EL CAPERUZO.

La ais­la­ción tér­mi­ca es un tre­men­do hit en in­vierno.

La Cuarta - El Constructor - - PORTADA -

AS­PEC­TOS A CON­SI­DE­RAR EN UN PRO­YEC­TO

Cuan­do un pa­la­ce­te cuen­ta con una bue­na ais­la­ción tér­mi­ca, el ca­lor in­terno pro­du­ci­do por un sis­te­ma de ca­le­fac­ción no de­be ge­ne­rar in­con­ve­nien­tes ni pér­di­da de ener­gía; por otro li­tro, en verano, esa mis­ma ais­la­ción de­bie­ra im­pe­dir que el ca­lor ex­terno del caregallo in­gre­se a la ru­ca, ha­cien­do que és­ta se man­ten­ga fres­ca.

Pe­ro pa­ra que tal ma­ra­vi­lla ocurra se de­be po­ner aten­ción en zo­nas del in­mue­ble don­de la ener­gía se pier­de, co­mo por ejemplo:

Ven­ta­nas:

Cuan­do un pa­la­ce­te tie­ne ca­le­ta de vi­drio, pue­de ga­nar mu­cho ca­lor en el día, pe­ro tam­bién lo pue­de per­der rá­pi­do en la no­che. Exis­ten soluciones que re­suel­ven es­te di­le­ma, co­mo las ven­ta­nas ter­mo­pa­nel.

Mu­ros:

Los mu­ros de hor­mi­gón ar­ma­do de­ben re­for­zar­se, por­que son los que más pier­den ca­lor. El con­cre­to re­for­za­do es una bue­na so­lu­ción pa­ra cap­tar y man­te­ner una tem­pe­ra­tu­ra agra­da­ble den­tro de la vi­vien­da.

Cie­lo:

Es muy im­por­tan­te te­ner cla­ra la zo­na en que se en­cuen­tra la vi­vien­da, por­que ello de­ter­mi­na­rá el gro­sor del ais­lan­te. Por ejemplo, de la zo­na cen­tral has­ta Puer­to Montt, es­te de­be ser de 5 cm de es­pe­sor. Lo ideal es ais­lar con fi­bra de vi­drio. Los ais­lan­tes tér­mi­cos de­ben cu­brir el má­xi­mo de su­per­fi­cie de la par­te su­pe­rior de los mu­ros, jus­to don­de es­tos se en­cuen­tran con los te­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.