Ran­ca­güino se pei­na con le­chu­gas sa­ni­tas de la Re­gión de O’Higgins

Luis Ve­ne­gas par­tió con la pro­duc­ción lim­pia ha­ce más de 10 años

La Cuarta - El Comerciante - - MUNDO FERIANTE -

Con una dé­ca­da de ex­pe­rien­cia en el cuer­po, el ti­tán de la Fe­ria Re­né Sch­nei­der fue uno de los pri­me­ros agri­cul­to­res de La Cruz en pro­du­cir y co­mer­cia­li­zar ver­du­ras sin quí­mi­cos en la zo­na.

Ha­ce co­mo 10 años, Luis Ve­ne­gas sin­tió la in­quie­tud de bus­car al­ter­na­ti­vas pa­ra cul­ti­var sus ver­du­ras sin pes­ti­ci­das, en la lo­ca­li­dad de La Cruz, Re­gión del Li­ber­ta­dor Ber­nar­do O’Higgins. Cla­ro que en esa épo­ca esa idea no era tan ma­si­va co­mo hoy y, por lo mis­mo, se trans­for­mó en uno de los pio­ne­ros en es­ta pro­duc­ción más lim­pia des­de en­ton­ces, pe­se a que en el ca­mino ha te­ni­do va­rios in­con­ve­nien­tes. Re­sul­ta que al prin­ci­pio, cuan­do era ca­cho­rro en es­tas li­des, tu­vo que pa­gar el no­vi­cia­do y apren­der de los erro­res. Una vez se le fue un pa­so al mo­men­to de la siem­bra y per­dió sus pri­me­ras co­se­chas. Lue­go, ya más ave­za­do, sa­có una bue­na pro­duc­ción, pe­ro jus­to ese año la le­chu­ga de cul­ti­vo tra­di­cio­nal es­tu­vo tan ba­ra­ta que ape­nas ven­dió unas po­cas en su pues­to. Así que tu­vo que pa­sar el res­to de la se­ma­na co­mien­do pas­to, pe­ro igual no­más si­guió ade­lan­te. Hoy co­mer­cia­li­za le­chu­gas hi­dro­pó­ni­cas que le com­pra a un ami­go pro­duc­tor de la zo­na, ya que ha­ce tres años “te­nía un te­rreno pa­ra cul­ti­var, pe­ro me lo qui­ta­ron”, cuen­ta el ti­tán, que se de­di­ca a la agri­cul- tu­ra tra­di­cio­nal de fru­tas y ver­du­ras des­de ha­ce más de 40 años, pa’ ven­der­las en la Fe­ria Re­né Sch­nei­der, en Rancagua (que se ubi­ca en Av. Die­go Por­ta­les en­tre Ala­me­da y Re­pú­bli­ca de Chile). “Ha­ce co­mo tres años que no pro­duz­co acá en La Cruz, por­que em­pe­za­ron a po­blar y me qui­ta­ron la tie­rra. Pe­ro an­tes cul­ti­va­mos co­mo sie­te años, por­que fui uno de los pio­ne­ros en te­ner le­chu­gas y po­ro­tos ver­des de ca­se­ta”, ex­pli­ca. “Era un ries­go, pe­ro yo le ex­pli­ca­ba a la gen­te que eran cul­ti­va­das con pura agüi­ta. Hay que de­di-

car­se pa­ra cui­dar los cul­ti­vos. Sem­brar­los en in­ver­na­de­ros y no en tie­rra y se de­be uti­li­zar un sis­te­ma de rie­go es­pe­cia­li­za­do”, sos­tie­ne co­mo voz au­to­ri­za­da en la ma­te­ria. Lu­chi­to apren­dió to­do lo que sa­be so­bre es­te sis­te­ma de cul­ti­vo de un jo­ven in­ge­nie­ro que lle­gó a La Cruz. “Él es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad de Tal­ca y se vino a cons­truir un tú­nel. En­ton­ces, co­mo era agró­no­mo me en­se­ñó y al­go me que­dó, por­que uno es me­dio hua­so, pe­ro al­go en­tien­de”, di­ce el fe­rian­te con mo­des­tia. Res­pec­to del pro­duc­to y su ca­li­dad, el ti­tán ase­gu­ra que se no­ta la di­fe­ren­cia, ya que “el sa­bor es me­jor, por­que es más sa­na, cla­ro que du­ran me­nos, por- que no tie­nen pre­ser­van­tes, pe­ro es más na­tu­ral.” Las ver­du­ras son más chi­qui­ti­tas al na­tu­ral. Por ejem­plo, “una le­chu­ga hi­dro­pó­ni­ca na­tu­ral pue­de te­ner en­tre 10 y 15 ho­jas an­tes de re­po­llar, mien­tras que la quí­mi­ca tie­ne co­mo 40 ho­jas y más apre­ta­das, vie­ne más arre­po­lla­da y es más gran­de, pe­ro se tra­ta de pu­ros quí­mi­cos”, afir­ma Luis.

LOS CASERITOS Y LAS VEN­TAS

El com­por­ta­mien­to de la clien­te­la tam­po­co es el mis­mo fren­te a es­te ti­po de ali­men­tos de pro­duc­ción más na­tu­ral, ya que, se­gún cuen­ta el fe­rian­te de La Cruz, “la ven­ta ba­ja un po­co el vo­lu­men, pe­ro cuan­do us­ted les di­ce (a los caseritos) que son eco­ló­gi­cos la gen­te lo pien­sa me­jor. Por­que es­tán re­cién em­pe­zan­do a to­mar­le el pe­so a la di­fe­ren­cia en­tre al­go así y al­go que tie­ne pes­ti­ci­das. Sin em­bar­go, es­to es­tá re­cién par­tien­do, en­ton­ces no se pue­de pro­du­cir un vo­lu­men gran­de de ellos, pa­ra que la gen­te va­ya to­man­do con­cien­cia de a po­co”. Pa’ ha­cer­le fren­te a es­ta si­tua­ción, cu­yo flu­jo de ven­tas aún no se ase­me­ja al de las hor­ta­li­zas tra­di­cio­na­les, el ti­tán ven­de am­bos ti­pos de ver­du­ras, las de cul­ti­vo lim­pio y las que se fer­ti­li­zan y des­pla­gan con pro­duc­tos quí­mi­cos, que en de­fi­ni­ti­va abar­ca la ma­yo­ría de la pro­duc­ción na­cio­nal. Aun­que ca­da vez son más los que se atre­ven por los pro­duc­tos or­gá­ni­cos.

FO­TOS: Gentileza del pe­rio­dis­ta Cris­tián Fre­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.