“PLATACHO”

TIE­NE EL CU­CHA­RÓN MÁS GRAN­DE QUE LA ME­SA DE TÉ CLUB

La Cuarta - Aniversario - - Cronología Del Año - CAR­LOS ES­CO­BAR @ la­cuar­ta_­car­los

Al es­car­bar por la flo­ra y fau­na de la po­bla­ción San Gregorio, en la co­mu­na de La Gran­ja, uno di­vi­sa fá­cil­men­te al pi­ño de los cho­ros, la gen­te hu­mil­de y tra­ba­ja­do­ra y aque­llos per­so­na­jes de cul­to que es­tán pa­ra aplau­dir­los de pie.

En ese úl­ti­mo gru­po se en­cuen­tra Her­nán Be­rríos Ro­jas, co­no­ci­do en to­da la pobla co­mo el “Platacho”. El vul­ca­ni­za­dor, de 60 pe­pi­tas bien cum­pli­das, tie­ne un co­ra­zón gi­gan­te y eso lo sa­ben muy bien sus ve­ci­nos, por to­do lo que ha en­tre­ga­do a la co­mu­ni­dad sin re­ci­bir na­da a cam­bio.

El hom­bre abrió ha­ce más de 15 años el co­me­dor abier­to “Por el Amor de Dios”, ubi­ca­do en la ca­lle El Tabo, a la al­tu­ra del pa­ra­de­ro 23 de San­ta Rosa, don­de en­tre­ga dia­ria­men­te al­muer­zos a per­so­nas que lle­gan con la gua­ta va­cía, pe­ro con el co­ra­zón lle­ni­to de agra­de­ci­mien­to.

“Sien­to un or­gu­llo por ser el más nom­bra­do de la po­bla­ción San Gregorio. ¿Y lo me­jor? Es por al­go bueno y no­ble”, ase­gu­ró el ve­te­rano, quien tie­ne lis­to­co su tra­je de Vie­jo Pas­cue­ro pa­ra en­tre­gar re­ga­los a los pi­tu­fi­tos más po­ble­tes en Na­vi­dad.

El “Platacho”, cu­yo apo­do se lo ga­nó cuan­do era se­lec­cio­na­do de fút­bol de la San Gregorio, no tu­vo una vi­da fá­cil. “Cuan­do era chi­co pa­sé mu­cha ham­bre y de­bía ir al Hos­pi­tal Ba­rros Lu­co con un ta­rro a pe­dir co­mi­da. Y ya de gran­de pro­me­tí que si me iba bien en la vi­da, ayu­da­ría a quie­nes pa­san por la mis­ma si­tua­ción que me to­có a mí”, con­tó vi­si­ble­men­te emo­cio­na­do.

¿Y có­mo fun­cio­na? Héc­tor Be­rríos se par­te el lo­mo en su vul­ca­ni­za­ción pa­ra ge­ne­rar di­ne­ro e ir dia­ria­men­te a la fe­ria a com­prar ver­du­ras e in­gre­dien­tes a fin de te­ner­les un me­nú fi­le­te a sus co­men­sa­les.

“Ac­tual­men­te en­tre­ga­mos 80 al­muer­zos dia­rios, pe­ro aho­ra que se ven­drán las va­ca­cio­nes su­bire­mos a 120 o más, por­que ha­brá ni­ños que no ten­drán el co­le­gio pa­ra po­der co­mer”, re­la­tó.

El más que­ri­do de la pobla sa­peó, ade­más, que no acepta ayu­da de ter­ce­ras per­so­nas, por­que “le pro­me­tí a Dios que me cos­ta­ría a mí regalar al­muer­zos, que to­do es­to sa­lie­ra de mi pro­pio es­fuer­zo”. Y así lo ha­ce el hom­bre, pues lue­go de la muer­te de su es­po­sa, ha­ce cin­co años, con­tra­tó a una co­ci­ne­ra pa­ra pre­pa­rar las co­mi­das du­ran­te to­da la se­ma­na, a quien le pa­ga un suel­do to­dos los me­ses.

An­tes de zam­par­se un pla­to de po­ro­tos con la gen­te que lle­gó a su co­me­dor, el “Platacho” ase­gu­ró es­tar po­chi­to con las gracias que le dan sus co­men­sa­les. “Con eso me bas­ta”, ce­rró.

“Sien­to or­gu­llo por ser el más nom­bra­do de la po­bla­ción. ¿Y lo me­jor? Es por al­go bueno y no­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.