Lo que hay que sa­ber de la ela­bo­ra­ción de per­fi­les y tu­bos

Am­bos pro­duc­tos pro­vie­nen del ace­ro y tie­nen dis­tin­tas pre­sen­ta­cio­nes

La Cuarta - El Constructor - - EL CAPERUZO - ALE­JAN­DRO GA­LAZ Do­cen­te de la Es­cue­la de Cons­truc­ción de Duoc UC, se­de Mai­pú.

An­tes de en­ten­der qué son los per­fi­les y los “tu­bos” en el mun­do de los ace­ros, de­be­mos com­pren­der pri­me­ro có­mo es su pro­ce­so de fa­bri­ca­ción, ya que es­to de­ter­mi­na­rá su for­ma y sus ca­pa­ci­da­des es­truc­tu­ra­les.

En Chi­le exis­ten dos for­mas de pro­du­cir el ace­ro. Una, por me­dio de la ex­trac­ción de ma­te­rial de la cor­te­za de la tie­rra, y dos, por me­dio del re­ci­cla­je. Am­bas for­mas tra­ba­jan de ma­ne­ra muy dis­tin­ta en su pro­ce­so de pro­duc­ción; en el pri­mer ca­so, se ex­trae la roca vi­va de ma­te­rial, se tras­la­da a zo­nas de aco­pio, pa­sa por un pro­ce­so de mo­lien­da y lue­go se lle­va a al­tos hor­nos que de­rri­ten el ma­te­rial, lo que ge­ne­ra así el ace­ro lí­qui­do.

La se­gun­da for­ma se rea­li­za por me­dio del re­ci­cla­je del ace­ro (cha­ta­rra), que a su vez se cla­si­fi­ca por su ta­ma­ño y ti­po de ma­te- Este pro­ce­so no uti­li­za me­dios de com­bus­tión, por lo que tam­po­co se in­tro­du­cen im­pu­re­zas, lo que per­mi­te que el re­sul­ta­do sea ace­ro lí­qui­do mu­cho más lim­pio en su com­po­si­ción. rial. Una vez cla­si­fi­ca­do, se lle­va a un horno de ar­co eléc­tri­co y se le in­tro­du­ce una ba­rra de elec­tro­do; es­ta ge­ne­ra una des­car­ga eléc­tri­ca con­tro­la­da que per­mi­te de­rre­tir el con­te­ni­do a 1.930°Cel­sius.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.