To­dos que­dan lo­cos con es­tas má­gi­cas mu­ñe­cas “sin ros­tro” que creó Ca­ro­la

Es­tán he­chas pa’ que los ni­ños re­fle­jen sus sen­ti­mien­tos en ellas

La Cuarta - El Comerciante - - COCINERO -

Di­ce que vie­nen de EE.UU., don­de se lla­man ‘Country’, pe­ro hay ver­sio­nes en Cen­troa­mé­ri­ca, aun­que la com­pa­trio­ta tie­ne su pro­pia ex­pli­ca­ción del asun­to. Lea su his­to­ria pa­ra co­no­cer­la.

Ca­ro­li­ta Vi­dau­rre es­ta­ba em­ba­ra­za­da y el de­seo de con­fec­cio­nar con sus pro­pias ma­nos al­go pa­ra el be­bé que ve­nía en ca­mino la im­pul­só a to­mar unos re­ta­zos de gé­ne­ro, unas he­bras de la­na, agu­ja e hi­lo y así amar la pri­me­ra de sus má­gi­cas crea­cio­nes, sin ima­gi­nar que ca­si seis años más tar­de ten­dría un cu­rio­so em­pren­di­mien­to don­de ella co­lo­ca la te­la y las clien­tas po­nen, li­te­ral­men­te, la ex­pre­sión de sus sen­ti­mien­tos en el ros­tro de sus “Mu­ñe­cas Country”. El mis­te­rio de es­te ti­po de mu­ñe­qui­tas es po­co cla­ro, hay an­te­ce­den­tes de paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos don­de las con­fec­cio­nan sin ros­tro, mien­tras que al­gu­nos le atri­bu­yen el as­pec­to de te­ner úni­ca­men­te ojos a los di­se­ños de una ar­tis­ta es­co­ce­sa, pe­ro lo cier­to es que la Ca­ro­li­ta tie­ne su pro­pia ex­pli­ca­ción: “Su­pues­ta­men­te se di­ce que la ex­pre­sión se la da el ni­ño. La his­to­ria cuen­ta que lle­va só­lo los ojos, por­que si ellos es­tán tris­tes le po­nen la bo­ca tris­te y si es­tán ale­gres, pues le dan una ex­pre­sión fe­liz. To­do de­pen­de de có­mo la vea uno. Yo las veo to­das ale­gres, pe­ro hay gen­te que no”.

EN­TRE PUN­TA­DAS Y TI­JE­RAS

El pro­ce­so es un tra­ba­jo de­ta­lla­do des­de el co­mien­zo, por­que la chi­qui­lla lo rea­li­za a mano; es de­cir, con­fec­cio­na una por una sus crea­cio­nes y aquí el tra­ba­jo es mo­nu­men­tal. Lo pri­me­ro es cor­tar so­bre el gé­ne­ro los mol­des de los cuer­pos y sus res­pec­ti­vas ves­ti­men­tas. Lue­go de eso co­se y ar­ma el es­que­le­to, que re­lle­na con al­go­dón sin­té­ti­co. Pos­te­rior­men­te, em­pie­za el tra­ba­jo del ca­be­llo y los accesorios, ta­les co­mo co­lla­res y are­tes, que tam­bién fa­bri­ca a pul­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.