ELBDOÑADOÑA ELBA TIE­NE CO­MO

La Cuarta - Aniversario - - Cronología Del Año - MA­NUEL ARÉVALO la­cuar­ta_­ma­nuel

En­tre au­lli­dos y lan­za­zos, pe­ro tam­bién mu­cho amor, la se­ño­ra Elba Muñoz le po­ne bueno pa­ra man­te­ner día a día su Cen­tro de Pri­ma­tes en Pe­ña­flor, en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, que ha­ce más de 20 ca­len­da­rios se preo­cu­pa de re­cu­pe­rar a los ma­ca­cos da­ña­dos tan­to fí­si­ca co­mo si­co­ló­gi­ca­men­te.

“To­do em­pe­zó en 1994, cuan­do un ni­ño gol­peó la puer­ta de mi ca­sa ofre­cién­do­me un mono ba­rri­gón. Con mi fa­mi­lia no su­pi­mos qué ha­cer, pe­ro el ni­ño nos con­tó que no po­día man­te­ner­lo, y co­mo en mi ho­gar te­nía­mos va­rios ani­ma­les, lo adop­ta­mos”, con­tó Elba a La Cuar­ta.

Pa­sa­ron dos añi­tos y la ma­tro­na, ma­dre de cua­tro hi­jos, de­ci­dió dar­le un gi­ro a su vi­da jun­to a su ma­ri­do pe­dia­tra: abrió el pri­mer Cen­tro de Res­ca­te pa­ra Pri­ma­tes.

“He­mos re­ci­bi­do cien­tos de pri­ma­tes da­ña­dos, he­ri­dos y va­rios con adic­cio­nes de dro­gas y co­pe­te. Mo­ni­tos sa­ca­dos de cir­cos o de ho­ga­res par­ti­cu­la­res, don­de la gen­te com­pra un mono y des­pués no sa­be có­mo man­te­ner­lo. En es­tos años he vis­to de to­do, al­gu­nos ca­sos muy do­lo­ro­sos. Cuan­do me lle­gó el pri­mer mono sen­tí que me es­ta­ba pi­dien­do ayu­da a gri­tos, por for­tu­na lo es­cu­ché”, re­cuer­da es­ta rei­na de la sel­va.

PU­RO ÑEQUE

Muñoz gol­peó va­rias puer­tas en bus­ca de sub­ven­ción, pe­ro só­lo re­ci­bió por­ta­zos de vuel­ta, así que tu­vo que abrir su bi­lle­te­ra y le­van­tar a pul­so es­te san­tua­rio de los mo­ni­ca­cos. Y, de vez en cuan­do, re­ci­bía una ma­ni­to de al­gu­nos par­ti­cu­la­res.

“Me han ne­ga­do ayu­da por par­te del Es­ta­do, así que es­to fun­cio­na en ba­se a apa­dri­na­mien­to de mo­nos. Así co­mo tam­bién ayu­da de los ami­gos de la fe­ria, los que nos re­ga­lan las ho­jas de las za­naho­rias, co­li­flo­res, be­ta­rra­gas, le­chu­gas y fru­tas; los mo­ni­tos se los ha­cen chu­pe­te”, se­ña­ló Elba.

Ac­tual­men­te, en el cen­tro de res­ca­te vi­ven más de 170 ma­ca­cos de di­ver­sas es­pe­cies, aten­di­dos co­mo re­yes por sie­te es­pe- cia­lis­tas, en los 13.500 me­tros cua­dra­dos de re­fu­gio.

“An­tes, con mi fa­mi­lia te­nía­mos pla­ta, pe­ro aho­ra te­ne­mos mo­nos y so­mos muy fe­li­ces. No lo cam­bia­ría por na­da”, pun­tua­li­zó la ayu­dan­te de San Fran­cis­co de Asís.

Si quie­re po­ner­se con ayu­da, apor­tes de ha­ma­cas, ro­pi­ta de po­lar pa’l frío, o quie­re apa­dri­nar un mo­ni­to, pue­de pe­gar­se el pi­que al Cen­tro de Pri­ma­tes, en Ave­ni­da Ma­nuel Ro­drí­guez 99, Pe­ña­flor. O me­ter­se en www.cen­tro­de­pri­ma­tes.com.

An­tes, con mi fa­mi­lia te­nía­mos pla­ta; aho­ra te­ne­mos mo­nos y so­mos muy fe­li­ces”.

El­baMu­ñoz, sal­va­do­ra. Cuan­do me lle­gó el pri­mer mono sen­tí que me es­ta­ba pi­dien­do ayu­da a gri­tos. Por for­tu­na lo es­cu­ché”.

La­mis­maEl­ba.

MA­TRO­NA DE PE­ÑA­FLOR LE­VAN­TÓ A PUL­SO EL PRI­MER SAN­TUA­RIO DE PRI­MA­TES DEL PAÍS Elba Muñoz OCU­PA­CIÓN: Ma­tro­na y se­gui­do­ra de San Pan­cho de Asís. PE­ÑA­FLOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.