¡ATENTOS CON L@S ES­CO­LA­RES DE 10 AÑOS!

ES LA EDAD DON­DE MÁS SE OBSERVAN CONDUCTAS DE BULLYING: SE­PA CÓ­MO AVERIGUAR SI SU HI­JO ES­TÁ SIEN­DO VÍCTIMA DE MATONAJE EN EL CO­LE­GIO Y QUÉ HA­CER SI LOS COMPAÑEROS LO BASUREAN Y LO TIE­NEN PA’ LA PATÁ Y EL COMBO.

La Cuarta - Educacion pop - - Educación Pop -

Si su hi­jo lle­ga en­ra­bia­do del co­le­gio, con el uni­for­me ro­to, es­tá co­mien­do mal, pre­sen­ta ma­chu­co­nes o le cuen­ta que sus compañeros le es­con­den su co­la­ción, en­tre a preo­cu­par­se por­que, a pe­sar de que las cla­ses co­men­za­ron ha­ce ape­nas un mes, ya po­dría es­tar sien­do víctima de bullying es­co­lar.

La si­có­lo­ga y do­cen­te de la U. del Pa­cí­fi­co, Su­sa­na Aran­ci­bia, nos cuen­ta que al­gu­nas de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de bullying más co­mu­nes en los es­co­la­res son las di­fi­cul­ta­des pa­ra dor­mir y los do­lo­res de gua­ta, sien­do las prin­ci­pa­les se­ña­les las pa­ta­le­tas y el re­cha­zo a ir al co­le­gio, ge­ne­ral­men­te con la chi­va de es­tar en­fer­mo.

“Se les ve tris­tes, pre­sen­tan cam­bios de hu­mor im­por­tan­tes y pier­den el in­te­rés por es­tu­diar y ha­cer las ta­reas. Y co­mo ge­ne­ral­men­te son ni­ños in­se­gu­ros, con ba­ja au­to­es­ti­ma, que pien­san que son ‘ton­tos’ y que no pue­den ha­cer na­da pa­ra de­fen­der­se, tam­bién si­len­cian sus ex­pe­rien­cias y son re­ti­cen­tes en con­tar­les a sus pa­dres lo que es­tán es su­frien­do en el co­le­gio”, ex­pli­ca Su­sa­na.

Por lo an­te­rior, la es­pe­cia­lis­ta se­ña­la que es sú­per di­fí­cil sa­ber con exac­ti­tud si los ni­ños y ado­les­cen­tes es­tán sien­do mal­tra­ta­dos por sus pro­pios compañeros, aun­que se sa­be que la ma­yo­ría de las víc­ti­mas tie­ne en pro­me­dio en­tre 9

y 14 años.

- ¿Por qué esas eda­des?

- La edad don­de más se observan conductas de matonaje es­co­lar es al­re­de­dor de los 10 años, por­que es la edad don­de los ni­ños em­pie­zan a sen­tir­se va­lio­sos, im­por­tan­tes o há­bi­les pa­ra al­go, y la­men­ta­ble­men­te hay ni­ños que sien­do mal­tra­ta­do­res, aco­sa­do­res y agre­si­vos se sien­ten so­cial­men­te im­por­tan­tes, y ven el bullying co­mo un jue­go o una di­ver­sión.

- ¿ Hay más bullying en­tre ni­ños o ni­ñas?

- Se vi­sua­li­za con ma­yor fa­ci­li­dad en va­ro- nes, quie­nes usan la fuer­za fí­si­ca y la agre­sión ver­bal fren­te a sus víc­ti­mas. En cam­bio, el “es­ti­lo” de las ni­ñas agre­so­ras es más “su­til”, es de ti­po si­co­ló­gi­co y de ex­clu­sión, más in­di­rec­to y me­nos bur­do, pe­ro no por eso me­nos da­ñino.

Se­gún Su­sa­na, los ni­ños re­cu­rren a los cor­ne­tes, em­pu­jo­nes, las chu­le­tas, los “ra­na­zos” e in­sul­tos, mien­tras que las ni­ñas ri­di­cu­li­zan los ras­gos fí­si­cos vi­si­bles de sus com­pa­ñe­ras y op­tan por ba­su­rear­las pú­bli­ca­men­te, mi­rar­las en me­nos y re­cha­zar­las.

Los ni­ños tie­nen ma­yor ten­den­cia a la agre­si­vi­dad que las ni­ñas”. Su­sa­na Aran­ci­bia, si­có­lo­ga y do­cen­te de la U. del Pa­cí­fi­co.

Los es­pe­cia­lis­tas y el Mi­ne­duc coin­ci­den en que la edad pro­me­dio con más ca­sos de bullying es de 10 años, sien­do quin­to bá­si­co el cur­so don­de más exis­te el matonaje es­co­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.