CÓ­MO AC­TUAR FREN­TE A UNA DES­CAR­GA ELÉC­TRI­CA RE­CI­BI­DA POR UN COM­PA­ÑE­RO

Siem­pre se­rá me­jor to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra pre­ve­nir es­te ti­po de ac­ci­den­tes, sin em­bar­go, si ocu­rre es bueno sa­ber qué ha­cer pa­ra ayu­dar al co­le­ga afec­ta­do.

La Cuarta - El Constructor - - PREVENCIÓN - JORGE PAR­DO SO­TO

Las des­car­gas eléc­tri­cas y un pa­ro car­dio­rres­pi­ra­to­rio son dos si­tua­cio­nes que se pue­den pre­sen­tar al su­frir un con­tac­to eléc­tri­co. Se de­be es­tar pre­pa­ra­do y ca­pa­ci­ta­do pa­ra ac­tuar.

Ha­bi­tual­men­te, los ac­ci­den­tes re­la­cio­na­dos con la electricidad ocu­rren por con­di­cio­nes y ac­cio­nes in­se­gu­ras. Fren­te a ello, es me­jor es­tar pre­pa­ra­do pa­ra pres­tar los pri­me­ros au­xi­lios al afec­ta­do.

Cé­sar Mu­ñoz es gerente téc­ni­co en SEF (Se­gu­ri­dad Eléc­tri­ca & Fue­go) e in­ge­nie­ro eléc­tri­co de la USACH, ade­más es ex­per­to en pre­ven­ción de ries­gos, con más de 15 años de ex­pe­rien­cia en sis­te­mas eléc­tri­cos de po­ten­cia y se­gu­ri­dad en el ho­gar. El es­pe­cia­lis­ta en­tre­ga con­se­jos pa­ra el mo­men­to en que un tra­ba­ja­dor se en­cuen­tra con una per­so­na que ha­ya es­ta­do en con­tac­to con ener­gía eléc­tri­ca o que es­té en esa si­tua­ción. Pa­ra ello, se de­ben rea­li­zar los si­guien­tes pa­sos:

- A. Con al­gún ele­men­to ais­lan­te (ma­de­ro se­co, ele­men­to plás­ti­co o guan­tes ais­lan­tes) in­ten­tar re­ti­rar a la per­so­na afec­ta­da del pun­to ener­gi­za­do.

- B. Tam­bién es urgente cor­tar la ener­gía eléc­tri­ca, des­de el dis­yun­tor (au­to­má­ti­co) ge­ne­ral, de la vi­vien­da o re­cin­to.

- C. Eva­lúe si la per­so­na se en­cuen­tra cons­cien­te o in­cons­cien­te (há­ble­le o de lo con­tra­rio ejer­za un pe­que­ño do­lor a tra­vés de un pe­lliz­co pa­ra sa­ber si la víc­ti­ma res­pon­de).

- D. Lla­me in­me­dia­ta­men­te al ser­vi­cio de ur­gen­cia (am­bu­lan­cia 131, bom­be­ros 132) o a al­gún nú­me­ro de res­ca­te con el cual ten­ga con­ve­nio (mu­tua­li­da­des, ser­vi­cios de ur­gen­cia, etc.).

- E. Cuan­do lla­me pi­dien­do apo­yo, en­tre­gue la si­guien­te in­for­ma­ción bá­si­ca: edad apro­xi­ma­da, se­xo, cons­cien­te o in­cons­cien­te y ti­po de le­sión pro­ba­ble.

- F. Si tie­ne el co­no­ci­mien­to y en­tre­na­mien­to, eva­lúe si res­pi­ra y si tie­ne pul­so. Si no res­pi­ra, se de­be rea­li­zar res­pi­ra­ción bo­ca a bo­ca o a tra­vés de un res­pi­ra­dor. Si no tie­ne pul­so, se de­be eje­cu­tar ma­nio­bras de re­su­ci­ta­ción car­dio­pul­mo­nar (RCP). Si se cuen­ta con un

des­fi­bri­la­dor y si la per­so­na tie­ne ca­pa­ci­ta­ción en el uso

de és­te, aplí­que­lo a la víc­ti­ma.

- G. Man­ten­ga con co­ber­to­res a la víc­ti­ma has­ta que la uni­dad de res­ca­te es­pe­cia­li­za­da lle­gue al lu­gar. No de­je

de ob­ser­var­la y eva­luar­la. Ve­ri­fi­que la exis­ten­cia de que­ma­du­ras, he­mo­rra­gias, le­sio­nes por gol­pes (trau­mas) u otras.

Cé­sar Mu­ñoz, gerente téc­ni­co de SEF.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.