MA­RIO LARRAÍN, “BRO” DE KENITA, ES UN SÚ­PER BOMBERO Y LO HA­CE “POR LA SA­TIS­FAC­CIÓN DEL DE­BER CUM­PLI­DO” SOL­TÓ

LA FA­MA PA­RA SAL­VAR VI­DAS... Y SIN GA­NAR NI UNO

La Cuarta - Aniversario - - Cronología Del Año -

Ma­rio Larraín se hi­zo co­no­ci­do en el reality “Pe­lo­tón”, el 2009, al que en­tró con su her­ma­na “Kenita”. Pe­ro el for­ta­chón se dio cuen­ta al­ti­ro de que la te­le no era lo su­yo, pues afue­ra, en la vi­da real, es­ta­ba su ver­da­de­ra pa­sión: su la­bor co­mo bombero.

Ma­rio es miem­bro de la 13 ª Com­pa­ñía de Bom­be­ros de Pro­vi­den­cia, y ha es­ta­do en in­cen­dios, res­ca­tes, ayu­da in­ter­na­cio­nal a Hai­tí, Bo­li­via y Ecua­dor; to­das si­tua­cio­nes ex­tre­mas, don­de ha te­ni­do que ha­cer de tri­pas co­ra­zón fren­te al su­fri­mien­to ajeno.

Re­cuer­da que des­de que era un bam­bino pe­la­ba el ca­ble con po­ner­se el tra­je ro­ge­lio y el cas­co de ace­ro pa­ra ayu­dar. “Cuan­do chi­co, to­ma­ba micro pa­ra ir a Pro­vi­den­cia o al cen­tro y siem­pre pa­sa­ba por una com­pa­ñía de Bom­be­ros. Me pa­ra­ba pa­ra mi­rar por la ven­ta­na y veía que a ve­ces le es­ta­ban ha­cien­do man­ten­cio­nes al ca­rro. De vuel­ta a mi ca­sa, lo mis­mo. Tam­bién le pre­gun­ta­ba a mi abue­li­ta ‘¿qué son esos?’, cuan­do pa­sa­ba el ca­rro con si­re­na: ‘Ellos ayu­dan a la gen­te’, me de­cía”.

- ¿Cuán­do te de­ci­dis­te a me­ter­te en una com­pa­ñía?

- De gran­de. Un día, un ami­go me pre­gun­ta que si me ha lla­ma­do la aten­ción ser bombero, y ahí me acor­de al­ti­ro de cuan­do era chi­co. Fui­mos a pos­tu­lar los dos y a la fe­cha si­go me­ti­do.

- ¿Qué sien­tes cuan­do res­ca­tas a al­guien?

- Tie­nes que te­ner ner­vios de ace­ro y una cuo­ta im­por­tan­te de no sen­ti­men­ta­lis­mo. Así uno reac­cio­na bien y se ma­ne­ja en la emer­gen­cia, por­que si uno cae en un te­ma sen­ti­men­tal, real­men­te pue­de en­trar en de­pre­sión. Mi pri­mer res­ca­te me mar­có mu­chí­si­mo, es­ta­ba pos­tu­lan­do, to­có un ac­ci­den­te gran­de y lle­gué mar­can­do ocu­pa­do a mi ca­sa. Des­pués uno se acos­tum­bra. Hay es­ce­nas bas­tan­te fuer­tes y uno tie­ne que acos­tum­brar­se. Hay que te­ner una gran vo­ca­ción de ayu­dar a la gen­te. - De­be ver­se ca­da co­sa...

- Des­pués de ha­ber ac­tua­do en la emer­gen­cia, lo que más mar­ca es cuan­do se ven ac­ci­den­tes y es­tán in­vo­lu­cra­das fa­mi­lias con ni­ños, cuan­do esa fa­mi­lia ha per­di­do a un pa­dre, ma­dre o hi­jo por cul­pa de otro que ve­nía con al­cohol o se pa­só el se­má­fo­ro irres­pon­sa­ble­men­te.

- ¿Có­mo se com­pa­ti­bi­li­za la vi­da per­so­nal con ser bombero?, por­que tie­nen que ra­jar a la ho­ra que sea...

- Du­ran­te va­rios años nos echan de me­nos en las ca­sas. La ver­dad es que las pos­ter­ga­mos, por­que ser bombero es un es­ti­lo de vi­da. La gen­te que es­tá al la­do tu­yo tie­ne que en­ten­der es­to y que­rer­te así, tal cual. En los pri­me­ros cin­co años, uno es­tá en to­das: Na­vi­dad, Año Nuevo o al­muer­zos fa­mi­lia­res. Es bas­tan­te de­man­dan­te. No es só­lo ver a los bom­be­ros en las ca­lles, tam­bién hay cur­sos, ejer­ci­cios, te­mas ad­mi­nis­tra­ti­vos que de­man­dan tiem­po...

- Ca­chan­do que no re­ci­ben ni uno, ¿cuál es la re­com­pen­sa a tan­ta de­di­ca­ción?

- La ma­yor re­com­pen­sa pa­ra to­dos los bom­be­ros es la sa­tis­fac­ción del de­ber cum­pli­do, con eso es­ta­mos pa­ga­dos. En Chi­le, ser bombero es vo­lun­ta­rio no es re­mu­ne­ra­do, y ser vo­lun­ta­rio no sig­ni­fi­ca que no es pro­fe­sio­nal.

- Hay un tra­ba­jo fir­me de­trás, en­ton­ces...

- Pa­ra ser bombero hay que pa­sar im­por­tan­tes cur­sos y has­ta hay una ma­lla. La gen­te es­tá muy bien ca­pa­ci­ta­da. Yo, en los úl­ti­mos años, he es­ta­do de­di­ca­do a la ca­pa­ci­ta­ción, me he pre­pa­ra­do co­mo ins­truc­tor... Soy ins­truc­tor de la Academia Na­cio­nal de Bom­be­ros y de la Es­cue­la de For­ma­ción Bom­be­ril del Cuer­po de Bom­be­ros de San­tia­go. Igual es­toy a car­go de la si­tua­ción de mi com­pa­ñía. Ac­tual­men­te, tam­bién es­toy re­to­man­do sa­lir bas­tan­te en la má­qui­na.

- ¿Qué te di­ce la gen­te por es­ta pe­ga?

- Cuan­do la gen­te sa­be que uno es bombero, en­tien­de que uno es bue­na per­so­na. Gas­ta­mos nues­tro tiem­po y el de nues­tras fa­mi­lias en ayu­dar a los de­más.

- ¿Te con­si­de­ras un hé­roe?

- Es fuer­te que de­cir que uno se con­si­de­re un su­per­hé­roe, ti­po Su­per­man. No exis­ten los Su­per­man ni los Ram­bo, no­so­tros po­de­mos lo­grar un al­to ni­vel de­di­cán­do­le tiem­po y pre­pa­ra­ción, y al fi­nal los bom­be­ros ha­ce­mos un tra­ba­jo en equi­po, yo no pue­do es­tar so­lo, ne­ce­si­to que mi equi­po com­ple­to es­té ca­pa­ci­ta­do, es un lo­gro en con­jun­to.

Lo que más mar­ca es cuan­do se ven ac­ci­den­tes y es­tán in­vo­lu­cra­das fa­mi­lias con ni­ños”.

Ma­rioLa­rraín, bombero.

In­te­gran­te de la 13a Com­pa­ñía

de Bom­be­ros de Pro­vi­den­cia,

Ma­rio Larraín ha es­ta­do sal­van-

do al pró­ji­mo en in­cen­dios y

res­ca­tes, ade­más de ju­gar­se el

pe­lle­jo en Hai­tí, Bo­li­via y

Ecua­dor.

Jun­toa­su­fa­mo­saher­ma­naKe­ni­ta,el­hom­bre­tie­ne­cla­ro­que­lo­su­yo­no­son­las­lu­cesy­flas­hes,sino que­la ayu­da­de­sin­te­re­sa­daa­quie­nes­vi­ven­brí­gi­dos­mo­men­to­sen­si­nies­trosy­de­sas­tres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.