SU BUEN RIE­GO PA’ NO SA­TU­RAR

La Cuarta - El Constructor - - EL CAPERUZO -

Lo im­por­tan­te de es­ta eta­pa es no sa­tu­rar el sue­lo, por­que eso des­tru­ye su es­truc­tu­ra, lo com­pac­ta y lo lava. Pa­ra sa­ber cuán­do re­gar, se pue­de guiar con los si­guien­tes in­di­ca­do­res:

- Cuan­do se pisa el cés­ped y las pi­sa­das que­dan mar­ca­das, sig­ni­fi­ca que al sue­lo le fal­ta hu­me­dad y, por lo tan­to, ne­ce­si­ta rie­go.

- En cam­bio, si las pi­sa­das des­apa­re­cen rá­pi­da­men­te, es por­que el sue­lo es­tá hú­me­do, por lo que no hay ne­ce­si­dad de re­gar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.