Conozca los con­se­jos pa­ra pro­te­ger­se de los ra­yos UV.

ES­PE­CIA­LIS­TAS DE LA ACHS Y LA MU­TUAL DE SE­GU­RI­DAD EN­TRE­GAN VA­LIO­SOS TIPS PA­RA CUI­DAR SU SALUD, ES­PE­CIAL­MEN­TE EN PRI­MA­VE­RA Y VE­RANO, ÉPO­CA EN LA QUE LOS ÍN­DI­CES DE RA­DIA­CIÓN UL­TRA­VIO­LE­TA SE DIS­PA­RAN.

La Cuarta - El Constructor - - PORTADA -

De­fi­ni­ti­va­men­te el sol lle­gó con to­do y quie­nes lo sa­ben son los maes­tros de las obras que tra­ba­jan ex­pues­tos gran par­te del día a los ra­yos UV, ra­dia­ción que, de no ser blo­quea­da, ten­drá un efec­to acu­mu­la­ti­vo en la piel y le po­dría sig­ni­fi­car con­traer cán­cer y en­fer­me­da­des aso­cia­das.

Pa­ra evitar es­tos tre­men­dos dra­mas de salud, la cla­ve es la edu­ca­ción, por lo mis­mo es que va­le la pena se­guir los si­guien­tes con­se­jos desa­rro­lla­dos por es­pe­cia­lis­tas en el te­ma.

EFEC­TO ACU­MU­LA­TI­VO

Ber­nar­di­ta Cu­bi­llos, mé­di­co je­fe de Me­di­ci­na del Tra­ba­jo del Hos­pi­tal del Tra­ba­ja­dor de la Aso­cia­ción Chi­le­na de Se­gu­ri­dad (ACHS), ex­pli­ca que ca­da tra­ba­ja­dor de­be te­ner con­cien­cia del ries­go de las ra­dia­cio­nes UV pa­ra la piel. “El da­ño so­lar es acu­mu­la­ti­vo, es de­cir, el ries­go del desa­rro­llo del da­ño au­men­ta con la do­sis de ex­po­si­ción. Se pue­de pre­ve­nir usan­do ele­men­tos de pro­tec­ción per­so­nal ade­cua­dos”. Pa­ra la pro­fe­sio­nal, es im­por­tan­te “en­ten­der el ries­go con sus di­fe­ren­tes ni­ve­les de pe­li­gro­si­dad pa­ra po­der rea­li­zar prevención. Siem­pre de­be ocu­par pro­tec­tor so­lar, in­vierno y ve­rano”.

EL CÁN­CER MÁS AGRE­SI­VO

Por su par­te, Iván Sil­va, mé­di­co y je­fe de Pro­yec­tos de Pro­mo­ción de la Salud de la Mu­tual de Se­gu­ri­dad, des­cri­be los efec­tos ne­ga­ti­vos de la ra­dia­ción UV en la salud, ta­les como “que­ma­du­ras de la piel, cán­cer y en­fer­me­da­des a la piel, en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de la piel y da­ños ocu­la­res”. Sil­va aña­de que de acuer­do a di­fe­ren­tes es­tu­dios el cán­cer me­la­no­ma, el cual es el cán­cer cu­tá­neo más agre­si­vo, “es uno de los que ha au­men­ta­do su in­ci­den­cia en for­ma im­por­tan­te en el mun­do. De acuer­do a la ‘Guía Téc­ni­ca Ra­dia­ción Ul­tra­vio­le­ta de Ori­gen So­lar’ ela­bo­ra­da por el Mi­nis­te­rio de Salud, en Chi­le se ob­ser­vó un au­men­to de 105% en la in­ci­den­cia de es­te ti­po de cán­cer en­tre los años 1992 y 1998. Res­pec­to de las de­fun­cio­nes, la ta­sa de mor­ta­li­dad pa­ra am­bos se­xos en­tre los años 1999 y 2005, au­men­tó en 0,7 pun­tos”, cie­rra.

Ber­nar­di­ta Cu­bi­llos, del Hos­pi­tal del Tra­ba­ja­dor (ACHS).

Iván Sil­va, de la Mu­tual de Se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.