SA­BUE­SO

REÚNE A FA­MI­LIA­RES CO­MO EN “VEN­GA CON­MI­GO”

La Cuarta - Aniversario - - Cronología Del Año -

EEl chi­lla­ne­jo Aa­rón Flo­res Ve­ga ( 28) ya tie­ne un pal­co gol­den plus al la­do de don Je­cho: ha lo­gra­do re­unir a más de 100 fa­mi­lias con al­gún in­te­gran­te per­di­do por dé­ca­das y ha en­con­tra­do per­so­nas ex­tra­via­das por to­do el mun­do.

Y co­mo si fue­ra po­co, ha res­ca­ta­do pa­ja­ro­nes que se pier­den de pu­ro aba­ca­na­dos en la al­ta mon­ta­ña. “To­do sa­le de mi pro­pio bol­si­llo, por­que es al­go que me gus­ta. Po­der ayu­dar es co­mo un don que ten­go y quie­ro de­di­car mi vi­da a eso”, ex­pli­ca es­te alumno de Tra­ba­jo So­cial.

La vo­ca­ción la sa­có de sus abue­los, Ós­car Ve­ga y No­ra Bur­gos, “que siem­pre ayu­da­ban a to­dos, co­mo fue­ra po­si­ble. En­ton­ces, cre­cí vien­do eso y dis­fru­tan­do de eso tam­bién”, con­tó.

Si bien ha­bía par­ti­ci­pa­do de las pri­me­ras bús­que­das cuan­do in­gre­só co­mo vo­lun­ta­rio a la Cruz Ro­ja, el pri­mer res­ca­te ba­cán fue en 2009, cuan­do una fa­mi­lia chi­lla­ne­ja an­da­ba ver­de por en­con­trar a su hi­ja que se ha­bía ido a tra­ba­jar por el ve­rano a Es­ta­dos Uni­dos. Lo úl­ti­mo que su­pie­ron de ella era que se ha­bía enamo­ra­do de un cua­te en­chu­la­do que se la en­gru­pió a pun­ta de ran­che­ras y se la lle­vó a vi­vir a su país.

“Fue muy com­ple­jo, pe­ro em­pe­za­mos a tra­ba­jar con gen­te de la Cruz Ro­ja de Es­ta­dos Uni­dos y bus­ca­mos en to­dos los re­gis­tros po­si­bles, de los ho­te­les y par­tes en que ha- bían tra­ba­ja­do, has­ta que al fi­nal la en­con­tra­mos. Le pe­di­mos que es­cri­bie­ra una car­ta de pu­ño y le­tra pa­ra es­ca­neár­se­la a su pa­pá, y así le lle­gó pla­ta pa­ra vol­ver a Chi­le. Fue un te­ma muy de­li­ca­do, por­que es­te jo­ven la te­nía re­te­ni­da”, re­la­tó.

La ha­za­ña le per­mi­tió ga­nar­se una be­ca pa­ra es­tu­diar téc­ni­co en Ur­gen­cias Mé­di­cas, en Mé­xi­co, y for­ta­le­cer sus mé­to­dos de bús­que­da de per­so­nas, al pun­to que des­de Ca­ra­bi­ne­ros y la PDI le han so­li­ci­ta­do ayu­da en más de una oca­sión. “Y ja­más he co­bra­do un pe­so por ha­cer es­to, ni tam­po­co pi­do cré­di­tos, ni re­co­no­ci­mien­to, lo que real­men­te me sa­tis­fa­ce es ayu­dar”, ase­gu­ra.

EX­PE­RI­MEN­TA­DO

Su ex­pe­rien­cia le ha per­mi­ti­do re­sol­ver ca­sos en 24 ho­ras, co­mo cuan­do dio con una se­ño­ra en Tal­cahuano, a quien su fa­mi­lia no ha­bía vis­to ha­ce más de 27 años. Él via­jó ( con sus lu­cas, co­mo siem­pre) pa­ra de­cir­le que sus hi­jos la an­da­ban bus­can­do y los reunió.

Pe­ro hay otras que han si­do más cuá­ti­cas, co­mo cuan­do dio con un hom­bre en Puer­to Montt, a quien su hi­jo que ja­más ha­bía vis­to lo que­ría co­no­cer. “Eso no tu­vo un buen fi­nal, por­que el hom­bre me di­jo que a él no le in­tere­sa­ba co­no­cer a es­te jo­ven. Es do­lo­ro­so vol­ver con esas no­ti­cias; ade­más, no po­de­mos re­ve­lar la ubi­ca­ción de las per­so­nas sin su con­sen­ti­mien­to”, con­tó el chi­lla­ne­jo, quien ni to­ma ni fu­ma por pu­ro amor que le tie­ne a la vi­da.

Hoy, Aa­rón es­tá en la su­re­ña lo­ca­li­dad de Co­chra­ne, don­de dic­ta un cur­so so­bre res­ca­te en al­ta mon­ta­ña, lo que ha desa­rro­lla­do en sus años co­mo miem­bro de Bom­be­ros de Las Tran­cas ( Ter­mas de Chi­llán) y de Res­ca­te An­dino. Pe­ro, ade­más, “es­toy ha­cien­do los trá­mi­tes pa­ra ar­mar acá en Co­chra­ne una ONG de­di­ca­da a la bús­que­da de per­so­nas ex­tra­via­das en zo­nas in­hós­pi­tas. Oja­lá nos re­sul­te”, re­ma­chó.

El chi­lla­ne­jo se de­di­ca a en­con­trar fa­mi­lia­res ex­tra­via­dos o gen­te que es­tá per­di­da, igual que el otro­ra pro­gra­ma del “Po­llo’’ Fuen­tes. Y to­do por ayu­dar al pró­ji­mo. “Ja­más he pe­di­do un pe­so por es­to, ni tam­po­co me­nos cré­di­tos”.

Aa­rón Flo­res, sa­bue­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.