Les sa­ca­mos la foto com­ple­ta a los eco­pues­tos más ba­ca­nes de Cha­go City

Mi­riam Agui­lar y sus co­le­gas for­man par­te de la ini­cia­ti­va ase­so­ra­da por la Asof y el equi­po téc­ni­co de In­dap, pa­ra acer­car el cul­ti­vo li­bre de quí­mi­cos a los ca­se­ri­tos de la Fe­ria Co­lo Co­lo de Ren­ca. Ade­más, en­tre­gan sus pro­duc­tos a pre­cio jus­to.

La Cuarta - El Comerciante - - MUNDO FERIANTE -

Pues­tos que ven­den fru­tas y hor­ta­li­zas de cul­ti­vo agroe­co­ló­gi­co, sin pes­ti­ci­das y con abo­nos na­tu­ra­les, son las nue­vas apues­tas de las fe­rias per­te­ne­cien­tes a la Con­fe­de­ra­ción Gre­mial Na­cio­nal de Or­ga­ni­za­ción de Fe­rias Li­bres (Asof C.G.) que, ade­más, acor­tan la ca­de­na de co­mer­cia­li­za­ción ofre­cien­do pre­cios mu­cho más ba­ra­te­lis con ali­men­tos de pri­me­ra. Con la ase­so­ría de la Asof y el apo­yo téc­ni­co del Ins­ti­tu­to de Desa­rro­llo Agro­pe­cua­rio (In­dap), se es­tá desa­rro­llan­do en di­ver­sas fe­rias li­bres del país el pro­yec­to de los “Eco­pues­tos”, cu­ya ini­cia­ti­va con­sis­te en un espacio pa­ra la ven­ta de los pro­duc­tos cul­ti­va­dos eco­ló­gi­ca­men­te, en es­te ca­so en las co­mu­nas de Lam­pa y Co­li­na, don­de se es­tá tra­ba­jan­do con pro­duc­to­res y fe­rian­tes, que de­sa- rro­llan es­te ti­po de cul­ti­vo, ca­da vez más de­man­da­dos por la ba­rra pop. Se­gún ex­pli­can des­de Asof, es­te ti­po de agri­cul­tu­ra bus­ca ge­ne­rar un mo­de­lo que to­ma en con­si­de­ra­ción la par­te am­bien­tal, so­cial y cul­tu­ral de la co­mu­ni­dad, cui­dan­do la bio­di­ver­si­dad de los cul­ti­vos, es­ta­ble­cien­do res­pe­to por las dis­tin­tas es­pe­cies, in­clu­si­ve las his­to­rias fa­mi­lia­res. Asi­mis­mo, “im­pul­sa cul­ti­vos de pe­que­ña es­ca­la, que no ha­gan uso de pes­ti­ci­das ni pro­duc­tos tó­xi­cos, que pro­mue­van la agro­bio­di­ver­si­dad, la pre­ser­va­ción de los eco­sis­te­mas y el intercambio co­mer­cial so­li­da­rio en mer­ca­dos lo­ca­les y re­gio­na­les. En es­te ca­so, lo que se bus­ca es que la gen­te de me­no­res in­gre­sos ten­ga ac­ce­so a pro­duc­tos sa­nos y fres­cos a pre­cios ase­qui­bles”.

AMOR POR LA TIE­RRA

Una mues­tra de lo an­te­rior es lo que ocu­rre en la fe­ria Co­lo Co­lo de Ren­ca, ubi­ca­da en Av. Ar­tu­ro Prat con la ca­lle Co­lo Co­lo, la que fun­cio­na los jue­ves y do­min­gos, en­tre las 8.00 y 15.00 ho­ras. Es tal el éxi­to de es­ta ini­ci­ti­va, que los fe­rian­tes del Eco­pues­to de hor­ta­li­zas y hue­vos ase­gu­ran que pa­sa­das las 13.00 ho­ras ya no que­da na­da pa’ ven­der. En es­te mer­ca­do es po­si­ble en­con­trar más de un Eco­pues­to, apo­ya­do por la Aso­cia­ción de Fe­rian­tes, quie­nes han tra­ba­ja­do en con­jun­to con los agri­cul­to­res pa­ra ayu­dar­los a lo­gar la ven­ta di­rec­ta al pú­bli­co y que así ellos va­yan co­no­cien­do es­tos pro­duc­tos que son real­men­te más sa­ni­tos, agroe­co­ló­gi­cos; es de­cir, sin pes­ti­ci­das, quí­mi­cos, ni fer­ti­li­zan­tes ar­ti­fi­cia­les. Aquí la­bu­ra Mi­riam Agui­lar, quien cul­ti­va hor­ta­li­zas y en sus dos in­ver­na­de­ros pro­du­ce rú­cu­la, be­rros, aloe ve­ra y ‘ka­le’, que es co­no­ci­do co­mo un sú­per ali­men­to. Vi­ve en una par­ce­la en Lam­pa y re­ci­be ayu­da de In­dap. Se­gún cuen­ta la da­ma, su pro­duc­ción no es ma­si­va, pe­ro al ojo, “sa­can­do la cuen­ta, se­rán unos 80 ki­los de be­rros al mes y unas 400 le­chu­gas ca­da dos me­ses”, y pa­ra cui­dar su cre­ci­mien­to has­ta el día de la co­se­cha, es­ta pro­duc­to­ra y fe­rian­te uti­li­za bio­fer­ti­li­zan­tes, com­post, hu­mus y bo­cas­hi. “Si te­ne­mos al­gu­na pes­te usa­mos sul­fa­to cál­ci­co o al­gún pre­pa­ra­do con or­ti­ga, ce­bo­lla o ajo”, ver­sea. De ahí que lla­ma tan­to la aten­ción que sus le­chu­gas cues­ten tan só­lo $400 c/u. “En la fe­ria no se pue­de pe­dir más, ade­más que no­so­tros acor­ta­mos la ca­de­na de co­mer­cia­li­za­ción, en­ton­ces nos sa­len más ba­ra­tas que re­ven­der­las”, ex­pli­ca la pro­duc­to­ra eco­ló­gi­ca.

EL CON­TROL BIO­LÓ­GI­CO

En es­te ti­po de pro­duc­ción, que es mu­cho más de­li­ca­da y en me­nor es­ca­la que la in­dus­trial, hay que dor­mir con un ojo abier­to y el otro ce­rra­do, por­que nun­ca se sa­be cuán­do ata­ca­rá una pes­te o al­go si­mi­lar. Cla­ro que tam­po­co es de alar­mar­se tan­to, por­que ca­da pro­duc­tor ma­ne­ja sus pro­pios se­cre­tos y sa­be qué de­be ha­cer fren­te a ca­da si­tua­ción. Mi­riam, por ejem­plo, en­fren­ta la si­tua­ción con bi­chos: “Uso las ‘chi­ni­tas’, que son in­sec­tos be­né­fi­cos pa­ra los cul­ti­vos, y en mar­zo de es­te año com­pré ‘cri­so­pas per­las’, que son pa­re­ci­das a las chi­ni­tas y se re­pro­du­cen rá­pi­da­men­te. Se co­men to­do, no de­jan na­da, y si no hay pla­gas, en­ton­ces se co­men en­tre ellas”, agre­ga.

LOS GRILLOS LA LLE­VAN

Juan Mar­tí­nez vi­ve en Cho­rri­llos, Lam­pa, y es prin­ci­pal­men­te pro­duc­tor de fru­ti­llas y tam­bién par­ti­ci­pa de la ini­cia­ti­va, que a su jui­cio se re­la­cio­na con “no po­der cum­plir con el ci­clo com­ple­to de la pro­duc­ción que va des­de la co­se­cha has­ta la co­mer­cia­li­za­ción”. De­bi­do a es­to, cuen­ta el ti­tán “he­mos es­ta­do in­ter­ac­tuan­do con In­dap, a tra­vés de nues­tra or­ga­ni­za­ción gre­mial, y al­gu­nos sí he­mos lo­gra­do com­ple­tar el ci­clo; es de­cir, sa­car nues­tra pro­duc­ción di­rec­to al con­su­mi­dor y de ahí vie­nen es­tos pues­tos ex­pe­ri­men­ta­les pa­ra ver las pro­ble­má­ti­cas de lo­gís­ti­cas que de­be­mos ex­pe­ri­men­tar”. Las fru­ti­llas del hom­brón son to­pí­si­mas, es­tán li­bres de pes­ti­ci­das, las lim­pia a mano con asa­dor, las cul­ti­va con rie­go tec­ni­fi­ca­do por go­teo y cin­tas du­ran­te 20 mi­nu­tos, cua­tro ve­ces al día, ya que “así ba­ja­mos los cos­tos, te­ne­mos ma­yor ca­pa­ci­dad de com­pe­tir con los de­más y, a la vez, ha­ce­mos que el pro­duc­to sea lo más ino­cuo que se pue­da”, en­fa­ti­za Jua­ni­to, quien al ini­cio de la tem­po­ra­da su­frió las in­cle­men­cias de la nie­bla ma­ña­ne­ra, cu­ya hu­me­dad atra­jo a las ba­bo­sas, las que les ha­cían un ho­yo a la fru­ta y la po­drían, pe­ro a me­di­da que el cli­ma ha ido es­ta­bi­li­zán­do­se la co­sa ha cam­bia­do, por­que, se­gún cuen­ta, el ca­lor atra­jo a los grillos. “Tan­to las chi­ni­tas co­mo los grillos son mis alia­dos, por­que una vez que lle­gan, se en­car­gan de co­mer­se esas ba­bo­sas. Pe­ro si uno no tie­ne esa pa­cien­cia pa­ra ob­ser­var ese equi­li­brio cae en el error de apli­car el pla­gui­ci­da pa­ra evi­tar la mer­ma del 3%, por de­cir al­go. Pe­ro yo pre­fie­ro es­pe­rar y no con­ta­mi­nar mis fru­tar, pa­ra así ge­ne­rar con­cien­cia y así po­der in­ser­tar­me en ese equi­li­brio que me mues­tra la na­tu­ra­le­za”, pre­ci­sa.

A FAL­TA DE ACEITUNAS, BUE­NOS SON LOS HUE­VOS

Elia­na Qui­roz era pro­duc­to­ra de aceitunas en Chi­cau­ma, co­mu­na de Lam­pa, pe­ro des­de que em­pe­zó a en­fren­tar el pro­ble­ma de la es­ca­sez del agua, que in­flu­yó di­rec­ta­men­te en el cul­ti­vo de sus oli­vos, op­tó por dar­le un gi­ro a su vi­da de agri­cul­to­ra. “Hoy pro­duz­co en me­nor can­ti­dad y pa­ra abas­te­cer­me les com­pro a otros ve­ci­nos que sí tie­nen ac­ce­so al agua y pro­du­cen en ma­yor can­ti­dad; pe­ro me am­plié al ru­bro de los hue­vos, por­que los chi­qui­llos de In­dap me die­ron la opor­tu­ni­dad de em­pren­der con ga­lli­nas po­ne­do­ras”, cuen­ta la mu­jer, quien siem­pre ha cria­do plu­mí­fe­ras li­bres o crio­llas co­mo las lla­ma ella, pe­ro só­lo pa’ su con­su­mo per­so­nal. No obs­tan­te, de un tiem­po a es­ta par­te se lan­zó al ga­lli­ne­ro con 100 aves po­ne­do­ras, las que cui­da y ali­men­ta dia­ria­men­te. “En el cria­de­ro yo ten­go que pren­der­les la luz en la no­che. Es muy bo­ni­to, por­que hay que alar­gar­les el día pa­ra que si­gan po­nien­do más, ya que po­nen du­ran­te el día y no es co­mo la gen­te cree, pues po­nen só­lo un hue­vi­to por día”. Fi­nal­men­te, la cria­do­ra con­fie­sa que las ali­men­ta con maíz y “ali­men­to po­ne­do­ra” que trae las vi­ta­mi­nas que ellas ne­ce­si­tan y, de vez en cuan­do, les da unas ho­ji­tas de le­chu­ga pa’ que pi­co­teen y se en­tre­ten­gan con las ver­du­ri­tas. Así que to­do es na­tu­ral, to­do lim­pio y to­do con ca­ri­ño. “¡Si no me cree, pre­gún­te­les a mis ca­se­ri­tas, que ala­ban el co­lor y sa­bor de las ye­mas!”, re­ma­ta.

Elia­na Qui­roz dio un gi­ro en su vi­da y cam­bió las aceitunas por un cria­de­ro de ga­lli­nas.

Las le­chu­gui­tas sin pes­ti­ci­das cues­tan des­de $400 en el Eco­pues­to.

Mi­riam Agui­lar cul­ti­va sus hor­ta­li­zas con bio­fer­ti­li­zan­tes y las de­sin­fec­ta con ajo y pla­gas na­tu­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.