EM­PA­NA­DAS QUE SON LAS REINAS DEL ZAPATEO

SE­PA CÓ­MO ES­PE­RAR ES­TE 18 EN SU LO­CAL CON LO ME­JOR DE ES­TE RU­BRO GAS­TRO­NÓ­MI­CO.

La Cuarta - El Comerciante - - PORTADA -

Co­rría 1995 e Is­ne­lia Díaz tu­vo que de­jar de tra­ba­jar por pro­ble­mas de de­pre­sión. Su en­ton­ces es­po­so, Gui­ller­mo Ro­drí­guez, se desem­pe­ña­ba en una fá­bri­ca por el suel­do mí­ni­mo. Can­sa­dos de vi­vir ras­gu­ñan­do el día a día, él tu­vo la idea de in­de­pen­di­zar­se y co­men­zar a ven­der co­mi­da… Par­tie­ron con pas­tel de cho­clo y lue­go se di­ver­si­fi­ca­ron; así na­ció “Em­pa­na­da Mía”. Re­par­tían a ne­go­cios del ba­rrio y ven­dían a los ve­ci­nos, ca­mi­na­ban to­do el san­to día y jun­ta­ban pe­so a pe­so, pe­ro na­da los de­tu­vo, to­do era por sa­car ade­lan­te a sus hi­jos. Y ese es­fuer­zo va­lió la pe­na. Es­ta em­pre­sa fa­mi­liar sa­lió pre­mia­da por el Círcu­lo de Cro­nis­tas Gas­tro­nó­mi­cos co­mo uno de los tres me­jo­res en la fa­bri­ca­ción de em­pa­na­das de pino. Lo que par­tió co­mo un em­pren­di­mien­to de un jo­ven ma­tri­mo­nio, hoy reúne a sus tres hi­jos, so­bri­nos y has­ta al nie­to, que si bien no co­ci­na, es par­te fun­da­men­tal de “Em­pa­na­da Mía”. Is­me­nia se emo­cio­na al re­cor­dar sus ini­cios y ape­nas lo­gra creer el re­co­no­ci­mien­to que re­ci­bie­ron tras 22 años de de­di­ca­ción a la co­mi­da chi­le­na.

-¿Có­mo fue ser pre­mia­da por pre­pa­rar una de las tres em­pa­na­das más ri­cas de San­tia­go?

- Só­lo le pue­do dar gra­cias a Dios, si aún no me lo creo. Es­ta es la pri­me­ra vez que ga­na­mos y no lo he asi­mi­la­do. No­so­tros so­mos una em­pre­sa fa­mi­liar, que he­mos pa­sa­do por al­tos y ba­jos, he­mos de­ja­do mu­chas co­sas de la­do pa­ra po­der sa­lir ade­lan­te.

- Si ha­bla­mos del pa­sa­do, ¿cuál era en ese en­ton­ces su ma­yor mo­ti­va­ción?

- Sa­lir ade­lan­te, avan­zar por la fa­mi­lia, por mis tres hi­jos. So­mos una fa­mi­lia de es­fuer­zo, no te­nía­mos pre­pa­ra­ción, pe­ro la fuer­za de vo­lun­tad nos hi­zo avan­zar.

- Me ima­gino que el ca­mino no fue fá­cil…

- He­mos te­ni­do al­tos y ba­jos. En­tre­me­dio nos se­pa­ra- mos con mi es­po­so, pe­ro aun así se­gui­mos tra­ba­jan­do jun­tos.

- ¿Se­rá esa unión lo que los lle­vó a ga­nar es­te año?

- Fue gra­cias a la per­se­ve­ran­cia, ca­ri­ño, en­tre­ga y unión co­mo fa­mi­lia.

EL GRAN PO­DIO

Co­mo es tra­di­ción ca­da año an­tes del 18, el Círcu­lo de Cro­nis­tas Gas­tro­nó­mi­cos es­co­gió los tres lo­ca­les más ba­ca­nes en la pre­pa­ra­ción de la em­pa­na­da de pino. El pri­mer pues­to se lo lle­vó “Ro­sa­lía” (Pas­tor Fer­nán­dez 15521, Lo Bar­ne­chea). La pre­sea por el se­gun­do lu­gar la ob­tu­vo “La Non­na” (Pal­mas de Ma­yor­ca 156, La Rei­na). Y el ter­cer pues­to fue pa­ra los ca­pe­ru­zos de “Em­pa­na­da Mía” (Ave­ni­da Pe­rú 1471, Re­co­le­ta). La ofer­ta de “Em­pa­na­da Mía” es va­ria­da y los pre­cios to­tal­men­te ac­ce­si­bles. La de pino, que­so, es­pa­ño­la y ve­ge­ta­ria­na, en­tre otras, a solo $1.350. La me­cha­da que­so cues­ta $1.800. Y la es­tre­lla del ne­go­cio, la pro­pues­ta es­pe­cial de la ca­sa que lle­va que­so cre­ma, to­cino, ce­bo­lla ca­ra­me­li­za­da y cham­pi­ño­nes, lo que tie­ne un va­lor de $2.500. Y co­mo el pú­bli­co es va­ria­do, tam­bién hay con car­ne de so­ya y ve­ge­ta­ria­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.