LA MO­DA DE LOS AF­TER SCHOOL

SON EL LU­GAR IDEAL PA­RA DE­JAR A LOS ES­CO­LA­RES AN­TES Y DES­PUÉS DEL CO­LE­GIO: LES AYU­DAN A ES­TU­DIAR, A HA­CER LAS TA­REAS Y TAM­BIÉN PUE­DEN JU­GAR, VER PE­LÍ­CU­LAS, PRAC­TI­CAR DEPORTES Y DI­VER­TIR­SE.

La Cuarta - Educacion pop - - Educación Pop -

En los tiem­pos que co­rren, en los que ma­má y pa­pá tra­ba­jan, los ve­ci­nos con bue­na vo­lun­tad es­ca­sean y los ser­vi­cios de las cui­da­do­ras an­dan por las nu­bes, son dos las pre­gun­tas que se ha­cen los apo­de­ra­dos: ¿con quién de­jo a mis hi­jos des­pués de cla­ses? y ¿có­mo pue­den ha­cer sus ta­reas?

Una bue­na so­lu­ción es el ser­vi­cio que ofre­cen los lla­ma­dos “Af­ter School”, una es­pe­cie de guar­de­ría es­co­lar don­de, an­tes y des­pués del co­le­gio, los pin­güi­nos reciben com­pa­ñía y to­da cla­se de aten­cio­nes y ayu­da pa­ra ha­cer las ta­reas.

Uno de es­tos af­ter es el “An­glo­ame­ri­ca­na”, el cual fun­cio­na en la co­mu­na pop de Pu­dahuel y re­ci­be a es­co­la­res entre pri­me­ro a oc­ta­vo bá­si­co.

Su di­rec­to­ra, la Tía Gian­ni­na, nos cuen­ta que lo pri­me­ro que se ha­ce con los ni­ños es re­vi­sar­les la mo­chi­la pa­ra sa­ber qué ta­reas tie­nen que rea­li­zar.

“Te­ne­mos per­so­nal es­pe­cia­li­za­do que se en­car­ga de que to­dos los ni­ños ha­gan sus ta­reas, es­tu­dien pa­ra sus prue­bas y cum­plan con sus queha­ce­res es­co­la­res, co­mo leer li­bros, ha­cer tra­ba­jos y re­pa­sar ma­te­rias”, ex­pli­ca la Tía Gian­ni­na.

Lue­go de que han cum­pli­do con sus de­be­res es­co­la­res, los ca­bros reciben cla­ses de in­glés de par­te de dos pro­fe­so­ras grin­gas que son las tías Mad­die y An­ni­ta. Ellas nos in­di­can que aun­que las cla­ses de in­glés no son obli­ga­to­rias, la ma­yo­ría de los pe­ques igual las to­ma por­que les sir­ve pa­ra am­pliar sus co­no­ci­mien­tos y es­tán in­clui­das en el va­lor de la men­sua­li­dad.

Re­cién ahí, des­pués de que han he­cho to­das sus ta­reas y asis­ti­do a cla­ses de in­glés, los pin­güi­nos tie­nen chi­pe li­bre pa­ra di­ver­tir­se con sus amigos, ver pe­lí­cu­las y ju­gar Play, tal co­mo lo ha­rían en sus ca­sas.

“Pa­ra ello con­ta­mos con sa­las de videojuegos, compu­tación, mú­si­ca y ar­tes e in­clu­so un mi­ni­ci­ne y un sa­lón de be­lle­za y de dis­fra­ces. En el pa­tio los ni­ños tam­bién tie­nen a su dis­po­si­ción ta­ca ta­cas, una me­sa de pim­pón, dos ca­mas elás­ti­cas, pi­za­rras en­tre­te­ni­das y una pis­ci­na”, co­men­ta la Tía Gian­ni­na.

“Nues­tro ob­je­ti­vo es con­tri­buir en la en­se­ñan­za in­te- gral de los ni­ños entre los 5 y 13 años, y que lle­guen a ca­sa con sus ta­reas he­chas, de mo­do que el po­co tiem­po que los pa­dres tie­nen pa­ra pa­sar con sus hi­jos no se les va­ya en re­vi­sar cua­der­nos ni en ha­cer ejer­ci­cios ma­te­má­ti­cos, sino que lo apro­ve­chen pa­ra ju­gar con ellos, com­par­tir, con­ver­sar y re­ga­lo­near”, agre­ga.

El “Af­ter School An- gloa­me­ri­ca­na” fun­cio­na en jor­na­das de ma­ña­na y tar­de, a só­lo $1.100 la ho­ra, sien­do el plan más eco­nó­mi­co el de 40 lu­cas men­sua­les que in­clu­ye 3 ho­ras du­ran­te 3 días a la se­ma­na. La jor­na­da full, entre tan­to, de 8 a 14 ho­ras, por ejem­plo, tie­ne un cos­to men­sual de 130 mil pe­sos.

La Tía Gian­ni­na se­ña­la que la úni­ca con­di­ción es que los ni­ños sean lle­va­dos y re­ti­ra­dos del af­ter, ya sea por sus pa­dres o en fur­gón, ya que los “tíos” no se ha­cen res­pon­sa­bles de ir a de­jar y bus­car a los es­co­la­res a sus co­le­gios.

El re­cin­to tam­bién se pue­de arren­dar los fi­nes de se­ma­na pa­ra ce­le­brar cum­plea­ños y otros even­tos. Más da­tos en www.an­glo­ame­ri­ca­na.cl.

El af­ter An­glo­ame­ri­ca­na fun­cio­na en ca­lle An­cahual 7451, on­da Pu­dahuel, al la­do de la es­ta­ción La­gu­na Sur del Me­tro.

La Tía Gian­ni­na es la di­rec­to­ra del es­ta­ble­ci­mien­to y una de las en­car­ga­das de que los pe­ques es­tu­dien y ha­gan sus ta­reas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.