CLA­SI­FI­CA­CIÓN Y TI­POS

La Cuarta - El Constructor - - EL CAPERUZO -

Las mallas electrosoldadas se cla­si­fi­can en las de ti­po Cy R, que se re­fie­re a si la tra­ma es cua­dra­da o rec­tan­gu­lar. Ade­más, pue­den in­cor­po­ran la ca­rac­te­rís­ti­ca de la eco­no­mía de bor­de, lo que sig­ni­fi­ca que las úl­ti­mas dos o cua­tro barras po­seen un diá­me­tro re­du­ci­do pa­ra no du­pli­car la sec­ción de ace­ro en esa área. Un dato que hay que to­mar en cuen­ta es que la pre­sen­ta­ción co­mer­cial de es­tos pro­duc­tos pue­de ser en pa­ne­les o en ro­llos.

Uno de los usos más co­mu­nes es la uti­li­za­ción pa­ra re­du­cir fi­su­ra­ción por re­trac­ción en ra­die­res. Es­to con­sis­te en instalar una malla a unos 25 mm de la su­per­fi­cie del hor­mi­gón, uti­li­zan­do se­pa­ra­do­res pa­ra mantener la malla en su po­si­ción y con un tras­la­po ma­yor a 20 cm.

Es im­por­tan­te siem­pre con­si­de­rar la can­ti­dad y ti­po ade­cua­do de re­fuer­zos de ace­ro pa­ra hor­mi­gón, so­bre to­do cuan­do el ele­men­to que se cons­tru­ye tie­ne una fun­ción es­truc­tu­ral, por lo que es im­pres­cin­di­ble que un pro­fe­sio­nal re­co­mien­de el uso de es­tos ele­men­tos.

Lo an­te­rior no es ne­ce­sa­rio si se tra­ta de una malla gal­va­ni­za­da que se uti­li­ce, por ejemplo, pa­ra cie­rres pe­ri­me­tra­les o jau­las de ani­ma­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.