EL CURITA ÓS­CAR

SE LA JUE­GA POR LOS PRE­SOS

La Cuarta - Aniversario - - Cronología Del Año -

Hay que te­ner pre­sen­te que el in­terno es per­so­na y pue­de cam­biar. Pe­ro no exis­te al­go or­ga­ni­za­do por el Es­ta­do ni tam­po­co son apo­ya­dos por al­gu­na ins­tan­cia de re­in­ser­ción”.

El poe­ta ale­mán Ber­tolt Brecht in­mor­ta­li­zó una fra­se que des­cri­be de ma­ne­ra pre­ci­sa la exis­ten­cia de Ós­car Es­te­ban Ji­mé­nez La­zo: “Hay hom­bres que lu­chan to­da la vi­da y esos son los im­pres­cin­di­bles”, sen­ten­ció el ar­tis­ta ot­to.

Y con cer­te­za po­de­mos de­cir que es­te sa­cer­do­te je­sui­ta, na­ci­do en Iqui­que ha­ce 87 años, es de aque­llos.

Su vo­ca­ción so­cial na­ció ca­si jun­to con su de­ci­sión de ser re­li­gio­so, cuan­do se vino a la ca­pi­tal a es­tu­diar Odon­to­lo­gía, en 1949.

“Lle­gué al ter­cer año y sen­tí el lla­ma­do de Jesús. Fue en­ton­ces que in­gre­sé al Se­mi­na­rio y ya lle­vo 53 años de­di­ca­dos a es­to y 64 en la con­gre­ga­ción”, sa­có cuen­tas nues­tro hé­roe.

Y si bien en sus ini­cios se de­di­có a ayu­dar a los fie­les en sus re­ti­ros es­pi­ri­tua­les, siem­pre su­po que que­ría tra­ba­jar con la gen­te. A su la­do y de su la­do.

Por lo mis­mo, cuan­do el obis­po au­xi­liar de San­tia­go de la épo­ca - mon­se­ñor Enrique Al­vear Urru­tia- le pi­dió que se hi­cie­ra car­go de la re­cién na­ci­da Pa­rro­quia Cris­to de Emaús, en 1975, no lo du­dó ni un mi­nu­to.

“Ha­bía mu­chas ne­ce­si­da­des en ese sec­tor de Lo Pra­do. Los po­bla­do­res no te­nían dón­de ni có­mo vi­vir y su­frie­ron mu­cho con la fe­roz re­pre­sión que hi­zo la dic­ta­du­ra de Pi­no­chet. Y no só­lo al prin­ci­pio”, de­ta­lló el curita.

SU TRA­BA­JO EN LA PE­NI

En 1989 fue sa­ca­do por la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca de lo que aún sien­te co­mo su ca­sa y con­ti­nuó po­nién­do­le el hom­bro en va­rias ca­pi­llas de sec­to­res po­pu­la­res. “De aquí me fui a Ari­ca, pa­sé por Val­pa­raí­so, la co­mu­na de Pa­dre Hur­ta­do y ter­mi­né en Iqui­que”, re­la­tó el je­sui­ta.

Las ocho dé­ca­das vi­vi­das pa­ra mu­chos po­drían sig­ni­fi­car un re­ti­ro de las pis­tas, no obs­tan­te, el pa­dre no es­tu­vo ni ahí con col­gar la so­ta­na.

“En el 2014 co­men­cé a ir a la Pe­ni­ten­cia­ría pa­ra acom­pa­ñar a los in­ter­nos en la fe. Du­ran­te ese año, me di cuen­ta de que ellos ne­ce­si­ta­ban más que la Pa­la­bra. Re­que­rían de una for­ma­ción y les pe­dí a un gru­po de cin­co per­so­nas que me ayu­da­ran a com­par­tir la Bi­blia de un mé­to­do co­mu­ni­ta­rio”, re­me­mo­ró.

Do­ce me­ses des­pués, el ta­ller era to­do un éxi­to y le pi­die­ron que re­pi­tie­ra la ex­pe­rien­cia du­ran­te es­tos me­ses. “Hoy es­ta­mos apren­dien­do a ver la vi­da de Jesús con una nue­va pers­pec­ti­va. Ca­da Evan­ge­lio que ve­mos lo re­la­cio­na­mos con sus vi­das, sus ex­pe­rien­cias fa­mi­lia­res, la sociedad, la po­lí­ti­ca y las in­jus­ti­cias que ellos mis­mo vi­ven den­tro del sis­te­ma”, de­ta­lló.

Den­tro de es­tos diá­lo­gos, el ecle­siás­ti­co pu­do em­pa­par­se de lo que pien­san los pri­va­dos de li­ber­tad y có­mo el en­cie­rro no sig­ni­fi­ca que se ha­ga jus­ti­cia.

REHA­BI­LI­TA­CIÓN

“To­dos se dan cuen­ta de que no pue­den vol­ver a vi­vir de la de­lin­cuen­cia, pe­ro no hay un pro­gra­ma de re­in­ser­ción. Só­lo exis­te ocio, no ha­cen na­da, nin­gún pro­gra­ma los reha­bi­li­ta y lo po­co que se ha­ce en ese sen­ti­do na­ce de las pas­to­ra­les ca­tó­li­cas y evan­gé­li­cas”, pe­gó el pa­lo.

Y pa­ra que no sea mal in­ter­pre­ta­do, el curita con­clu­yó: “Hay si­tua­cio­nes in­hu­ma­nas en la Pe­ni, por­que no hay con­di­cio­nes dignas den­tro de las cár­ce­les y hay que te­ner pre­sen­te que el in­terno es una per­so­na. Y pue­den cam­biar. Pe­ro no exis­te al­go or­ga­ni­za­do por el Es­ta­do ni son apo­ya­dos por al­gu­na ins­tan­cia de re­in­ser­ción”.

En un año de vi­si­ta a la cár­cel, me di cuen­ta de que los pre­sos ne­ce­si­ta­ban más que la Pa­la­bra de Dios. Re­que­rían de una for­ma­ción”.

Ós­car Ji­mé­nez, sa­cer­do­te.

El sa­cer­do­te le ha de­di­ca­do to­da su vi­da a la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos, y hoy, a sus 87 años, im­par­te ta­lle­res bí­bli­cos en la Pe­ni, la ca­na más brí­gi­da del país. “To­dos los in­ter­nos se dan cuen­ta de que no pue­den vol­ver a vi­vir de la de­lin­cuen­cia, pe­ro na­die ha­ce na­da por reha­bi­li­tar­los”, sen­ten­ció.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.