Azu­le­jos son una gran al­ter­na­ti­va pa­ra la de­co­ra­ción.

CON ES­TE TI­PO DE RE­CU­BRI­MIEN­TO SE PUE­DE EN­GA­LA­NAR TAN­TO EL IN­TE­RIOR COMO EL EX­TE­RIOR DE UNA CA­SA O DE­PAR­TA­MEN­TO.

La Cuarta - El Constructor - - PORTADA -

1. PRO­TE­GEN Y DE­CO­RAN

Los azu­le­jos son pie­zas de ce­rá­mi­ca de po­co es­pe­sor, ge­ne­ral­men­te cua­dra­das, don­de una de sus ca­ras pue­de ser li­sa o en re­lie­ve; mo­no­cro­má­ti­ca o po­li­cro­má­ti­ca y vi­dria­da. Es­ta úl­ti­ma ca­rac­te­rís­ti­ca se lo­gra como re­sul­ta­do de la coc­ción de un ma­te­rial a ba­se de es­mal­te que se tor­na im­permea­ble y bri­llan­te. En­tre sus prin­ci­pa­les apli­ca­cio­nes se en­cuen­tran los re­cu­bri­mien­tos de ca­sas pa­ra in­te­rior o pa­ra ex­te­rior.

FA­BRI­CA­CIÓN

- Se fa­bri­can a par­tir de un ba­rro ho­mo­gé­neo y es­ta­ble con ar­ci­llas muy re­fi­na­das. Lue­go de una pri­me­ra coc­ción a al­tas tem­pe­ra­tu­ras, se cu­bre con un lí­qui­do con el que se con­si­gue el vi­dria­do.

- En la cons­truc­ción se uti­li­za prin­ci­pal­men­te como ele­men­to de­co­ra­ti­vo y su evo­lu­ción dio ori­gen a lo que hoy se co­no­ce como ce­rá­mi­cas de­co­ra­ti­vas, mo­sai­cos y por­ce­la­na­tos. Es­tán orien­ta­das a las ter­mi­na­cio­nes.

Ven­ta­jas

- Tie­nen gran re­sis­ten­cia al agua y la hu­me­dad.

- Son fá­cil de lim­piar.

- No pier­de el bri­llo y pig­men­ta­ción.

- Atrac­ti­vo vi­sual, es­té­ti­co y de­co­ra­ti­vo.

- Apor­te im­per­mea­bi­li­zan­te en áreas hi­dráu­li­cas.

2. TRA­TA­MIEN­TO DE LA SU­PER­FI­CIE

An­tes de pe­gar es­te ma­te­rial, se de­be pro­cu­rar lo si­guien­te: Que el mu­ro es­té ru­go­so y li­bre de im­pu­re­zas.

Un día an­tes, eli­mi­nar del mu­ro sa­les y flo­res­cen­cias con una so­lu­ción de áci­do mu­riá­ti­co y agua en ra­zón de 1:3 par­tes. An­tes de pe­gar los azu­le­jos, se de­be hu­me­de­cer el mu­ro con se­llan­te acrí­li­co con un ro­di­llo.

Si los azu­le­jos se co­lo­can en mu­ro de con­cre­to, el mor­te­ro de­be ser del ti­po AC, es de­cir, pa­ra su­per­fi­cie ru­go­sa que no re­quie­re pi­car­se. Por el con­tra­rio, si las ce­rá­mi­cas y/o azu­le­jos son ins­ta­la­dos en su­per­fi­cies que no se pue­den pi­car, como el ye­so-cartón, fi­bro­ce­men­to o ma­de­ra, en ese ca­so se apli­ca el mor­te­ro DA (Do­ble Adhesivo).

3. PRE­PA­RE EL MOR­TE­RO DE PE­GA

Pa­ra la pre­pa­ra­ción del mor­te­ro, se de­be ver­ter agua de ama­sa­do en 1/3 de se­llan­te acrí­li­co por ca­da 15 li­tros de agua.

- El tra­ta­mien­to con se­llan­te acrí­li­co es pa­ra fa­vo­re­cer la ad­he­ren­cia y ca­pa­ci­dad re­sis­ten­te del mor­te­ro de pe­ga in­cor­po­ra­do al re­ves­ti­mien­to y lue­go al mu­ro.

Lue­go, in­cor­po­re la so­lu­ción al mor­te­ro en la ca­rre­ti­lla. Re­vuel­va la mez­cla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.