EL CAPERUZO. La téc­ni­ca del hor­mi­gón siem­pre es­tá en cons­tan­te evo­lu­ción.

ES­TOS ELEMENTOS DE UNA CONS­TRUC­CIÓN DE­BEN SER LA FOR­TA­LE­ZA NE­CE­SA­RIA PA­RA SO­POR­TAR TO­DA LA ES­TRUC­TU­RA O AGUAN­TAR EL TRÁN­SI­TO DE PER­SO­NAS Y VEHÍCU­LOS. POR LO MIS­MO, SIEM­PRE DE­BE TE­NER PRE­SEN­TES ES­TOS CON­CEP­TOS BÁ­SI­COS.

La Cuarta - El Constructor - - PORTADA -

1. NO­CIO­NES ELE­MEN­TA­LES

Am­bos elementos re­pre­sen­tan una fun­ción es­pe­cí­fi­ca en la cons­truc­ción de un in­mue­ble y se di­fe­ren­cian en lo si­guien­te:

- El ra­dier es una pla­ta­for­ma ho­ri­zon­tal que se usa pa­ra ci­men­tar cons­truc­cio­nes li­via­nas, co­mo vi­vien­das de ma­de­ra y al­ba­ñi­le­ría, sir­vien­do tan­to de fun­da­ción co­mo ba­se pa­ra los pa­vi­men­tos in­te­rio­res. En su cons­truc­ción y pro­yec­ción se de­be con­si­de­rar que tie­ne que so­bre­sa­lir del te­rreno na­tu­ral unos 20 cm, a fin de evi­tar que la hu­me­dad cir­cun­dan­te en­tre con fa­ci­li­dad al edi­fi­cio.

- En tan­to, las fun­da­cio­nes son los elementos cons­truc­ti­vos más im­por­tan­tes en una cons­truc­ción. Su fun­ción es brin­dar una ba­se rí­gi­da que lo­gre una in­ter­ac­ción sue­lo-es­truc­tu­ra.

Es­ta es­truc­tu­ra per­mi­te so­por­tar el pe­so de la edi­fi­ca­ción y trans­mi­tir es­tas car­gas al sue­lo de fun­da­ción (es­tá­ti­cas y di­ná­mi­cas).

2. LOS TI­POS MÁS CO­MU­NES DE FUN­DA­CIO­NES

Exis­ten va­rios ti­pos de fun­da­cio­nes, pe­ro las más co­mu­nes son:

- Co­rri­das: uni­das en to­da lon­gi­tud y pe­rí­me­tro de la edi­fi­ca­ción.

- Ais­la­das: que no tie­nen víncu­los de unión con la fun­da­ción ma­triz.

- Za­pa­tas: ci­mien­tos en zonas ais­la­das de la es­truc­tu­ra.

- Pi­lo­tes: ci­mien­tos cons­ti­tui­dos por una za­pa­ta, que se apo­ya so­bre un gru­po de pi­lo­tes o co­lum­nas.

- Vi­gas: elementos de unión en­tre za­pa­tas y fun­da­cio­nes.

CI­MIEN­TO Y SO­BRE­CI­MIEN­TO

- El ci­mien­to per­mi­te trans­mi­tir el pe­so de la es­truc­tu­ra ha­cia la fun­da­ción. Ge­ne­ral­men­te, se con­si­de­ra el uso de bo­lo­nes des­pla­za­do­res, que son pie­dras de can­to re­don­do que tie­nen por fi­na­li­dad re­du­cir el cos­to de la obra, a tra­vés de la dis­mi­nu­ción de la can­ti­dad de hor­mi­gón re­que­ri­do pa­ra es­tas es­truc­tu­ras.

- Por su par­te, el so­bre­ci­mien­to es un ele­men­to que trans­mi­te las car­gas des­de el mu­ro al ci­mien­to, y se hor­mi­go­nea con dis­tin­ta do­si­fi­ca­ción y ca­li­dad a la del ci­mien­to.

3. OB­SER­VA­CIÓN PA­RA CONS­TRUIR CON CA­LI­DAD

Pa­ra una co­rrec­ta cons­truc­ción de los ci­mien­tos, es bueno que con­si­de­re lo si­guien­te:

- Ti­po de te­rreno y pen­dien­te del mis­mo.

- Pro­fun­di­dad y an­cho de la fun­da­ción (em­plan­ti­lla­do y ci­mien­to).

- Pro­fun­di­dad y an­cho del so­bre­ci­mien­to.

- Do­si­fi­ca­ción de los hor­mi­go­nes (can­ti­dad de are­na, ri­pio, ce­men­to y agua).

- Ubi­ca­ción de las pa­sa­das de las ins­ta­la­cio­nes.

PON­GA OJO:

La ex­ca­va­ción pa­ra ci­mien­to, ex­cep­to en ro­ca, de­be pro­fun­di­zar­se has­ta un ni­vel tal que se ob­ten­ga una pro­tec­ción se­gu­ra con­tra los efec­tos del agua su­per­fi­cial y de las he­la­das.

La pro­fun­di­dad mí­ni­ma de los ci­mien­tos de hor­mi­gón de­be ser de 60 cm, de­bien­do pe­ne­trar és­tos a lo me­nos 20 cm en las ca­pas no re­mo­vi­das del te­rreno.

Pa­ra una buena ter­mi­na­ción en la su­per­fi­cie se re­co­mien­da el uso de re­glas, lla­nas o pla­ta­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.