Car­pas son idea­les pa­ra bo­de­gas, ca­si­nos y dis­tin­tas pe­gas en las obras.

LA EM­PRE­SA ‘TOPTENT’ CUEN­TA CON JO­YAS QUE PUE­DEN USAR­SE CO­MO CASINO, CAMARINES PA­RA LOS TI­TA­NES O BO­DE­GAS DE AL­MA­CE­NA­JE. ADE­MÁS, ES­TÁN DI­SE­ÑA­DAS PA’ RE­SIS­TIR TO­DO TI­PO DE IN­CLE­MEN­CIAS DEL TIEM­PO.

La Cuarta - El Constructor - - PORTADA -

Las in­cle­men­cias del tiem­po siem­pre han im­pli­ca­do un desafío pa­ra los cons­truc­to­res de pro­yec­tos de obras ci­vi­les, mi­ne­ros o in­dus­tria­les. Lu­char con­tra el ca­lor, el frío, la llu­via o el vien­to es par­te de las con­se­cuen­cias que sig­ni­fi­can do­blar­le la mano a la na­tu­ra­le­za en una ru­ta o en la ex­ca­va­ción de una. An­te esa ne­ce­si­dad, los com­pi­pas de ‘Toptent’ tie­nen unas co­to­tas car­pas in­dus­tria­les di­se­ña­das pa­ra bo­de­gas o in­clu­so pa­ra mon­tar una ex­po con stands te­cha­dos, si es que eso es lo que re­quie­re.

La fir­ma cuen­ta con dis­tin­tas me­di­das se­gún la pro­pues­ta pa­ra ca­da clien­te. In­clu­so, tam­bién sir­ven pa’ ins­ta­lar­las en las fae­nas co­mo camarines y co­me­do­res, o bo­de­gas pa­ra pro­te­ger los ma­te­ria­les de cons­truc­ción, en el ca­so de pe­gas que se de­ban rea­li­zar en zo­nas más ais­la­das o in­hós­pi­tas.

Las joyitas es­tán he­chas con te­las de al­ta du­ra­bi­li­dad, con te­ji­do po­liés­ter, re­cu­bier­tas de PVC por am­bos la­dos. Diego Hui­do­bro, ge­ren­te ge­ne­ral de ‘Toptent’, suel­ta que, ade­más, tie­nen una mem­bra­na sin­té­ti­ca “im­permea­ble, tra­ta­mien­to con fil­tro UV, te­la block out en el te­cho y re­tar­dan­te al fue­go”. El eje­cu­ti­vo re­sal­ta que son fá­ci­les de ins­ta­lar, ya que cuen­tan con es­truc­tu­ra fun­cio­nal. La tec­no­lo­gía apli­ca­da les per­mi­te so­por­tar “con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ex­tre­mas, co­mo llu­via, frío, ca­lor, nie­ve y ven­tis­cas”, sos­tie­ne el eje­cu­ti­vo.

Con­sul­ta­do el je­fa­zo de la fir­ma si es­tas joyitas sir­ven tam­bién pa’ las obras de cons­truc­ción, Hui­do­bro afir­ma que han te­ni­do clien­tes “que las pi­den pa­ra dos co­sas, uno pa­ra uti­li­zar­la co­mo casino y camarines pa­ra el uso de las per­so­nas que tra­ba­jan en la obra mien­tras se cons­tru­ye, co­mo tam­bién pa­ra bo­de­gas de al­ma­ce­na­je de ma­te­ria­les, que ge­ne­ral­men­te van pe­ga­das a la obra”. Por otro li­tro, Hui­do­bro cuen­ta que una de las ne­ce­si­da­des sur­gi­das al mo­men­to de arren­dar la car­pa “es por­que exis­ten ma­te­ria­les de la cons­truc­ción que al ser ex­pues­tos a tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas pier­den sus pro­pie­da­des”.

Arrien­dos des­de los 500 m2 de su­per­fi­cie

La fir­ma arrien­da las car­pas, sin em­bar­go, tam­bién pue­den ven­der a tra­vés de pe­di­dos es­pe­cia­les. “Nues­tro ne­go­cio es el arrien­do de for­ma tem­po­ral y en al­gu­nos ca­sos pa­san a ser más bien per­ma­nen­tes por me­ses o años. En ca­sos es­pe­cia­les, cuan­do un clien­te re­quie­re una car­pa con me­di­das muy es­pe­cí­fi­cas, las man­da­mos a fa­bri­car y se las ven­de­mos”, ex­pli­ca Hui­do­bro. Sin em­bar­go, “el fo­co es el arrien­do”, re­cal­ca.

La em­pre­sa brin­da un ser­vi­cio fun­cio­nal, que in­clu­ye ins­ta­la­ción, man­ten­ción, am­plia­ción y ga­ran­tías de cin­co años a to­da la es­truc­tu­ra y de las te­las, pe­ro siem­pre que en am­bos ca­sos se usen de ma­ne­ra co­rrec­ta.

Las di­men­sio­nes pue­den va­riar en an­cho y lar­go, pe­ro siem­pre con­si­de­ran­do una al­tu­ra su­pe­rior a los ocho me­tros en el cen­tro, y cu­bren una su­per­fi­cie que pue­de ser de 500, 1.000 o más de 1.500 me­tros cua­dra­dos. Lo que de­pen­de del re­que­ri­mien­to de ca­da clien­te. Ojo, que los tiem­pos de ins­ta­la­ción va­rían en­tre los cua­tro días y una se­ma­na, siem­pre que se res­pe­ten los pro­to­co­los es­ta­ble­ci­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.