EL PRO­FE

QUE EMO­CIO­NÓ A LOS JAI­VAS

La Cuarta - Aniversario - - Cronología Del Año -

La mú­si­ca y la ma­gia acom­pa­ñan a Car­los Ri­car­do We­ber Brown des­de que co­men­zó a dar cla­ses, en la dé­ca­da de los 80.

“Co­men­cé con Re­li­gión y pa­ra po­der cap­tar la aten­ción de los ni­ños rea­li­za­ba va­rios tru­cos al ini­cio de la cá­te­dra. Lue­go acom­pa­ña­ba las his­to­rias bí­bli­cas con mú­si­ca”, sol­tó el pe­da­go­go, que hi­zo to­da su en­se­ñan­za me­dia en el Li­ceo Amu­ná­te­gui.

“Ape­nas sa­lí del co­le­gio, es­tu­dié Re­li­gión y Teo­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, lue­go en el Ar­zo­bis­pa­do de San­tia­go y cur­sé Pe­da­go­gía Bá­si­ca en Ta­ra­pa­cá”, ti­ra su cu­rrí­cu­lum a la me­sa.

Pe­ro la pa­sión por las cor­cheas y be­mo­les pu­do más, por lo que cuan­do lle­gó en 1993 a la que se lla­ma­ba Es­cue­la Ja­pón, en Es­ta­ción Cen­tral, hoy Es­cue­la Es­ta­do de Pa­les­ti­na, for­mó la pri­me­ra ban­da de gue­rra de la co­mu­na.

“Gra­ba­ba las Pa­ra­das Mi­li­ta­res pa­ra me­jo­rar y po­der mos­trar­les a los ni­ños có­mo se ha­cía”, re­cor­dó el maes­tro. Y el Pu­len­to pre­mió su es­fuer­zo en 1997, cuan­do ju­bi­ló la ‘pro­fe’ de mú­si­ca y él se hi­zo car­go de la asig­na­tu­ra.

“Es­te era un es­ta­ble­ci­mien­to es­tig­ma­ti­za­do por el ver­te­de­ro de Lo Errá­zu­riz, que ce­rró años des­pués, y las ex­pec­ta­ti­vas de los alum­nos eran lle­gar has­ta oc­ta­vo bá­si­co pa­ra des­pués en­trar al mun­do la­bo­ral. Gra­cias a la ban­da, to­do eso cam­bió”, re­la­ta or­gu­llo­so don Car­los.

TO­DOS JUN­TOS

Hoy, a sus 54 años, se de­cla­ra “fe­liz”. Vi­ve en Lo Pra­do, es­tá ca­sa­do y tie­ne dos hi­jos que si­guie­ron su ca­mino. Por lo mis­mo, re­co­rre su pa­sa­do con or­gu­llo y tam­bién agra­de­ci­do de aque­llas ma­nos que ayu­da­ron a le­van­tar su pro­yec­to.

“Ha­ce 11 años man­dé mails a mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra com­prar más ins­tru­men­tos, y fue la em­ba­ja­da de Ale­ma­nia la que se in­tere­só en es­te pro­yec­to so­cial- mu­si­cal. Se pu­so con un 1,6 mi­llo­nes de pe­sos”, ase­gu­ra.

Fue la puer­ta de en­tra­da a nue­vos aus­pi­cia­do­res y a una aven­tu­ra que ten­dría un ca­pí­tu­lo so­ña­do pa­ra We­ber Brown.

“Car­los Ca­be­zas, quien com­par­te la pri­me­ra voz con Ma­rio Mu­tis en Los Jai­vas, era ve­cino nues­tro y lo in­vi­té a que fue­ra a co­no­cer lo que ha­cía­mos en la es­cue­la. Pa­só el tiem­po y en el 2013 hi­ci­mos un vi­deo con la can­ción La Vi­da Má­gi­ca, y se lo man­dé. En­ton­ces él se lo mos­tró al res­to del gru­po y que­da­ron tan en­can­ta­dos que to­dos vi­nie­ron a vi­si­tar­nos”, re­me­mo­ró.

Des­de en­ton­ces, no se han se­pa­ra­do más. To­dos los in­te­gran­tes de una de las agru­pa­cio­nes más in­flu­yen­tes del can­cio­ne­ro chi­leno han com­par­ti­do su ta­len­to con los me­no­res. De he­cho, es­te año los in­vi­ta­ron a to­car en el es­treno de su do­cu­men­tal Ma­ma­llu­ca, en Vi­cu­ña.

“Cuan­do nos pre­sen­ta­ron al pú­bli­co pre­sen­te, nos lla­ma­ron sus ‘he­re­de­ros’, y eso a los ni­ños no se les ol­vi­da­rá nun­ca”, en­fa­ti­zó.

“UNA SO­CIE­DAD MÁS JUS­TA”

Hoy, Car­los We­ber es­tá a car­go de la Ban­da Es­ta­ción, gru­po que se for­mó con los me­jo­res mú­si­cos de ca­da co­le­gio. “To­do es­to na­ció gra­cias al éxi­to de lo que hi­ci­mos aquí y hoy ca­da co­le­gio de la co­mu­na tie­ne su gru­po u or­ques­ta”, na­rra or­gu­llo­so.

Ade­más, Los Jai­vas le pi­die­ron que com­par­ta su ex­pe­rien­cia con otras ins­ti­tu­cio­nes a lo lar­go del país, por lo que el 2017 ha­rá una gi­ra por va­rias re­gio­nes “pa­ra de­cir que só­lo los que sue­ñan lo­gran lo im­po­si­ble”.

Y el de­seo de es­te hé­roe de la zo­na po­nien­te de la ca­pi­tal no es otro que brin­dar­les opor­tu­ni­da­des a quie­nes más las ne­ce­si­tan. “Acá hay po­bla­cio­nes y cam­pa­men­tos cu­yas chan­ces so­cia­les son muy com­pli­ca­das. Gra­cias a lo que se pu­do ha­cer en es­ta es­cue­la se me­jo­ró la res­pon­sa­bi­li­dad de los jó­ve­nes y sus ex­pec­ta­ti­vas. Hoy, mu­chos de ellos son pro­fe­sio­na­les”, de­ta­lló el pe­da­go­go, con­clu­yen­do que “la can­cha hay que em­pa­re­jar­la, nun­ca creí en eso de edu­car pa­ra la com­pe­ten­cia, por­que la idea es edu­car pa­ra la paz. Só­lo así se lo­gra­rá una so­cie­dad más jus­ta”.

Hoy, el gru­po del in­mor­tal

“Ga­to” Al­quin­ta asis­te a la

Es­cue­la Es­ta­do de Pa­les­ti­na a Hi­ci­mos el vi­deo de La Vi­da Má­gi­ca y se lo man­dé a Car­los Ca­be­zas. Él se lo mos­tró al res­to de Los Jai­vas y que­da­ron en­can­ta­dos. Fue en­ton­ces cuan­do nos vi­nie­ron a ver a la es­cue­la”.

com­par­tir sus co­no­ci­mien­tos

con los que lla­man sus

“he­re­de­ros”. La can­cha hay que em­pa­re­jar­la, nun­ca creí en edu­car pa­ra la com­pe­ten­cia, por­que mi idea es edu­car pa­ra la paz. Só­lo así se lo­gra­rá una so­cie­dad más jus­ta”.

C.We­ber, pro­feí­do­lo.

CAR­LOS WE­BER TRA­BA­JA EN LA ES­TA­CIÓN CEN­TRAL Y BUS­CA “EM­PA­RE­JAR LA CAN­CHA” CON MÚ­SI­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.