MA­TEOS

SE PA­LE­TEAN CON PRÓ­TE­SIS 3D

La Cuarta - Aniversario - - Cronología Del Año -

El la­bo­ra­to­rio de los ca­bros de “ProMe­di­cal 3D” es un re­fle­jo a es­ca­la chi­le­na de los sa­lo­nes de Iron­man. No tie­ne las má­qui­nas de úl­ti­mo mo­de­lo y los lu­jos del per­so­na­je de Holly­wood, pe­ro las ideas y los pro­yec­tos abun­dan.

El re­cin­to es­tá en el se­gun­do pi­so de la ca­sa de Cris­top­her Cá­ce­res, un lo­lo de 20 años que siem­pre ha vi­vi­do en Pu­dahuel, y que des­de ha­ce un año hi­zo ate­rri­zar en Chi­le un em­pren­di­mien­to que pue­de cam­biar­les la vi­da a mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do: las pró­te­sis 3D.

Las im­pre­sio­nes de pró­te­sis en tec­no­lo­gía 3D se die­ron a co­no­cer ha­ce unos años en el mun­do y se con­si­de­ra una in­no­va­ción a la ho­ra de re­em­pla­zar ex­tre­mi­da­des. Sin em­bar­go, en Chi­le el uso de es­ta tec­no­lo­gía es de­ma­sia­do ca­ro ( al­re­de­dor de tres mi­llo­nes de pe­sos), por lo que se ha­ce inal­can­za­ble pa­ra mu­chos.

Con es­te pa­no­ra­ma, Cris­top­her de­ci­dió for­mar una em­pre­sa que di­se­ña­ra, im­pri­mie­ra y dis­tri­bu­ye­ra las pró­te­sis, pe­ro a pre­cio de cos­to: 200 lu­qui­tas. In­clu­so, aque­llas per­so­nas que no tu­vie­ran có­mo pa­gar el mo- de­lo se lo lle­van al gra­tín.

“Ver la son­ri­sa y ale­gría de una per­so­na que nun­ca pu­do te­ner sus ex­tre­mi­da­des es el pa­go más lin­do que po­de­mos re­ci­bir. No exis­te una can­ti­dad de di­ne­ro que pue­da pa­gar eso”, con­tó el lo­lo.

CA­BE­ZO­NES

La idea de im­pri­mir pró­te­sis na­ció en un pa­ro en la Uni­ver­si­dad de San­tia­go, don­de Cris­top­her cur­sa se­gun­do año de la ca­rre­ra de Tec­no­lo­gía en Au­to­ma­ti­za­ción In­dus­trial. Jun­tó ideas con Ger­son Mo­li­na ( 20), an­ti­guo com­pa­ñe­ro de co­le­gio, y de­ci­die­ron echar­le pa’ ade­lan­te.

Se hi­cie­ron ase­so­rar con ki­ne­sió­lo­gos de la mis­ma uni­ver­si­dad y se la ju­ga­ron por crear la pri­me­ra pró­te­sis. Mu­chos pen­sa­ron que se ha­bían cha­la­do y que la aven­tu­ra du­ra- ría po­co, pe­ro los ca­bros te­nían ex­pe­rien­cia.

En­tre 2012 y 2013, cuan­do eran es­tu­dian­tes del Co­le­gio San Ma­teo, de Pu­dahuel, par­ti­ci­pa­ron en la crea­ción de au­tos so­la­res con los que de­bían com­pe­tir con­tra gran­des em­pre­sas y, ade­más, arre­glár­se­las pa­ra ob­te­ner aus­pi­cios. Te­nían 16 años y ya les pi­ca­ba el bi­chi­to cien­tí­fi­co.

“Uno pue­de ge­ne­rar un cam­bio en la so­cie­dad, de eso no ten­go du­das, pe­ro hay que tra­ba­jar pa­ra lo­grar­lo”, con­fe­só Ger­son.

El ma­te­rial que se usa pa­ra las pró­te­sis es PLA, una es­pe­cie de plás­ti­co bio­de­gra­da­ble. Es­to úl­ti­mo es fun­da­men­tal, ya que mu­chos de ellos son ni­ños que por di­fe­ren­tes ra­zo­nes per­die­ron una ex­tre­mi­dad.

“La im­pre­sión de una mano tar­da al­re­de­dor de 20 ho­ras y es un tra­ba­jo que re­quie­re mu­cha pa­cien­cia”, sol­tó Cá­ce­res.

Pa­ra Cris­top­her y Ger­son, el apo­yo de sus fa­mi­lia­res y ami­gos ha si­do fun­da­men­tal, es­pe­cial­men­te por­que lo co­men­za­ron con los bol­si­llos plan­cha­dos. Gas­ta­ron los aho­rros y los suel­dos de pe­gas es­po­rá­di­cas pa­ra pa­gar los ma­te­ria­les. In­clu­so, su­ma­ron a un fa­mi­liar a la em­pre­sa, uno con más ex­pe­rien­cia. Se tra­ta de Fran­co Lis­boa, de 26 años, quien se en­car­ga de los di­se­ños.

“Las pró­te­sis pue­den te­ner el di­se­ño que el usua­rio quie­ra. Pue­de ser blan­ca o con la ima­gen de un su­per­hé­roe. Ha­ce po­co crea­mos una con la fi­gu­ra de Spi­der­man pa­ra un ni­ño que era fa­ná­ti­co. Acá po­de­mos dar­le un po­co de ale­gría a una pró­te­sis”, sos­tu­vo Fran­co, el ma­yor del lo­te.

LA PRI­ME­RA VEZ

“ProMe­di­cal 3D” tu­vo que li­diar con va­rios erro­res an­tes de co­no­cer el éxi­to. Sin em­bar­go, sus crea­do­res nun­ca ol­vi­da­rán la pri­me­ra son­ri­sa que vie­ron en una chi­qui­lla cuan­do uti­li­zó una de sus pró­te­sis. Se­gún re­cuer­dan, el pro­ce­so fue sú­per in­for­mal. Se reunie­ron en el par­que de Quin­ta Nor­mal con Ma­ría Vi­lla­rroel. La jo­ven, que su­fre de una mal­for­ma­ción con­gé­ni­ta, no te­nía su mano de­re­cha y se con­tac­tó con los lo­los pa­ra co­no­cer el pro­yec­to y pro­bar las pró­te­sis. To­ma­ron las me­di­das de sus ex­tre­mi­da­des, le ex­pli­ca­ron có­mo de­bía usar­la y se des­pi­die­ron con el com­pro­mi­so de que en dos se­ma­nas se vol­ve­rían a ver.

“Es­tá­ba­mos ner­vio­sos, era la pri­me­ra pró­te­sis que en­tre­gá­ba­mos y de­bía­mos dar­le con­fian­za al pa­cien­te, pe­ro por den­tro éra­mos pu­ro ner­vio. Qui­si­mos que fue­ra en un lu­gar al ai­re li­bre, fue­ra del con­tex­to de una con­sul­ta mé­di­ca. Le en­tre­ga­mos la pró­te­sis y su reac­ción fue ma­ra­vi­llo­sa, se adap­tó in­me­dia­ta­men­te”, re­cuer­da Cris­top­her.

A la fe­cha, los ca­bros han en­tre­ga­do una do­ce­na de pró­te­sis a ba­jo cos­to. Pe­ro ase­gu­ran no te­ner te­cho. “Lo ideal es cre­cer más. Ima­gi­na lo que he­mos he­cho des­de una ca­sa y con un compu­tador. No po­de­mos pa­rar aho­ra. Se­ría ideal crear una pier­na y se­guir ayu­dan­do. Las pró­te­sis son un de­re­cho y no­so­tros te­ne­mos la obli­ga­ción de cum­plir­lo”, sen­ten­ció.

“Ver la son­ri­sa y ale­gría de

una per­so­na que nun­ca pu­do

te­ner ex­tre­mi­da­des es el

pa­go más lin­do que

po­de­mos re­ci­bir. No exis­te

una can­ti­dad de di­ne­ro que

pue­da pa­gar eso”.

www.la­cuar­ta.com FA­BIAN ES­CO­BAR @ la­cuar­ta_­fa­bian

Cris­top­her Cá­ce­res OCU­PA­CIÓN: Uni­ver­si­ta­rio. SAN­TIA­GO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.