Tó­me­se un ca­fe­ci­to de grano im­por­ta­do des­de $900 en La Ve­ga

Pue­de es­co­ger su ori­gen en­tre Cos­ta Ri­ca, Pe­rú, Ke­nia e Indonesia-Su­ma­tra

La Cuarta - El Comerciante - - ESTRATEGIAS PARA SU NEGOCIO -

Tos­ta­do en Chi­le con un má­xi­mo de cin­co días, tri­tu­ra­do en mo­lino y pre­pa­ra­do en má­qui­na con con­cen­tra­cio­nes que van des­de 18,5 g de ca­fé mo­li­do pa­ra dis­fru­tar de la ma­gia de 30 a 40 ml de pu­ro sa­bor.

Pa’ dis­fru­tar un buen ca­fé de grano en La Ve­ga Cen­tral hay dos for­mas de en­con­trar la ca­fe­te­ría mó­vil. La pri­me­ra es bus­car el ca­rri­to de Ca­fé Al­tu­ra, ubi­ca­do en el gal­pón Cha­ca­re­ros, por la en­tra­da de Dá­vi­la Bae­za, y la se­gun­da es mu­cho más sen­ci­lla, por­que só­lo tie­ne que po­ner­le aten­ción al olor­ci­to del fru­to sa­lien­do des­de la má­qui­na de Es­pres­so. Co­mo di­rían al­gu­nos: ¡ Un man­jarsh! La idea se le ocu­rrió a Se­gun­do Te­llo, en cu­yas ve­nas cir­cu­la ca­fé des­de que era chi­co. Si in­clu­so, has­ta ayu­da a su tai­ta a cul­ti­var es­te grano en tie­rras ve­ci­nas. Sin em­bar­go, el hom­brón se de­di­có por años a la im­por­ta­ción de ca­fé tos­ta­do que lue­go dis­tri­buía a ca­fe­te­rías pi­ru­las en Las Con­des, Pro­vi­den­cia y Vi­ta­cu­ra. No obs­tan­te, ha­ce dos años, al­go cam- bió y mo­ti­va­do por vol­ver a sus raí­ces le dio vi­da a un her­mo­so pro­yec­to que tras­la­dó a uno de los cen­tros del co­mer­cio de fru­tas y ver­du­ras más im­por­tan­tes de la ca­pi­tal. Así fue co­mo dio for­ma al sue­ño de po­pu­la­ri­zar el ca­fé de grano en “La Ve­ga, por­que es un lu­gar muy trans­ver­sal, ya que lle­ga gen­te de to­da

con­di­ción so­cial y nos ha per­mi­ti­do mos­trar nues­tro pro­duc­to”, cuen­ta el chi­qui­llo pe­ruano que vi­ve ha­ce más de 15 años en Chi­le. “Crée­me que yo nun­ca co­no­cí Chi­le, pe­ro cuan­do lle­gué a La Ve­ga pu­de en­ten­der y des­cu­brir el país, ya que lo­gré jun­tar­me con gen­te de dis­tin­tas cla­ses so­cia­les. Acá nos jun­ta­mos to­dos, es re­pre­sen­ta­ti­vo del chi­leno. Así que nos vi­ni­mos aquí, por­que que­ría­mos lle­gar a to­do Chi­le”, agre­ga. Su ca­ri­ño por la abas­te­ce­do­ra de ali­men­tos es gran­de, que ase­gu­ra que se sien­te sú­per có­mo­do ahí: “No soy bueno pa­ra los garabatos, pe­ro sí pa­ra las bro­mas y el le­seo. En­ton­ces me he da­do cuen­ta de que ten­go pas­ta pa­ra es­tar aquí, o co­mo se di­ce en Chi­le: ‘Si te gus­ta el hue­veo, tie­nes que es­tar en La Ve­ga’”.

UN CA­MINO DI­FÍ­CIL

El ca­rri­to ins­ta­la­do en el es­pa­cio que an­tes es­ta­ba des­ti­na­do pa­ra es­ta­cio­na­mien­tos fun­cio­na des­de las 8.00 a las 16.00 ho­ras, de mar­tes a do­min­go, pe­ro la ba­ta­lla pa’ con­se­guir que cre­ye­ran en él no fue sen­ci­lla, por­que a la gen­te de la cen­tral de abas­te­ci­mien­to le so­na­ba ra­ro que ven­die­ran un pro­duc­to tan gour­met, lis­to pa­ra con­su­mir, en me­dio de las fru­tas y ver­du­ras. Tal co­mo re­cuer­da Te­llo, “le pre­sen­té a La Ve­ga mi pro­yec­to y es­tu­vo ocho me­ses dur­mien­do y no cre­ye­ron en él, por­que de­cían: ‘Un ca­fé en grano acá, si no­so­tros to­ma­mos ca­fé de ta­rro y te­ci­to’”. En to­do ca­so, el mé­ri­to ma­yor pa’ ob­te­ner la ve­nia de la ad­mi­nis­tra­ción, se­gún es­te em­pren­de­dor, fue vi­si­tar La Ve­ga ca­da sá­ba­do du­ran­te esos ocho me­ses, de mo­do que, sa­gra­da­men­te, se pe­ga­ba el pi­que pa’ pre­gun­tar y tra­tar de ex­pli­car que el pro­yec­to va­lía la pe­na, o que, por úl­ti­mo, no sig­ni­fi­ca­ría pér­di­das pa­ra ellos. “So­la­men­te les pe­dí que no se preo­cu­pa­ran, por­que el ries­go lo iba a asu­mir yo, y creo que de tan­to in­sis­tir di­je­ron que sí”, pre­ci­sa. El úni­co re­qui­si­to que le pu­sie­ron fue ha­cer un lo­cal que no fue­ra in­va­si­vo, pa’ que no ta­pa­ra a los de­más lo­ca­ta­rios, y por eso ideó un ca­rri­to bien vi­si­ble, ya que “siem­pre qui­se sa­car una par­te de la ca­fe­te­ría a la ca­lle, una me­sa en­ci­ma de una má­qui­na de Es­pres­so y un mo­lino. Ven­der me­dia­lu­na, pa­ra mí eso es Ca­fé Al­tu­ra”, afir­ma.

DE LA CO­SE­CHA AL PA­LA­DAR

Ca­fé Al­tu­ra tie­ne su gra­cia des­de la ela­bo­ra­ción de la ma­te­ria pri­ma, ya que cuen­tan con fin­cas en Pe­rú. Pos­te­rior­men­te, es­ta lle­ga a Chi­le, a su tos­ta­du­ría, ubi­ca­da en Re­co­le­ta, don­de se tues­ta y re­po­sa dos días y, lue­go, se ven­de en for­ma­to de ki­lo. Cla­ro que en el ca­rri­to de La Ve­ga es don­de pue­den en­con­trar ca­fés de una gran va­rie­dad de orí­ge­nes, pro­ve­nien­tes de Cos­ta Ri­ca, Pe­rú, Ke­nia, Indonesia y has­ta de Su­ma­tra. La di­fe­ren­cia de ori­gen in­ter­vie­ne

en el sa­bor, ya que, por ejem­plo, “los ca­fés pe­rua­nos son más sua­ves, dul­ces y con una aci­dez muy de­fi­ni­da, comparados con los ca­fés de Indonesia-Su­ma­tra, que son in­ten­sos, te­rro­sos y la gen­te que los ha ido pro­ban­do es­tá edu­can­do su pa­la­dar. Por lo mis­mo, el ex­per­to re­co­mien­da que si us­ted es­tá re­cién par­tien- do en el mun­do del ca­fé, es me­jor que se ti­re con una ver­sión de Cos­ta Ri­ca o Pe­rú, pe­ro igual acá pue­de dar­se una vuel­ta y pe­dir­le al ba­ris­ta que le re­co­mien­de lo que más le po­dría gus­tar, por­que “den­tro de las ca­fe­te­rías de es­pe­cia­li­dad, el hom­bre que es­tá jun­to a la má­qui­na y va a pre­pa­rar un ca­fé tie­ne la ha­bi­li­dad de pre­pa­rar be­bi­das en ba­se a ca­fé y sa­be ela­bo­rar mez­clas sua­ves, in­ten­sas, con mu­cha o po­ca ca­feí­na, y pa­ra eso él sa­be el ori­gen que es­tá usan­do, qué mo­lien­da dar­le y así dar­te lo que bus­cas. Acá él te va a orien­tar”.

VOL­VIEN­DO A LAS RAÍ­CES

Na­ci­do en­tre las fin­cas de una fa­mi­lia ca­fi­cul­to­ra en Pe­rú, se crió sem­bran­do y co­se­chan­do los gra­nos que cre­cían en di­chas tie­rras, pe­ro “la vi­da de un ca­fi­cul­tor es com­ple­ja, por­que los ca­fés se pro­du­cen le­jos de las ciu­da­des, en lu­ga­res muy in­hós­pi­tos y, ade­más, es du­ro el tra­ba­jo y es muy mal pa­ga­do”, cuen­ta el hom­bre, quien cuan­do era tan só­lo un chi­qui­llo de 19 años se las em­plu­mó de su tie­rra rum­bo a nues­tro país. “Lle­gué aquí co­mo in­mi­gran­te, mano de obra ba­ra­ta, co­mo le di­cen. Con el tiem­po es­tu­dié Aná­li­sis de Sis­te­mas. Co­no­cí a mi es­po­sa acá y ella tam­bién es de fa­mi­lia ca­fi­cul­to­ra pe­rua­na y nos di­mos cuen­ta de que en Chi­le se con­su­me mu­cho ca­fé y de­ci­di­mos vol­ver a nues­tros orí­ge­nes, tra­yen­do nues­tro ca­fé, pe­ro dán­do­le un va­lor agre­ga­do”, cuen­ta. Eso sig­ni­fi­ca­ba en­trar en el pro­ce­so de ela­bo­rar una bue­na ta­za de ca­fé y tu­vie­ron que ca­pa­ci­tar­se. Pe­ro, fi­nal­men­te, así fue co­mo lle­ga­ron a su ac­tual em­pren­di­mien­to y “es­to sig­ni­fi­ca mu­cho pa­ra mí, por­que mi pa­dre y mi fa­mi­lia nun­ca pu­die­ron ver be­ne­fi­cios del ca­fé. Siem­pre pro­veía­mos de ma­te­ria pri­ma. Sa­bía­mos que nues­tro ca­fé se iba a Eu­ro­pa, pe­ro no sa­bía­mos na­da más”,

Se­gun­do Te­llo trae to­do el sa­bor del ca­fé pe­ruano a su ca­rri­to “Ca­fé Al­tu­ra”, don­de ofre­ce tam­bién va­rie­da­des de dis­tin­tas la­ti­tu­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.