EN BA­JA­DAS DE AGUAS LLU­VIAS

Ya sea en PVC o de me­tal, es­tos sis­te­mas son im­por­tan­tes de re­em­pla­zar en épo­ca es­ti­val.

La Cuarta - El Constructor - - PORTADA -

DI­SE­ÑO, DU­RA­BI­LI­DAD Y ECO­NO­MÍA

Fe­liz­men­te, pa’ los so­ci­tos que se de­di­can a la ins­ta­la­ción y/o pe­gas de re­pa­ra­ción de ca­na­le­tas y ba­ja­das de agua, el mer­ca­do tie­ne una am­plia ofer­ta, tan­to en ma­te­rial de PVC co­mo me­tá­li­cas. Es­to es una ven­ta­ja pa’ los ca­pos de los pi­tu­tos, quie­nes de­ben es­tar al pie del ca­ñón cuan­do apa­re­cen es­tos tra­ba­jos.

Só­lo pa’ que va­yan ca­chan­do, am­bos ma­te­ria­les tie­nen sus ven­ta­jas y des­ven­ta­jas:

A. Fren­te a los gol­pes, las de PVC re­sis­ten me­jor; las de me­tal pue­den de­for­mar­se y abo­llar­se con ma­yor fa­ci­li­dad.

B. Si ne­ce­si­ta re­em­pla­zar un tra­mo, el PVC es más sen­ci­llo de re­pa­rar, por­que los en­sam­bles que se usan pa­ra ins­ta­lar sus par­tes se ar­man y des­ar­man rá­pi­da­men­te, lo que no ocu­rre con las pie­zas me­tá­li­cas, cu­yas par­tes es­tán sol­da­das o se­lla­das con si­li­co­na.

C. En cuan­to a la es­té­ti­ca, de­be­rá ele­gir el ma­te­rial que es­té más de acuer­do con la ar­qui­tec­tu­ra del pa­la­ce­te. En es­te ca­so, es im­por­tan­te es­tar aten­to al lu­po y ase­so­rar al clien­te. Ca­na­le­tas de me­tal per­mi­ten va­ria­dos di­se­ños; las de PVC tie­nen per­fi­les y di­se­ños pre­de­fi­ni­dos de fá­bri­ca.

D. Res­pec­to de los mor­la­cos, las me­tá­li­cas pue­den ser más eco­nó­mi­cas.

QUE NO LE EN­TRE AGUA AL BO­TE

Una de las co­sas que de­ben cui­dar los ca­pos de las re­pa­ra­cio­nes, res­pec­to de las ca­na­le­tas y ba­ja­das, es que el ta­ma­ño de és­tas de­be ser en re­la­ción con la su­per­fi­cie de cu­bier­ta que des­agua.

I. Pa­ra evi­tar que se re­ba­sen, ten­ga pre­sen­te que nor­mal­men­te una ba­ja­da sir­ve pa­ra eva­cuar apro­xi­ma­da­men­te 65 m2 de su­per­fi­cie de te­cho.

II. Ade­más, és­tas de­ben que­dar ubi­ca­das pre­fe­ren­te­men­te en los ex­tre­mos de la ca­na­le­ta.

III. El nú­me­ro de ba­ja­das ne­ce­sa­rias de­pen­de de la pen­dien­te de la ca­na­le­ta.

LAS ME­TÁ­LI­CAS AÚN SAL­VAN

La ha­bi­li­dad y las he­rra­mien­tas son las me­jo­res com­pa­ñe­ras del maes­tro es­pe­cia­lis­ta. En ca­so de, por ejem­plo, re­pa­rar una ca­na­le­ta y ba­ja­da de me­tal:

1. Lo pri­me­ro es sa­ber dón­de es­tá la go­te­ra y lue­go mar­car­la con un lá­piz.

2. Se re­co­mien­da li­jar la su­per­fi­cie don­de se en­cuen­tra el agu­je­ro.

3. Si la go­te­ra tie­ne un diá­me­tro me­nor a 2 cm, se pue­de apli­car ta­pa­go­te­ras con una es­pá­tu­la pa­ra lue­go de­jar se­car y que el men­jun­je ha­ga lo su­yo.

4. Por el con­tra­rio, si el agu­je­ro es más gran­de que el que que­dó en el ar­co de los croa­tas cuan­do Chi­li­to les ga­nó a pe­na­les, en la ‘Chi­na Cup’, en ese ca­so de­be­rá co­lo­car un par­che que sea del mis­mo ma­te­rial que el de la ca­na­le­ta o la ba­ja­da.

5. En cuan­to a las unio­nes de ca­na­le­tas, ras­pe la unión con un cla­vo o cu­chi­llo car­to­ne­ro y lim­pie bien con ce­pi­llo. Lue­go se apli­ca una si­li­co­na es­pe­cial en­tre la sec­ción de la ca­na­le­ta y la co­ne­xión, tan­to por den­tro co­mo por fue­ra.

Diez años pue­den du­rar las unio­nes con si­li­co­na en ca­na­le­tas de me­tal; lo an­te­rior de­pen­de­rá del cli­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.