LAS YUNTAS DEL HOR­MI­GÓN

ES­TE CLÁ­SI­CO PRO­DUC­TO SI­GUE SIEN­DO EL REY IN­DIS­CU­TI­DO EN TO­DO TI­PO DE PRO­YEC­TOS, CO­MO TÚ­NE­LES, PUEN­TES O LA CONS­TRUC­CIÓN DE IN­MUE­BLES. LA TEC­NO­LO­GÍA TAM­BIÉN HA PUES­TO LO SU­YO, LO QUE OBLI­GA AL TROESMA A CAPACITARSE.

La Cuarta - El Constructor - - PORTADA -

Los cons­tan­tes avan­ces per­mi­ten tra­ba­jar mu­cho me­jor y más rá­pi­do con es­te fiel pro­duc­to, el rey in­dis­cu­ti­do de las obras.

1. SEGURIDAD Y ES­TÉ­TI­CA

Los ti­ta­nes que tra­ba­jan en fae­nas ca­chan que es­te ma­te­rial pé­treo es el fa­vo­ri­to en to­do pro­yec­to de cons­truc­ción. Es mu­cho más que ce­men­to, ári­dos, agua y adi­ti­vos es­pe­cia­les. El hor­mi­gón es­tá pre­sen­te en caleta de cons­truc­cio­nes, sin im­por­tar el ta­ma­ño de las edi­fi­ca­cio­nes.

Se pue­de ob­te­ner de va­rias for­mas:

- Pre­pa­rar­lo a ma­no­pla, a la vie­ja usan­za.

- Sa­co que vie­ne lis­téi­lor, só­lo se de­be agre­gar agua a la mez­cla.

- A tra­vés de ca­mio­nes mi­xer, que lle­van el ma­te­rial di­rec­ta­men­te a las fae­nas des­de plan­tas hor­mi­go­ne­ras.

2. CA­PA­CI­TA­CIÓN

Por otro li­tro, el avan­ce y la in­no­va­ción en los sis­te­mas de cons­truc­ción obli­gan al ti­tán de los andamios a te­ner que sa­car­le hu­mi­to al ma­te.

El tam­bién di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de la Cons­truc­ción, en re­pre­sen­ta­ción del Ins­ti­tu­to del Ce­men­to y del Hor­mi­gón de Chi­le (ICH), Au­gus­to Holm­berg, tie­ne cla­ri­ta la pe­lí­cu­la: “Siem­pre es im­por­tan­te capacitarse en las nue­vas tec­no­lo­gías que van apa­re­cien­do pa­ra me­jo­rar la cons­truc­ción con hor­mi­gón. La ca­li­dad y la seguridad de nues­tras cons­truc­cio­nes pa­san por la ca­li­dad con la cual los maes­tros cons­tru­yen la obra, por lo que su ex­pe­rien­cia y en­tre­na­mien­to es fun­da­men­tal”, sen­ten­cia el es­pe­cia­lis­ta.

3. TEC­NO­LO­GÍA Y APLI­CA­CIÓN

La tec­no­lo­gía ha per­mi­ti­do avan­ces co­to­tos en el hor­mi­gón, co­mo la exis­ten­cia de adi­ti­vos que, por ejem­plo, le dan a la ma­sa re­sis­ten­cia tem­pra­na y otros que otor­gan co­lor. Sin em­bar­go, no son las úni­cas pa­pi­tas que re­sal­tan. Exis­ten dos jo­yi­tas re­la­ti­va­men­te re­cien­tes que han te­ni­do gran im­pac­to en los úl­ti­mos años: “El hor­mi­gón bom­bea­do, que per­mi­te lle­var­lo a gran al­tu­ra a tra­vés de tu­be­rías, y el se­gun­do, el ‘shot­cre­te’, que es el hor­mi­gón pro­yec­ta­do o lan­za­do con gran pre­sión pa­ra re­cu­bri­mien­to, es­pe­cial­men­te de tú­ne­les”, ex­pli­ca Fernando Yáñez, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de la Cons­truc­ción, en re­pre­sen­ta­ción de la Uni­ver­si­dad de Chi­le. Ade­más de ser­vir pa’ cons­truir los pa­la­ce­tes, el hor­mi­gón en­tre­ga so­lu­cio­nes en in­fra­es­truc­tu­ras com­ple­jas, co­mo tú­ne­les, por ejem­plo la cons­truc­ción del Me­tro de Chago City; tam­bién en mi­ne­ría, es­pe­cial­men­te con hor­mi­gón pro­yec­ta­do, y la edi­fi­ca­ción en al­tu­ra.

MA­QUI­NA­RIA TOP Fernando Yáñez cuen­ta que, ac­tual­men­te, los ar­te­fac­tos más pi­ru­los son: el sis­te­ma de bom­beo y los equi­pos ro­bo­ti­za­dos pa­ra el shot­cre­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.