AISLACIÓN TÉR­MI­CA DE PRI­ME­RA

LAS NO­VE­DA­DES Y ÚL­TI­MA TEC­NO­LO­GÍA DE ES­TE RU­BRO QUE SIEM­PRE SE ACTUALIZA.

La Cuarta - El Constructor - - PORTADA - Jor­ge Pardo So­to

Ma­te­ria­les co­mo la la­na de vi­drio y mi­ne­ral, así co­mo el po­li­es­ti­reno ex­pan­di­do, son los más ha­bi­tua­les pa­ra pro­te­ger la ca­sa, ade­más de con­tar con un di­se­ño que ayude a evi­tar puen­tes tér­mi­cos, que son los que per­mi­ten la fu­ga de ca­lor. Un co­rrec­to tra­ba­jo en es­te te­ma ase­gu­ra un há­bi­tat sano pa­ra las per­so­nas que ocu­pa­rán el in­mue­ble.

En las fae­nas cons­truc­ti­vas, la in­cor­po­ra­ción de aislación tér­mi­ca es fun­da­men­tal. Es­te sis­te­ma ten­drá co­mo fin evi­tar los cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra, dis­mi­nu­yen­do la fu­ga o in­gre­so de ca­lor des­de el in­te­rior al ex­te­rior o vi­ce­ver­sa. Lo an­te­rior de­pen­de­rá de la es­ta­ción del año y de la zo­na cli­má­ti­ca don­de se si­túe la obra.

Con el uso co­ti­diano de la vi­vien­da, es­pe­cial­men­te en in­vierno, exis­te una fuer­te ge­ne­ra­ción de va­por de agua o hu­me­dad, pro­duc­to

de ac­ti­vi­da­des ta­les co­mo res­pi­rar, co­ci­nar, ca­le­fac­cio­nar, du­char­se, et­cé­te­ra. To­da esa hu­me­dad no de­be in­gre­sar a los mu­ros. Pa­ra ello, se de­be ins­ta­lar una ba­rrea de va­por con­ti­nua, la que, ade­más, de­be per­mi­tir que cual­quier fu­ga al in­te­rior del pa­nel sal­ga al ex­te­rior. Pa­ra es­to se uti­li­zan re­ves­ti­mien­tos y ba­rre­ras se­mi­permea­bles de modo

de ge­ne­rar un há­bi­tat sano pa­ra el gru­po fa­mi­liar. Los ma­te­ria­les más uti­li­za­dos pa­ra la aislación tér­mi­ca son, en­tre otros: - Po­li­es­ti­reno ex­pan­di­do - La­na de vi­drio

- La­na mi­ne­ral.

Aten­ción con los puen­tes tér­mi­cos

Ade­más, otro fac­tor a con­si­de­rar pa­ra un buen ais­la­mien­to es evi­tar los puen­tes tér­mi­cos. Sin em­bar­go, es­to por sí so­lo no ase­gu­ra el con­fort y aho­rro ener­gé­ti­co si es que no va acom­pa­ña­do

de otra se­rie de me­di­das, co­mo un buen di­se­ño del in­mue­ble pa­ra cap­tar la ener­gía del sol y al­ma­ce­na­mien­to en in­vierno y di­si­pa­ción en ve­rano.

Pa­ra que un ais­la­mien­to tér­mi­co fun­cio­ne bien se de­ben con­si­de­rar dos pun­tos: - Dón­de se co­lo­ca

- Có­mo fun­cio­na. Re­cuer­de que no sir­ve de na­da la co­lo­ca­ción de un buen ais­lan­te si se dejan puen­tes tér­mi­cos que per­mi­tan la fu­ga de ca­lo­rías a tra­vés de ellos.

Carlos Gal­da­mes Do­cen­te de In­ge­nie­ría y Téc­ni­co en Cons­truc­ción en Duoc UC, se­de Ala­me­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.