­tes.

“Mi hi­jo es el úni­co que se enoja con­mi­go, por­que me gas­to to­da la pla­ta. Al fi­nal, es mi hi­jo el que me coope­ra con los gas­tos de mi pro­pia ca­sa. Pe­ro yo soy fe­liz; mien­tras más pue­da ayu­dar, más con­ten­to me sien­to”, cuen­ta.

AYUDITA

Re­ca­ba­ren, de 51 años, no só­lo es fa­mo­si­llo por su co­ra­zón de abue­li­ta, sino que, ade­más, por­que Leo­nar­do Far­kas, el mis­mo de la tre­men­da bi­lle­te­ra, qui­so ayu­dar a su co­le­ga fi­lán­tro­po.

Cuan­do el hom­bre de la son­ri­sa que en­can­di­la su­po que ha­bía un “Far­kas po­bre”, lo qui­so co­no­cer y echar­le una ma­ni­to. Vio por la te­le que a Jua­ni­to se le ha­bía echa­do a per­der su ca­mio­ne­ta Su­zu­ki. Co­mo su pan de mol­de mó­vil es­ta­ba con el mo­tor bien muer­to, Re­ca­ba­rren no te­nía for­ma de re­par­tir ali­men­tos a los más po­bres del li­to­ral y de San Antonio.

Por eso, Leo Far­kas no es­pe­ró más y en julio del año pa­sa­do le man­dó un cho­co­so por cin­co mi­llo­nes de pe­sos, pa­ra que se com­pra­ra un pa­pú nue­ve­ci­to de pa­que­te.

De­bi­do a su bue­na on­da con el Far­kas real, a Re­ca­ba­rren lo in­vi­ta­ron a la te­le­vi­sión. Con­tó to­da su vi­da y obra en pro­gra­mas co­mo “Men­ti­ras Ver­da­de­ras”, de la Red, y le hi­cie­ron en­tre­vis­tas has­ta en el Ho­ci­cón de Pe­lo­ti­llehue. La Cuar­ta, era que no, le de­di­có una pá­gi­na es­pe­cial por ser tan bue­na gen­te.

PENURIAS

Hoy, el “Far­kas de los Po­bres” es to­do un ejem­plo de có­mo un hom­bre de es­fuer­zo, que la ti­ta­nea en las fe­rias li­bres de El Tabo y que es vo­lun­ta­rio de Bom­be­ros en Las Cru­ces, ha­ce lo im­po­si­ble pa­ra que los más po­bres ten­gan un pla­to de co­mi­da ca­lien­ti­ta con que lle­nar las tri­pas.

Re­ca­ba­rren di­ce que se crió en la po­bre­za y que por eso sa­be lo que su­fren quie­nes es­tán en la ca­lle. Aña­dió que has­ta dur­mió en una cu­ne­ta cuan­do ape­nas te­nía ocho años.

Co­mo sa­be to­das las penurias que atra­vie­san los sin ca­sa, di­ce que nun­ca se can­sa­rá de ayu­dar­los, por­que cuan­do pa­só ham­bre, na­die lo hi­zo.

“Cuan­do ni­ño fui muy dis­cri­mi­na­do por po­bre. Siem­pre pen­sa­ba que cuan­do gran­de te­nía que ayu­dar a la gen­te que no te­nía na­da. Por eso em­pe­cé a ayu­dar y no me can­sa­ré, por­que ten­der una mano es lo que me ha­ce más fe­liz”, re­ma­cha.

“Cuan­do ni­ño fui dis­cri­mi­na­do por po­bre. Siem­pre pen­sa­ba que cuan­do gran­de de­bía ayu­dar a los que no tie­nen na­da. Por eso em­pe­cé a ayu­dar y no me can­sa­ré, por­que ten­der una mano me ha­ce fe­liz”.

“Mi hi­jo es el úni­co que se enoja con­mi­go, por­que me gas­to to­da la pla­ta. Al fi­nal es mi hi­jo el que me coope­ra con los gas­tos de mi pro­pia ca­sa”.

“Es­toy aho­ra full con pe­ga so­li­da­ria. Ven­go lle­gan­do de Ran­ca­gua en una ca­ra­va­na de ayu­da. Aho­ra me pre­pa­ro pa­ra ha­cer un co­ci­mien­to pa­ra los abue­li­tos de San Antonio. No voy a pa­rar”.

LeoFar­kas,el­cres­po­que­re­par­te­bi­lle­te­sen­la­ca­lle,su­po­queal fe­rian­te­se­leha­bíae­cha­doa­per­der­la­ca­mio­ne­tay­leen­vióun cho­co­so­por­cin­co­pa­los­pa­ra­que­se­com­pra­rau­na­nue­va.¡Gran­des!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.