en un dulce ne­go­cio

Cuan­do un pro­fe­sor de ma­te­má­ti­cas de­ci­de lle­var a la reali­dad su se­gun­da pa­sión, es por­que el amor por lo que ha­ce es más fuer­te. Ga­briel Chacón, tras nue­ve años en­se­ñan­do, se atre­vió a su­mar otra ac­ti­vi­dad a su ru­ti­na y dio vi­da a su em­pre­sa, que fa­bri­ca

La Cuarta - El Comerciante - - ESTA ES MIPYME -

Ga­briel Chacón, de 34 años, de­jó su vi­da san­tia­gui­na por ir­se tras su amor a Ran­ca­gua, don­de tra­ba­ja co­mo pro­fe­sor de ma­te­má­ti­cas. Si bien su día a día es aje­trea­do y co­rre de un la­do a otro -co­mo buen maes­tro-, no por ello de­jó de la­do su ma­yor pa­sión: el cho­co­la­te. Ga­briel es pa­dre de tres hi­jas y cuan­do sin­tió que el di­ne­ro es­ta­ba muy jus­to, co­men­zó a pen­sar en un em­pren­di­mien­to: el cho­co­la­te era la op­ción a tra­ba­jar y tras me­ses de es­tu­diar el te­ma, jun­tar los ma­te­ria­les que se re­quie­ren, apren­der téc­ni­cas y di­se­ñar el lo­go de su ne­go­cio, na­ció Arez­zo, em­pren­di­mien­to que aga­rró vue­lo a pa­sos agi­gan­ta­dos. “El cho­co­la­te es co­mo las emo­cio­nes, siem­pre es­tá pre­sen­te en la vi­da del ser hu­mano: al­guien na­ce, le re­ga­lan cho­co­la­tes a la ma­dre o al pa­dre; te enamo­ras y re­ga­las cho­co­la­tes; las pe­nas… pa­ra qué de­cir co­mo se mi­ti­gan: ¡con ki­los de cho­co­la­te!”, co­men­tó el jo­ven maes­tro. Los ma­te­ria­les con que fa­bri­ca ca­da uno de sus bom­bo­nes son no­bles, ca­cao bel­ga al 80%. Y eso no es to­do: “Los re­lle­nos son na­tu­ra­les con mu­chas de las fru­tas co­se­cha­das por mis pro­pias ma­nos, un lu­jo gas­tro­nó­mi­co”. Pe­ro que es­tá ase­qui­ble a cual­quie­ra, pues los pre­cios van des­de los $3.000 a $5.000.

DE A PO­QUI­TO

Des­de ha­ce un año el pro­fe em­pe­zó a jun­tar “go­ta a go­ta” to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra fa­bri­car bom­bo­nes. Es­pá­tu­las, mol­des de po­li­car­bo­na­to, una pla­ca de már­mol, im­ple­men­tos de co­ci­na, ca­jas, en­vol­to­rios, eti­que­tas y un sin­fín de ad­mi­nícu­los que subían el cos­to de su in­ver­sión.

Can­sa­do de es­pe­rar a te­ner el di­ne­ro su­fi­cien­te, co­men­zó a pe­dir ayu­da a fa­mi­lia­res y ami­gos y se lan­zó a la pis­ci­na. “¡Más de un año pen­san­do en es­to! No me pue­do echar pa­ra atrás, si si­go es­pe­ran­do te­ner pla­ta pa­ra ini­ciar, ¡em­pe­za­ré mi em­pre­sa a los 60 años! Cuan­do me vi es­te año con el 80% de lo ne­ce­sa­rio pa­ra par­tir, lo hi­ce”, di­jo el experto cho­co­la­te­ro. Quie­nes deseen com­prar sus bom­bo­nes pue­den con­tac­tar­lo a tra­vés de Fa­ce­book bus­can­do Arez­zo Cho­co­la­tes y en­viar un men­sa­je.

PA­RA CON­TAC­TAR­LOS, BUS­QUE EN FA­CE­BOOK AREZ­ZO CHO­CO­LA­TES Y EN­VÍE UN MEN­SA­JE.

Con sus pro­pias ma­nos Ga­briel va ar­man­do los bom­bo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.