SIEM­PRE SE PUE­DEN PRO­BAR PRO­DUC­TOS AL­TER­NA­TI­VOS

La Cuarta - El Comerciante - - ESTRATEGIAS PARA SU NEGOCIO -

A la ba­rra le in­tere­sa aho­rrar mor­la­cos cuan­do se tra­ta de aseo del ho­gar. “A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre con la hi­gie­ne per­so­nal (y en vir­tud del es­ce­na­rio eco­nó­mi­co ac­tual), los con­su­mi­do­res es­tán ca­da vez más dis­pues­tos a pro­bar pro­duc­tos de lim­pie­za al­ter­na­ti­vos, de­bi­do a que los ofre­ci­dos por las mar­cas co­no­ci­das, en ge­ne­ral, es­tán ele­van­do de­ma­sia­do sus pre­cios”, ex­pli­ca Freddy Vás­quez, je­fe de Ad­mi­nis­tra­ción y Fi­nan­zas de “De­ter­gen­tes JJ”. Pa­ra re­co­no­cer un pro­duc­to de ca­li­dad, co­men­ta que “la vis­co­si­dad de un lim­pia­dor no ne­ce­sa­ria­men­te da cuen­ta de su con­cen­tra­ción. Hay mu­chas for­mas de au­men­tar la vis­co­si­dad de un pro­duc­to sin mo­di­fi­car su con­cen­tra­ción. Es po­si­ble que un pro­duc­to de ba­ja con­cen­tra­ción sea muy vis­co­so. El co­lor tam­po­co es signo ne­ce­sa­rio de con­cen­tra­ción. Un pro­duc­to de ba­ja con­cen­tra­ción con su­fi­cien­te co­lo­ran­te pue­de en­ga­ñar a la vis­ta”. Por eso, es im­por­tan­te pro­bar­lo, com­pa­rar­lo con otros y ver có­mo se man­tie­ne en el tiem­po. Los co­mer­cian­tes tam­bién pue­den ha­cer­lo, pa­ra ven­der el pro­duc­to con co­no­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.