Los pe­li­gros que im­pli­ca car­gar has­ta la tu­sa a la po­bre jo­yi­ta

Ata­dos a la sus­pen­sión, de­ma­sia­da exi­gen­cia a los fre­nos o ha­cer pe­bre los neu­má­ti­cos son par­te de los pro­ble­mas

La Cuarta - El Comerciante - - VEHÍCULOS COMERCIALES -

Un buen to­co­mo­cho es su­ma­men­te im­por­tan­te la ho­ra de ha­cer cre­cer su ne­go­cio. Por lo mis­mo, te­ner cla­ri­to el uso que le da­re­mos tie­ne que ser un re­qui­si­to im­por­tan­te al mo­men­to de op­tar por su me­dia na­ran­ja de cua­tro rue­das. Co­mo sa­be­mos que la ne­ce­si­dad tie­ne ca­ra de he­re­je, es co­mún ver au­tos co­mer­cia­les más car­ga­dos que la bi­lle­te­ra de Far­kas, negligencia que a la lar­ga nos trae­rá más pro­ble­mas que uti­li­da­des. Si cree que le es­ta­mos dan­do mu­cho co­lor, pres­te aten­ción a los dis­tin­tos pe­li­gros a los que nos ex­po­ne­mos al so­bre­car­gar un vehícu­lo co­mer­cial más que una mu­la. Ma­rio Gon­zá­lez Sán­chez, je­fe de la ca­rre­ra Téc­ni­co Uni­ver­si­ta­rio en Me­cá­ni­ca Au­to­mo­triz, de la Uni­ver­si­dad Téc­ni­ca Fe­de­ri­co San­ta Ma­ría, ex­pli­ca que al te­ner co­mo un eque­co la ca­mio­ne­ta o mó­vil li­ge­ro, “se oca­sio­na un da­ño ma­te­rial con­si­de­ra­ble. Me­cá­ni­ca­men­te, los efec­tos se no­tan prin­ci­pal­men­te en la sus­pen­sión, la cual es­tá di­se­ña­da pa­ra un lí­mi­te de car­ga que vie­ne da­do por el di­se­ño del fa­bri­can­te, es fre­cuen­te tam­bién su­frir una de­for­ma­ción en su cha­sis o en el mo­no­cas­co del vehícu­lo, los neu­má­ti­cos se de­for­man y pue­den lle­gar a des­mon­tar­se o sim­ple­men­te re­ven­tar. Y más gra­ve aún, los fre­nos no es­tán di­se­ña­dos pa­ra des­ace­le­rar una can­ti­dad de ma­sa ma­yor a la que in­di­ca el lí­mi­te de car­ga del vehícu­lo, y por lo tan­to pier­den su efec­ti­vi­dad”. Aho­ra que ca­chó los da­ños que pue­de su­frir su tan­que per­so­nal, pon­ga aten­ción a lo que nos di­ce el aca­dé­mi­co acer­ca de los ries­gos a los cua­les se ex­po­ne el con­duc­tor en el mo­men­to de ma­ne­jar ba­jo es­tas con­di­cio­nes. “Ha­cer es­to es su­ma­men­te ries­go­so, pues­to que nos ex­po­ne­mos a una pér­di­da de es­ta­bi­li­dad, que se pro­vo­ca por al­te­rar el cen­tro de ma­sa del vehícu­lo. Ade­más, los neu­má­ti­cos de­lan­te­ros pier­den ad­he­ren­cia con el pa­vi-

Ma­rio Gon­zá­lez, je­fe de la ca­rre­ra Téc­ni­co Uni­ver­si­ta­rio en Me­cá­ni­ca Au­to­mo­triz, de la Uni­ver­si­dad Téc­ni­ca Fe­de­ri­co San­ta Ma­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.