Una re­vi­sión a las prin­ci­pa­les cla­ses de mor­te­ros

La Cuarta - El Constructor - - MODERNICE SU HERRAMIENTA -

En la cons­truc­ción, el mor­te­ro es­tá com­pues­to por una mez­cla de agua, ce­men­to, are­na y al­gún otro con­glo­me­ran­te co­mo cal u otros adi­ti­vos, que nos per­mi­ten pe­gar la­dri­llos o blo­ques de hor­mi­gón, que en ese caso se tra­ta­ría de un mor­te­ro de pe­ga. En cam­bio, si lo que ha­ce­mos es afi­nar un mu­ro con una car­ga, en­ton­ces es­te se­ría un mor­te­ro de es­tu­co. Por el con­tra­rio, si se uti­li­za pa­ra rea­li­zar un tra­ta­mien­to se ha­bla de mor­te­ros de re­pa­ra­ción que vie­nen pre­do­si­fi­ca­dos.

Los mor­te­ros son mez­clas plás­ti­cas que sir­ven co­mo ma­te­rial de aga­rre pa­ra unir las pie­dras o la­dri­llos que in­te­gran las obras de cons­truc­ción y pa­ra re­ves­tir­los con en­lu­ci­dos o re­vo­cos. Con­sis­te en una mez­cla de un con­glo­me­ran­te (ce­men­to, cal, ye­so) jun­to a are­na y agua. Con­tra­ria­men­te a otros ma­te­ria­les cons­truc­ti­vos, el mor­te­ro tie­ne la pe­cu­lia­ri­dad de ser em­plea­do en muy dis­tin­tas apli­ca­cio­nes en edi­fi­ca­ción. Los dis­tin­tos ti­pos de mor­te­ros son al­go co­no­ci­do por la ma­yo­ría de maes­tros que ten­gan al­gu­na ex­pe­rien­cia en cons­truc­ción.

De ce­men­to y are­na

El mor­te­ro de ce­men­to es un ma­te­rial de cons­truc­ción ob­te­ni­do al mez­clar are­na y agua con ce­men­to, que ac­túa co­mo con­glo­me­ran­te.

Se uti­li­za:

- Pa­ra en­lu­ci­dos, zó­ca­los y co­rri­do de cor­ni­sas, se apli­ca una par­te de ce­men­to por dos de are­na.

- Pa­ra re­vo­ques im­permea­bles, una par­te de ce­men­to y una de are­na.

- Pa­ra en­lu­ci­dos de pa­vi­men­to, en­fos­ca­dos, bó­ve­das ta­bi­ca­das y mu­ros muy car­ga­dos, uti­li­zar una par­te de ce­men­to por tres de are­na.

- Pa­ra mu­ros car­ga­dos, can­te­rías de la­dri­llos se pue­de uti­li­zar un ti­po de mor­te­ro más or­di­na­rio de una par­te de ce­men­to por cinco de are­na.

- Pa­ra mor­te­ros más po­bres usa­re­mos siem­pre una par­te de ce­men­to por seis, ocho o diez par­tes de are­na, mu­ros sin car­ga y re­lle­nos pa­ra so­la­dos, res­pec­ti­va­men­te.

De cal y are­na

Los mor­te­ros de cal, for­ma­dos por cal, are­na y agua, se ca­rac­te­ri­zan por su gran plas­ti­ci­dad, por lo que per­mi­ten una gran va­rie­dad de tra­ba­jos ar­te­sa­na­les. Me­dian­te la co­rrec­ta apli­ca­ción de los mor­te­ros de cal se con­si­guen me­jo­res ter­mi­na­cio­nes, más fle­xi­bles, re­sis­ten­tes y du­ra­de­ras, man­te­nien­do la es­té­ti­ca ori­gi­nal.

Si se usa co­mo re­vo­que es mu­cho más ba­ra­to que el en­ye­sa­do y tam­bién mu­cho más rá­pi­do y sim­ple de apli­car, pe­ro su su­per­fi­cie, una vez aca­ba­da, aun­que que­da li­sa pre­sen­ta cier­ta gra­nu­lo­si­dad.

Los mor­te­ros de cal y are­na se usan:

- Pa­ra re­vo­ques, una par­te de cal por dos de are­na.

- Pa­ra en­lu­ci­dos se uti­li­za­rá una par­te de cal por una de are­na.

- Pa­ra mu­ros de la­dri­llos, una par­te de cal y tres de are­na.

- Pa­ra mu­ros de mam­pos­te­ría, una par­te de cal por cua­tro de are­na.

Do­cen­te de la Es­cue­la de Cons­truc­ción de Duoc UC, se­de Mai­pú. ALE­JAN­DRO GALAZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.