¡Sú­ban­lo al ca­ba­llo de Pla­za Ita­lia!

Clau­dio Bra­vo ta­pó tres pe­na­les al hi­lo en la de­fi­ni­ción con Por­tu­gal y me­tió a Chi­le en la fi­nal de la Con­fe­de­ra­cio­nes. ¿Cris­tiano Ro­nal­do? Es­tá lla­man­do a Lio Mes­si pa­ra sa­ber có­mo se­guir con su ca­rre­ra...

La Cuarta Deportiva - - DEP - Her­nán Pe­la­dosky Fon­se­ca En­via­doa Ru­sia

Me sa­co el som­bre­ro de­lan­te de to­dos us­te­des. Pe­lea­mos. Su­fri­mos. Co­rri­mos. De­ja­mos to­do aden­tro”. Clau­dio Bra­vo y par­te desu “aren­ga­zo”

El ca­pi­tán de la Ro­ja le anun­ció a sus com­pa­ñe­ros que ata­ja­ría al me­nos dos ti­ros des­de los 12 pa­sos y los aren­gó di­cien­do: “Tran­qui­li­dad mu­cha­chos, no he­mos per­di­do ni una w..., ¡va­mos a ga­nar!”.

El em­pa­te a ce­ro fue sen­ten­cia­do por el pé­si­mo ár­bi­tro ira­ní, Ali­re­za Fag­ha­ni, y Chi­le ten­dría que ir a bus­car su paso a la fi­nal de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes, en la tan­da de pe­na­les.

Y la his­to­ria se re­pe­tía: otra vez el ho­ri­zon­tal nos qui­ta­ba la glo­ria en el alar­gue, otra vez uno de los me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do es­ta­ba al fren­te (Cris­tiano Ro­nal­do) y, nue­va­men­te, Clau­dio Bra­vo te­nía que le­van­tar a sus com­pa­ñe­ros.

Y lo hi­zo con una aren­ga que Ar­tu­ro Prat en­vi­dia­ría. “Me sa­co el som­bre­ro de­lan­te de to­dos us­te­des. Pe­lea­mos. Su­fri­mos. Co­rri­mos. De­ja­mos to­do aden­tro. No se dio, es ver­dad, no se dio. Pe­ro aho­ra tran­qui­li­dad mu­cha­chos, no he­mos per­di­do ni una w... y va­mos a ga­nar. Pa­se lo que pa­se, apo­ye­mos al com­pa­ñe­ro y nos va­mos con la ca­be­za en al­to. ¡Vaaaa­mos!”, gri­tó el ji­ne­tea­do y nos emo­cio­nó. Y el co­ra­zón les cre­ció a esos gue­rre­ros que no co­no­cen la pa­la­bra im­po­si­ble. “¡ Que ven­gan to­das las estrellas del fút­bol, no­so­tros te­ne­mos a Bra­vo!”, pen­sa­ron.

No era pa­ra me­nos, Clau­dio le anun­ció a sus com­pa­ñe­ros que al me­nos ta­pa­ría dos dis­pa­ros de los por­tu­gue­ses, tal co­mo a los 7’ de par­ti­do ha­bía im­pi­di­do que An­dré Sil­va abrie­ra la cuen­ta. O me­jor aún, cuandl a los 71’ le sa­có una pe­lo­ta a Cris­tiano que se co­la­ba en el án­gu­lo.

Sí, Bra­vo era una mu­ra­lla. Pe­ro tam­bién su­frió con el errá­ti­co desem­pe­ño de Ale­xis Sán­chez y le pi­dió ex­pli­ca­cio­nes al Pu­len­to, cuan­do Ar­tu­ro Vidal y Mar­tín Ro­drí­guez es­tre­lla­ron el ba­lón en el tra­ve­sa­ño a los 118’. Qui­zás fue en esa con­ver­sa­ción don­de ob­tu­vo la cal­ma o re­cor­dó to­do lo que su­dó en los en­tre­na­mien­tos pre­vios a es­ta se­mi­fi­nal.

“Los pe­na­les son un tra­ba­jo de equi­po. Hay es­tu­dios de por me­dio. Aná­li­sis de los ri­va­les y en to­do mo­men­to sa­bes que si las pier­nas no te dan, el co­ra­zón sí lo ha­rá”, ex­pli­có el me­ta del City. Pa­ra en­ton­ces Ri­car­do Qua­res­ma, JoãoMou­tin­ho y Na­ni ya sa­bían de lo que ha­bla­ba el na­ci­do en Vi­lu­co y Vidal, Char­les Arán­guiz y Sán­chez nos ha­bían pues­to en una nueva fi­nal. La ter­ce­ra al hi­lo. Y es­ta tar­de sa­bre­mos si Mé­xi­co o Ale­ma­nia nos dispu­tarán la Con­fe­de­ra­cio­nes.

Mien­tras tan­to, ha­gá­mos­le ca­so al de la ji­ne­ta y dis­fru­te­mos. Por­que cuan­do vuel­vas que­ri­do ca­pi­tán, te su­bire­mos al ca­ba­llo de Pla­za Ita­lia, ¡pro­me­ti­do!

El­mis­mo­la­doe­li­gióJaoMou­tin­ho yC­lau­dio­sa­bía quei­ríaahí,por­lo­que­ta­pó­su­se­gun­do­pe­nal.

La­ver­da­des­queNa­ni­lle­gó­to­do­de­fe­ca­do ati­rar­su pe­naly­nues­tro­ca­pi­yaes­ta­baa­gran­da­do.¡Ala­fi­nal!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.