Pin­te pi­za­rras y ob­je­tos bri­llan­tes pa’ co­mu­ni­car­se con sus clien­tes

Fes­ti­vi­dad sir­ve pa’ ven­der al­go más que dul­ces

La Cuarta - El Comerciante - - ESPECIAL HALLOWEEN -

El mar­ke­ting y la ade­cua­da de­co­ra­ción son he­rra­mien­tas claves pa’ sa­car­le ré­di­tos a una ce­le­bra­ción que trae­rá cua­tro días li­bre­tas.

Por­que el buen co­mer­cian­te sa­be apro­ve­char las fes­ti­vi­da­des pa’ au­men­tar las ven­tas de su bo­li­che, es­te fin de se­ma­na lar­go puede ser una tre­men­da opor­tu­ni­dad de dis­pa­rar sus ga­nan­cias si se po­ne crea­ti­vo y apli­ca de­co­ra­ción ad hoc de su lo­cal. Pa’ los ti­ta­nes que pien­san que ‘Ha­llo­ween’es una ce­le­bra­ción de­di­ca­da úni­ca­men­te a la ven­ta de dul­ces y dis­fra­ces es me­jor que se avis­pen y ca­chen que la co­sa no va tan só­lo por ahí, ya que la ce­le­bra­ción no tie­ne por qué in­di­car el ti­po de pro­duc­to que de­be es­tar a la ven­ta. Por eso, los ex­per­tos siem­pre acon­se­jan amo­no­nar su ne­go­cio para atraer más clien­tes. Así, por ejem­plo, en Ha­llo­ween es­muy útil em­plear co­lo­res lla­ma­ti­vos, ob­je­tos re­la­cio­na­dos con la fe­cha, lu­ces, te­la­ra­ñas plás­ti­cas y car­te­les o pi­za­rras que des­ta­quen pro­mo­cio­nes o pro­duc­tos es­tre­llas que quie­ra ofre­cer, to­do ello acom­pa­ña­do de una di­ver­ti­da fra­se alu­si­va a la ce­le­bra­ción, tal co­mo: “¡Ofer­tas de mie­do!”, por men­cio­nar al­gu­na.

PA’ ANO­TAR LAS PRO­MOS

En­tre las al­ter­na­ti­vas ase­qui­bles es po­si­ble re­no­var flo­re­ros, fras­cos vie­jos, ob­je­tos que usó el año pa­sa­do y to­do lo que se le ocu­rra. Pa’ lo­grar el co­me­ti­do, las pin­tu­ras en ae­ro­sol de la em­pre­sa Rust-Oleum pue­den ser una gran ayu­da. Por ejem­plo, en el ca­so del spray ‘Rust-Oleum Chalk­board’, de la lí­nea ‘Spe­cialty’, puede pin­tar cual­quier su­per­fi­cie y con­ver­tir­la en una ver­da­de­ra pi­za­rra, de ma­ne­ra de po­der co­mu­ni­car­se con su clien­te­la. Y ojo, que es­ta jo­yi­ta per­mi­te pin­tar un es­pa­cio en uno de sus mu­ros, pues­to que es­te pro­duc­to se puede apli­car en ma­de­ra, me­tal o plás­ti­co, en una su­per­fi­cie sú­per li­sa. Lo cho­ri es que se de­mo­ra tan só­lo 24 ho­ras en se­car y que­da lis­to­co para que escriba sus men­sa­jes con ti­za.

OB­JE­TOS QUE BRI­LLAN EN LA OS­CU­RI­DAD

Otra de las al­ter­na­ti­vas es la pin­tu­ra ae­ro­sol lu­mi­no­sa se­mi­trans­pa­ren­te ‘Spe­cialty Glow In The Dark Max’. Es­ta ma­ra­vi­lla les otor­ga a los ob­je­tos el po­der de bri­llar en la os­cu­ri­dad por un pro­me­dio de seis ho­ras. Es­to es sen­ci­llo, ya que al apa­gar­se la luz el ob­je­to pin­ta­do ema­na un bri­llo que se “re­car­ga” gra­tis con la luz na­tu­ral o ar­ti­fi­cial. Es muy fá­cil de apli­car, de se­ca­do rá­pi­do y se puede usar en cual­quier ma­te­rial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.