CA­PA­CI­TA­CIÓN

Ca­che có­mo ha­cer bien el “In­ven­ta­rio Fi­nal” de su bo­li­che.

La Cuarta - El Comerciante - - PORTADA -

Ca­da fi­nal de año se pre­sen­ta un nuevo desafío pa­ra to­do co­mer­cian­te bien or­ga­ni­za­do, ya que los ti­ta­nes de las ven­tas se de­ben en­fren­tar a la mi­sión de rea­li­zar el “In­ven­ta­rio Fi­nal del Ejer­ci­cio”, pro­ce­so con­ta­ble que se ha­ce a días de las fes­ti­vi­da­des de Na­vi­dad, con to­da la car­ga de pe­ga que eso im­pli­ca. “El In­ven­ta­rio Fi­nal del Ejer­ci­cio es un pro­ce­so con­ta­ble-ad­mi­nis­tra­ti­vo vi­tal pa­ra la ela­bo­ra­ción del es­ta­do de si­tua­ción fi­nan­cie­ra, pues­to que es­te pro­ce­so in­clu­ye la re­vi­sión de las exis­ten­cias fí­si­cas, versus el sal­do de exis­ten­cias se­gún el sis­te­ma con­ta­ble”, ex­pli­ca Víc­tor Fuentes, pro­fe de Con­ta­bi­li­dad General de Duoc UC, se­de Pa­dre Alon­so de Ova­lle. Y co­mo to­da pe­ga ad­mi­nis­tra­ti­va, es una obli­ga­ción que a ve­ces pue­de qui­tar­le el sue­ño, en Co­mer­cian­te par­la­mos lar­go y ten­di­do con los pro­fes Víc­tor Fuentes y Bea­triz He­rre­ra, di­rec­to­ra de Ca­rre­ras de la Es­cue­la de Ad­mi­nis­tra­ción y Ne­go­cios,

tam­bién de Duoc UC so­bre es­te pro­ce­so, y ellos nos ex­pli­ca­ron con pe­ras y man­za­nas có­mo de­be rea­li­zar es­ta pe­ga. La re­co­men­da­ción eso sí, es ha­cer el in­ven­ta­rio post Na­vi­dad, “por­que en esa fe­cha se ven­de mu­cho y no les va a cua­drar. En­ton­ces, even­tual­men­te la di­fe­ren­cia va a ser muy gran­de y el ob­je­ti­vo de ve­ri­fi­car el nú­me­ro real de pro­duc­tos, versus la con­ta­bi­li­dad re­gis­tra­da no va a lle­gar a buen puer­to”, agre­ga Fuentes. Aun­que no hay un pla­zo má­xi­mo es­ta­ble­ci­do, los aca­dé­mi­cos nos con­ta­ron que sin el in­ven­ta­rio no po­drá rea­li­zar su ba­lan­ce anual y sin el ba­lan­ce ten­drá que de­cir­le chao la De­cla­ra­ción de Ren­ta. “O sea, cuan­do de­ci­mos que no tie­ne multas , efec­ti­va­men­te no las tie­ne, pero es un efec­to do­mi­nó, y si no ha­ces el For­mu­la­rio de Ren­ta, ahí te lle­ga­rán to­das las pe­nas del in­fierno”, sub­ra­ya el experto con tono ani­mo­so, pero de­jan­do en cla­ro que es­to le pue­de traer co­la.

EL LI­BRO CON­TA­BLE

Si es la pri­me­ra vez que oye so­bre el ‘In­ven­ta­rio Fi­nal o del Ejer­ci­cio’, sig­ni­fi­ca que par­ti­mos mao­ma’. La gra­cia de es­te pro­ce­so es que le per­mi­te con­tar los ac­ti­vos o exis­ten­cias -que en de­fi­ni­ti­va son las mer­ca­de­rías fí­si­cas y ma­qui­na­rias que tie­ne en su bo­li­che-. Ade­más, de­be man­te­ner un “Li­bro Con­ta­ble”, don­de re­gis­tre el in­ven­ta­rio anual, tan­to al ini­cio co­mo al fi­nal del año. Es­te de­be es­tar tim­bra­do y au­to­ri­za­do por el SII. No se asus­te pa’ na’, por­que el fa­mo­so li­bri­to se com­pra el día en que abre su ne­go­cio por pri­me­ra vez y lue­go, en ca­so de que se lle­ne, ten­drá que com­prar y tim­brar uno nuevo, pero ojo, no se tra­ta de un li­bro por año.

A CON­TAR, A CON­TAR, QUE EL AÑO SE VA A ACA­BAR...

El “Li­bro Con­ta­ble” es un do­cu­men­to tri­bu­ta­rio y no pue­de te­ner en­mien­das o bo­rro­nes. Por cuan­to los aca­dé­mi­cos re­co­mien­dan ha­cer el con­teo pri­me­ro en un bo­rra­dor. Así que aga­rre un cua­derno y di­bu­je una ta­bla con ca­te­go­rías a su cri­te­rio, ya que “pa­ra rea­li­zar el con­teo, el for­ma­to no es­tá es­ta­ble­ci­do, pero por ele­men­tos de con­trol de­be con­te­ner al me­nos el Detalle (nom­bre úni­co del pro­duc­to), la Can­ti­dad (el to­tal de los pro­duc­tos de ca­da Detalle) y el Va­lor ( va­lo­ri­za­ción de c/ u de los De­ta­lles).

EL VA­LOR DE LOS AC­TI­VOS

Una vez que anotó en su bo­rra­dor el ti­po de pro­duc­to o “Detalle” y la “Can­ti­dad”, lo si­guien­te es el “Va­lor”. La ló­gi­ca in­di­ca que uno ano­ta­ría su pre­cio de ven­ta, pero no es así la co­sa. Exis­ten dos mé­to­dos pa­ra va­lo­ri­zar los ac­ti­vos. y acá se los ex­pli­ca­mos con un ca­so: Du­ran­te el año com­pró las la­tas de atún a $ 500 c/u y lue­go, en su se­gun­da com­pra, pa­gó $600 por c/u. Aho­ra le to­ca fi­jar el va­lor de ca­da la­ta que re­gis­tra­rá en su in­ven­ta­rio, y pa­ra ello pue­de usar el sis­te­ma FIFO o el PPM, tal co­mo lo hi­ci­mos no­so­tros en el si­guien­te ejem­plo: - Sis­te­ma del FIFO – “Pri­me­ro en en­trar, Pri­me­ro en sa­lir”. El pre­cio de va­lo­ri­za­ción que de­be­rá in­gre­sar en su in­ven­ta­rio es de $500 por ca­da la­ta de atún, por­que es el primer pre­cio que pa­gó. - Sis­te­ma PPP - ‘Pre­cio Pro­me­dio Pon­de­ra­do’. La va­lo­ri­za­ción de ca­da la­ta de atún de su in­ven­ta­rio se­rá de $550, ya que se va­lo­ri­za a par­tir del pro­me­dio de las com­pras rea­li­za­das en el pe­río­do. En­ton­ces, co­mo reali­zó dos, y pa­gó $500 la pri­me­ra vez y $600 la se­gun­da, el pro­me­dio del va­lor de ese “Detalle” (atún) es de $550 c/la­ta.

Bea­triz He­rre­ra, di­rec­to­ra de la Es­cue­la de Ad­mi­nis­tra­ción y Ne­go­cios de Duoc UC, se­de Pa­dre Alon­so de Ova­lle.

Víc­tor Fuentes, do­cen­te de Con­ta­bi­li­dad General, Duoc UC, se­de Pa­dre Alon­so de Ova­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.