MOR­TE­ROS QUE BRIN­DAN CA­LI­DAD A CA­DA OBRA

Pro­duc­tos de es­te ru­bro per­mi­ten rea­li­zar tra­ba­jos en al­ba­ñi­le­ría y otras ter­mi­na­cio­nes.

La Cuarta - El Constructor - - PORTADA -

1. EL REY DE LOS PRO­YEC­TOS

Co­mo de seguro mu­chos maes­tros lo sa­ben, pe­ro que no es­tá de más re­cor­dar­lo, es­pe­cial­men­te pa­ra los nue­vos tra­ba­ja­do­res que se in­te­gran al mun­do de la cons­truc­ción, el mor­te­ro es una mez­cla de ári­dos, ce­men­to y agua, o ce­men­to, are­na, cal y agua que, a di­fe­ren­cia del hor­mi­gón, no tie­ne gra­va (pie­dras que so­bre­pa­sen los 1,68 mm de diá­me­tro). Una de las apli­ca­cio­nes más usa­das es pa­ra cons­truir mu­ros de al­ba­ñi­le­ría. Por ejem­plo, pa­ra es­te tra­ba­jo se uti­li­za mor­te­ro de pe­ga con ári­dos fi­nos en­tre hi­la­das del ladrillo.

2. LO QUE OFRE­CE EL MER­CA­DO:

- Mor­te­ro de pe­ga pa­ra al­ba­ñi­le­ría

con­fi­na­da y re­for­za­da: se usa pa­ra blo­ques de hor­mi­gón y la­dri­llos he­chos a mano y a má­qui­na.

- Mor­te­ros de pi­so: desa­rro­lla­dos pa­ra la ni­ve­la­ción y el afi­na­do de pi­sos de ra­die­res o lo­sas (in­clu­so con sis­te­ma de ca­le­fac­ción ra­dian­te).

- Mor­te­ro de re­pa­ra­ción (ver­sión con o sin im­per­mea­bi­li­dad): se uti­li­za en obras de ni­ve­la­ción de su­per­fi­cies in­te­rio­res, re­pa­ra­ción de grie­tas su­per­fi­cia­les, re­ta­pes y el en­lu­ci­do de mu­ros in­te­rio­res.

- Es­tu­cos: idea­dos pa­ra mu­ros in­te­rio­res sin re­que­ri­mien­to de im­per­mea­bi­li­dad (se­gún re­que­ri­mien­tos). Exis­ten va­ria­cio­nes en los ári­dos, de es­te mo­do se pue­den ob­te­ner dis­tin­tas ter­mi­na­cio­nes en la su­per­fi­cie de tra­ba­jo.

- Ad­he­si­vos ce­rá­mi­cos: fór­mu­la idea­da pa­ra la ins­ta­la­ción, en mu­ros y pi­sos, de ce­rá­mi­cas y pie­dra pi­za­rra, en­tre otros. Exis­ten ver­sio­nes pa­ra in­te­rior y ex­te­rior, con o sin pre­sen­cia de hu­me­dad.

- Mor­te­ro tér­mi­co: es­te pro­duc­to es­tá di­se­ña­do pa­ra con­se­guir ais­la­ción tér­mi­ca (mu­ros ex­te­rior/in­te­rior). Ade­más, es­te ti­po de pro­duc­to re­du­ce la for­ma­ción de hu­me­dad.

- Mor­te­ro li­viano con in­cor­po­ra­ción

de fi­bras: ac­túa co­mo un ma­te­rial li­via­na en car­gas muer­tas. Con es­te pro­duc­to se pue­de co­rre­gir ni­ve­les, cu­brir ca­ñe­rías.

- Mor­te­ro pa­ra ni­ve­la­ción: for­mu­la­do pa­ra la ni­ve­la­ción de lo­sas y ra­die­res in­te­rio­res. Una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te ti­po de pro­duc­tos es que se pue­de tran­si­tar en po­cas ho­ras de ha­ber­se apli­ca­do.

3.VEN­TA­JAS QUE SE IM­PO­NEN

La in­dus­tria del ru­bro ha fa­ci­li­ta­do enor­me­men­te la la­bor de los maes­tros al ofre­cer una gran va­rie­dad de mor­te­ros pre­do­si­fi­ca­dos que vie­nen lis­tos en sa­cos con las do­si­fi­ca­cio­nes exac­tas, a los que sólo se les de­be agre­gar agua. La ven­ta­ja de es­ta for­ma de tra­ba­jo se re­fle­ja en lo si­guien­te:

- Fá­cil de tra­ba­jar en es­pa­cios don­de no es po­si­ble aco­piar el ma­te­rial pa­ra fa­bri­car­lo.

- Ma­yor lim­pie­za en el en­torno de la cons­truc­ción.

- Per­mi­te rea­li­zar pre­su­pues­tos más exac­tos.

- Ge­ne­ra ahorro de tiempo.

El al­ma­ce­na­mien­to de los sa­cos de mor­te­ro se de­be ha­cer en re­cin­tos que es­tén pro­te­gi­dos por el sol y la llu­via, en am­bien­tes se­cos y ven­ti­la­dos. Ade­más, se de­ben api­lar ais­la­dos de mu­ros y pi­sos con una al­tu­ra, re­co­men­da­ble, que no su­pere los 12 sa­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.