TA­LEN­TO DE TI­TÁN.

El “Me­jor Maes­tro” de Chi­le nos con­tó có­mo la hi­zo pa’ ga­nar­se ese tí­tu­lo.

La Cuarta - El Constructor - - PORTADA -

Re­né Con­tre­ras vi­ve en Tal­ca, tie­ne su se­ño­ra y un hi­jo de ocho años, que ya le to­ma las he­rra­mien­tas pa’ se­guir los pa­sos de su tai­ta. El hom­brón, quien di­ce que es un “mul­ti­maes­tro”, por­que les ha­ce a to­das las áreas de la cons­tru, se ins­cri­bió vía in­ter­net y lo lla­ma­ron pa’ que via­ja­ra a Cha­go City a par­ti­ci­par en el mambo. Pa’ lle­gar a ser el me­jor maes­tro, Con­tre­ras cuen­ta que par­tió ha­cien­do mue­bles, ha­ce apro­xi­ma­da­men­te unos 15 años de ma­ne­ra es­po­rá­di­ca, por­que te­nía otro tra­ba­jo. “Lue­go me de­di­qué a la cons­truc­ción. La ver­dad es que soy mul­ti­ser­vi­cio, por­que pres­to ser­vi­cios de gas­fi­te­ría, elec­tri­ci­dad, ce­ra­mis­ta, pi­so flo­tan­te, car­pin­te­ría y al­ba­ñi­le­ría”, suel­ta.

El com­pi­pa es in­de­pen­dien­te des­de ha­ce cin­co ca­len­da­rios, y ase­gu­ra que le ha ido muy bien. “De he­cho, aho­ra ten­go har­to tra­ba­jo, y más aho­ra por ha­ber sa­li­do el me­jor maes­tro. La gen­te me es­tá lla­man­do más se­gui­do. En Tal­ca no me falta la pega y me han sa­li­do tam­bién en San­tia­go”, ex­pli­ca.

Prue­bas del te­rror

Re­cor­de­mos que el so­ci­to fue el ga­na­dor del cer­ta­men que or­ga­ni­za des­de ha­ce unos años So­di­mac en la Es­ta­ción Ma­po­cho, don­de Re­né su­peró to­das las prue­bas que le pu­sie­ron los jue­ces del con­cur­so pa­ra lle­var­se un fur­gón. “En la fe­ria de ca­pa­ci­ta­ción se rea­li­za­ron cua­tro prue­bas. La pri­me­ra fue pin­tar cua­tro su­per­fi­cies dis­tin­tas. Ha­bía que ele­gir el ma­te­rial y la he­rra­mien­ta apro­pia­da, se­gún la su­per­fi­cie, y con­tra el re­loj”, suel­ta de en­tra­da el ca­pe­ru­zo.

- ¡Chu­ta! ¿Y qué pa­só con la segunda?

- Con­sis­tió en pre­sen­tar un pro­yec­to de in­no­va­ción. So­di­mac plan­teó tres pro­pues­tas: pre­sen­tar un pro­yec­to con una mul­ti­he­rra­mien­ta, la segunda op­ción con­sis­tía en crear un sis­te­ma de tras­la­do de he­rra­mien­tas y ma­te­ria­les que fue­se adap­ta­ble a cual­quier vehícu­lo, y la ter­ce­ra, crear un sis­te­ma in­no­va­dor de se­gu­ri­dad, pa­ra evi­tar la pér­di­da y ro­bo de he­rra­mien­tas.

- ¿Con eso re­sul­tó ele­gi­do el “más me­jor”?

- No, la ter­ce­ra prue­ba cons­tó de cin­co es­ta­cio­nes de tra­ba­jo.

- ¿No me es­té...?

- En la pri­me­ra hu­bo que ins­ta­lar una se­rie de ar­te­fac­tos de ba­ño, lue­go ha­cer equi­li­brio so­bre un tro­zo de ma­de­ra de dos pul­ga­das de an­cho pa­ra cru­zar un puen­te, te­nien­do en la mano un tu­bo de PVC con una bo­li­ta en el in­te­rior, sin que es­ta se ca­ye­ra y sin po­ner el pie en el sue­lo. Des­pués, hu­bo que ar­mar un ca­jón de mue­ble con su ti­ra­dor. La cuar­ta par­te, des­ator­ni­llar una ma­ri­po­sa que es­ta­ba en perno de 20 cm de lar­go y vol­ver a in­ser­tar­la en otro perno. Por úl­ti­mo, es­ti­rar una huin­cha de me­dir en for­ma ver­ti­cal, has­ta al­can­zar la ma­yor al­tu­ra posible sin que se do­ble.

- Oi­ga, ya me can­sé...

- Has­ta es­te pun­to par­ti­ci­pá­ba­mos cin­co maes­tros; una vez fi­na­li­za­das to­das las prue­bas se su­ma­ban los pun­tos y los tres pri­me­ros lu­ga­res pa­sa­ban a la fi­nal.

- ¿En­ton­ces, la cuar­ta prue­ba de­ci­dió al más ba­cán de los maes­tros? - Sí. Fue de co­no­ci­mien­to y teo­ría, don­de ha­bía que res­pon­der cin­co pre­gun­tas des­de la muy fá­cil, fá­cil, me­dia­na, di­fí­cil y muy di­fí­cil. Al fi­nal, ga­né al su­mar el pun­ta­je de las cua­tro prue­bas.

- ¿Pa’ qué le pre­gun­to si es­tá con­ten­to con es­te tí­tu­lo?, por­que, ade­más, se lle­vó un fur­gón a Tal­ca co­mo pre­mio.

- De par­ti­da muy fe­liz, por­que a mí y cual­quier maes­tro que tra­ba­ja, el ga­nar un vehícu­lo de tra­ba­jo es lo óp­ti­mo, lo ideal. Me sien­to muy fe­liz. La ver­dad es un re­co­no­ci­mien­to a los maes­tros que ha­ce So­di­mac, y se agra­de­ce. Con eso a uno lo ins­tan a su­pe­rar­se ca­da vez más. La camioneta Chan­gan la ocu­pa­ré pa­ra mi tra­ba­jo, por­que an­tes te­nía que pa­gar fle­tes pa­ra tras­la­dar mis he­rra­mien­tas y ma­te­ria­les y ahí gas­ta­ba mu­cho, así que me vie­ne co­mo ani­llo al de­do el pre­mio.

Es­fuer­zo y hu­mil­dad a to­da prue­ba

Con­tre­ras apro­ve­chó las pá­gi­nas de re­vis­ta Constructor y man­dó un men­sa­je a to­dos los ti­ta­nes de Chi­li­to: “Pre­pá­ren­se, ca­pa­cí­ten­se, es­fuér­cen­se por me­jo­rar aún más sus ca­pa­ci­da­des que tie­nen, pa­ra que sus tra­ba­jos me­jo­ren aún más. Los clien­tes son los más be­ne­fi­cia­dos. Eso es po­si­ti­vo. Yo no soy el me­jor maes­tro de Chi­le, soy uno de los me­jo­res, y creo que hay mu­chos que son muy su­pe­rio­res a mí, no me pue­do arro­gar el tí­tu­lo del me­jor”, ce­rró.

SO­CI­TO TU­VO QUE SOR­TEAR CUA­TRO PELUDAS TA­REAS PA’ PO­DER QUE­DAR­SE CON EL TÍ­TU­LO DEL “MÁS ME­JOR” Y LLE­VAR­SE LA CAMIONETA CHAN­GAN A LA SÉP­TI­MA RE­GIÓN, CO­MO MÁ­XI­MO PRE­MIO.

EL TI­TÁN, ADE­MÁS DEL TÍ­TU­LO, SE LLE­VÓ UN TO­CO­MO­CHO PA’ SU CA­SA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.