EL GI­GAN­TE

AMOR DE SIL­VIA Y JUAN

La Cuarta - Aniversario - - Cronología Del Año -

Los en­car­ga­dos de la fuen­te de so­da Pau­lis­tano, ubi­ca­da en la ve­re­da po­nien­te de Vi­cu­ña Mackenna, a me­dia cua­dra de Pla­za Ita­lia, le pres­tan el ba­ño a una se­ño­ra de un me­tro cin­co cen­tí­me­tros que de­mo­ra más de cin­co mi­nu­tos en re­co­rrer los 15 me­tros que hay des­de la ca­lle has­ta el sa­ni­ta­rio.

Afue­ra siem­pre la es­pe­ra un hom­bre en si­lla de rue­das, a quien to­das las no­ches em­pu­ja has­ta la micro lue­go de atra­ve­sar Vi­cu­ña Mackenna, la Ala­me­da, la cos­ta­ne­ra An­drés Be­llo, el Río Ma­po­cho, la ca­lle San­ta Ma­ría y Be­lla­vis­ta, un con­mo­ve­dor tra­yec­to de unos 250 me­tros que les to­ma 40 mi­nu­tos.

Ella se lla­ma Sil­via del Car­men Cruz So­to, tie­ne 53 años y su­fre de enanis­mo con­gé­ni­to y do­lo­res reu­má­ti­cos; él es Juan Va­lla­da­res, de 57, na­ció con una pa­rá­li­sis y tras­torno mo­tor, y ha­ce tres años no pue­de ca­mi­nar por com­pli­ca­cio­nes lum­bo­ciá­ti­cas.

Am­bos se co­no­cie­ron en la dé­ca­da del 70 en la Es­cue­la Es­pe­cial N-4 del pa­ra­de­ro 6 de Gran Ave­ni­da, se ca­sa­ron ha­ce 23 años, no tu­vie­ron hi­jos, vi­ven en una pie­za de una ca­sa de la po­bla­ción Va­lle Cen­tral, de Ren­ca, y de lu­nes a sá­ba­do se ins­ta­lan a re­ci­bir mo­ne­das en Pla­za Ita­lia, por­que no las pi­den, sino que es­pe­ran la so­li­da­ri­dad de los tran­seún­tes y de mu­chas per­so­nas que pe­rió­di­ca­men­te co­la­bo­ran con quie­nes han “crea­do la­zos fi­lia­les”, se­gún con­tó Juan.

Mien­tras la pa­re­ja ca­mi­na las per­so­nas se con­mue­ven con el es­fuer­zo que ha­ce Sil­via pa­ra lle­var a Juan, al­gu­nos ex­cla­man: “Eso es amor ver­da­de­ro”, y mu­chos se ofre­cen a em­pu­jar a Juan, pe­ro la bue­na gen­te no sa­be que Sil­via usa la si­lla de rue­das pa­ra afir­mar­se y así lo­gra ca­mi­nar un po­qui­to me­nos len­to.

“Una vez, ha­ce dos años, una per­so­na in­ten­tó ayu­dar­me, to­mó la si­lla y yo que­dé sin apo­yo, me caí y me que­bré una mano”, re­cor­dó ella.

Aun­que la ma­yo­ría de los au­to­mo­vi­lis­tas son res­pe­tuo­sos y es­pe­ran que la pa­re­ja cru­ce los se­má­fo­ros, cuan­do no al­can­zan a ha­cer­lo con la luz ver­de hay des­pre­cia­bles ex­cep­cio­nes. Juan con­tó que “una vez un au­to nos ta­pó el pa­so, yo le di­je que nos res­pe­ta­ra y el ti­po me di­jo in­vá­li­do con­che­tu­ma­dre y me ti­ró un es­cu­pi­ta­jo”.

De­bi­do a su con­di­ción, am­bos re­ci­ben una pen­sión de in­va­li­dez que su­ma­das al­can­zan las 160 lu­cas, y con lo que la gen­te les da les al­can­za pa­ra vi­vir y “pa­ra ser fe­li­ces”, co­mo ex­pli­ca Juan, pe­ro no se pue­den dar mu­chos gus­tos, sal­vo sa­lir a pa­sear en micro al Par­que O’Hig­gins y a la Quin­ta Nor­mal, cuan­do los días es­tán bo­ni­tos.

“Una vez de ni­ño fui en tren a Car­ta­ge­na y si pu­die­ra me gus­ta­ría vol­ver a ir en tren al mis­mo lu­gar, pe­ro nues­tro sue­ño es te­ner un te­rre­ni­to pa­ra po­ner una ca­si­ta y así es­tar más tran­qui­los”, agre­gó Juan an­tes de su­bir a una micro con des­tino a su ca­sa, jun­to a su pe­que­ña se­ño­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.