EL PA­YA­SO ROLLY

ES PUN­TO FI­JO EN LOS EVEN­TOS BENÉFICOS

La Cuarta - Aniversario - - Cronología Del Año - SEBASTIAN FONSEA la­cuar­ta_­fon­cea

Du­ran­te el res­ca­te de los 33 hom­bres atra­pa­dos en la mi­na San José, en la su­per­fi­cie se ins­ta­ló el Cam­pa­men­to Es­pe­ran­za, for­ma­do por res­ca­tis­tas, fa­mi­lia­res, re­por­te­ros y va­rios per­so­na­jes in­cla­si­fi­ca­bles.

De ese úl­ti­mo gru­po, el que más lla­mó la aten­ción fue el pa­ya­so Rolly, por­que a dia­rio po­nía a to­do chan­cho can­cio­nes de “Los Bo­chin­che­ros” pa­ra dis­traer a los ni­ños.

“Acam­pé allá más de 50 días y es­tu­ve tan­to tiem­po ma­qui­lla­do, que se me que­dó pe­ga­da la pin­tu­ra har­to tiem­po. Me le­van­ta­ba a las seis y me acos­ta­ba a las 10 de la no­che, ha­cía cua­tro pre­sen­ta­cio­nes al día”, con­tó Ro­lan­do Gon­zá­lez (50).

Ha­ce dos años, si­guien­do los pa­sos de un her­mano, Rolly pro­bó suer­te en Osorno y aho­ra tra- ba­ja­ba­ja co­mo re­pre­sen­tan­te de ar­tis­tas lo­ca­les y se vis­te de pa­ya­so las ve­ces que es re­que­ri­do.

En ju­nio ha­bla­mos con él, por­que es­ta­ba ayu­dan­do a José Iba­rra, un ni­ño de 11 años que su­frió un ac­ci­den­te en un co­lum­pio y que­dó pos­tra­do. Aten­to a las ne­ce­si­da­des del pe­que, Rolly se su­mó a una campaña so­li­da­ria y par­ti­ci­pó en be­ne­fi­cios pa­ra el lo­li­to.

La so­li­da­ri­dad en Rolly es una cons­tan­te. Aho­ra se quie­re pre- sen­tar jun­to a una ban­da tro­pi­cal ran­che­ra en la ex Pe­ni de San­tia­go pa­ra ha­cer me­nos amar­go el en­cie­rro de los pre­sos. “Pe­rió­di­ca­men­te par­ti­ci­po de cam­pa­ñas so­li­da­rias y lo ha­ré has­ta que Dios me dé vi­da y sa­lud. Tam­bién ten­go pro­gra­ma­do ir a la Fun­da­ción las Ro­sas de La Se­re­na jun­to a mi hi­jo, el pa­ya­so Brandy”, ex­pli­có. “Siem­pre ha­ce­mos co­sas, es­tu­vi­mos en el te­rre­mo­to de Iqui­que, en el de To­co­pi­lla, en Cons­ti­tu­ción, en el de Co­quim­bo. En es­to lle­vo más de 30 años, por­que en Chi­le po­cas per­so­nas ha­cen even­tos so­li­da­rios”, agre­gó. “La pri­me­ra vez que me ves­tí de pa­ya­so te­nía 14 años. Fue en un cir­co ar­gen­tino de pa­ti­na­je so­bre hie­lo y me en­can­tó. Es co­mo ves­tir­se de Vie­jo Pas­cue­ro y que un ni­ño te pi­da de re­ga­lo que su ma­mi­ta se me­jo­re, es con­mo­ve­dor. Ho­la, pa­ya­si­to, te quie­ro mu­cho, me di­cen, y eso me lle­na el co­ra­zón, sien­to la ne­ce­si­dad de en­tre­gar ale­gría a los ni­ños y a las per­so­nas de ba­jos re­cur­sos”.

Por úl­ti­mo, el pa­ya­so nos con­tó que cuan­do ne­ce­si­ta al­go con ur­gen­cia pa­ra ayu­dar, siem­pre re­ci­be una ma­ni­to di­vi­na.

“Hay tan­ta gen­te que ne­ce­si­ta ayu­da, y mien­tras Dios me dé sa­lud es­ta­ré dis­pues­to a co­la­bo­rar con ello, por­que la sa­lud en Chi­le es de­ma­sia­do ca­ra”.

“En la mi­na San José acam­pé más de 50 días y es­tu­ve tan­to tiem­po ma­qui­lla­do que se me que­dó pe­ga­da la pin­tu­ra en la ca­ra har­to tiem­po”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.