“GEPPETTO”

DE­JA FE­LI­CES A LOS BROQUITAS CON LOS JU­GUE­TES QUE FA­BRI­CA

La Cuarta - Aniversario - - Cronología Del Año - PEDRPEDRO GA­RRI­DO

Si ha­bla­mos de un sú­per chi­leno en la tran­qui­la co­mu­na de Pu­taen­do, de in­me­dia­to los de­dos apun­tan al que­ri­do Enrique Fer­nán­dez.

Por años, jun­to a su fa­mi­lia man­tu­vo un par­ti­cu­lar se­cre­to, ya que por co­sas del des­tino co­no­ció la reali­dad de mu­chos ni­ños que no te­nían ju­gue­tes pa­ra en­tre­te­ner­se. Cuan­do él era pe­que­ño mi­ra­ba a su her­ma­na apa­dri­nar y cui­dar a los pi­tu­fi­nes, por lo que cre­ció con ese ejem­plo y de­ci­dió re­pli­car­lo.

Pa­ra el que­ri­do “Geppetto”, ni su ju­bi­la­ción de 98 mil pe­sos, ni sus ma­nos cur­ti­das por la ex­pe­rien­cia han si­do un im­pe­di­men­to pa­ra cum­plir su sue­ño. Re­co­no­ce que la fe­li­ci­dad en un ni­ño lo es to­do, así que por más de 50 años se de­di­ca a ha­cer ju­gue­tes de ma­de­ra pa­ra quien lo ne­ce­si­te.

“Si eres fe­liz con es­te ob­se­quio, yo soy más fe­liz con tu ale­gría”. Con es­ta fra­se, cien­tos de ni­ños han re­ci­bi­do los re­ga­los del que­ri­do Ta­ta Enrique. Jun­to a su es­po­sa Tel­ma, dia­ria­men­te ela­bo­ran de ma­ne­ra ar­te­sa­nal los ju­gue­tes.

Las ma­ra­vi­llas van des­de trom­pos y ca­ba­lli­tos has­ta car­te­ras y ta­blas de plan­char pa­ra las ni­ñi­tas. Si es por sa­car una son­ri­sa a los más pe­que­ños, nin­gún es­fuer­zo es su­fi­cien­te.

Ha­ce al­gu­nos años su­frió un in­far­to ce­re­bral y a ve­ces la sa­lud le jue­ga una ma­la pa­sa­da, pe­ro el ca­ri­ño de los pe­que­ños y sus fa­mi­lias le dan fuer­zas pa­ra se­guir ade­lan­te.

“De­jé de fu­mar ha­ce tiem­po ya, por­que gas­ta­ba mu­cha pla­ta en el vi­cio y eso es me­nos pla­ta pa­ra com­prar ma­de­ra y pin­tu­ra pa­ra los ju­gue­tes de los ni­ños”, nos cuen­ta en­tre ri­sas.

Ha­cer el bien sin mi­rar a quién es la pre­mi­sa de es­te hé­roe anó­ni­mo, que aho­ra, acom­pa­ña­do de su fa­mi­lia, es­tá en ple­na pro­duc­ción de ju­gue­tes, por­que nun­ca se sa­be cuán­do el Ta­ta “Geppetto” te pue­de vi­si­tar, pa­ra de­jar un en­ga­ñi­to en la puer­ta de tu ca­sa.

De­jé de fu­mar, por­que gas­ta­ba mu­cha pla­ta en el vi­cio, lo que sig­ni­fi­ca­ba me­nos pla­ta pa­ra com­prar ma­de­ra y pin­tu­ra pa­ra los ju­gue­tes de los ni­ños”.

Ta­ta“Geppetto”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.