La jo­yi­ta con ove­rol siem­pre fi­le­te

To­ma­mos no­ta de los Jun­to a dos ca­pe­ru­zos de­be­mos te­ner con prin­ci­pa­les cui­da­dos que que mue­ve nues­tro la in­ver­sión mo­to­ri­za­da em­pren­di­mien­to.

La Cuarta - En Cuatro ruedas - - CONSEJOS -

No fal­tan los com­pi­pas que le dan co­mo ta­rro a su ca­mio­li­ta, fur­gón o to­co que sea y que es el so­cio no­ble y ape­rra­do de nues­tro ne­go­ci­to. Cuan­do es­ta es la ac­ti­tud, chi­qui­llas y chi­qui­llos, y ce­ro cui­da­do, la in­ver­sión -que no es chi­ca- se nos pue­de ir a las pai­las.

Nues­tro ami­go Car­los Ca­se­lle, ge­ren­te y ca­po­ral de ser­vi­cio li­via­nos de Sal­fa, nos da­teó en la ore­ji­ta. Ano­ten: “En el ca­so de los neu­má­ti- mil km de­ben pa­sar pa­ra una man­ten­ción. No es­ti­rar el chi­cle de la re­vi­sión has­ta 15 mil. cos, se re­co­mien­da una ins­pec­ción pe­rió­di­ca, mi­ran­do -por ejem­plo- su banda de ro­da­do, flan­cos y che­quean­do la pre­sión, de acuer­do a lo que es­pe­ci­fi­ca el fa­bri­can­te. To­dos tie­nen un mar­ca­dor in­cor­po­ra­do en sus ban­das que in­di­ca el má­xi­mo de uso que se les pue­de dar y que ase­gu­ra un ran­go mí­ni­mo de se­gu­ri­dad. Si bien es­te ran­go de uso de­pen­de de mu­chas va­ria­bles -co­mo el ti­po de ca­mi­nos que se re­co­rra o la pre­sión que se les pon­ga- en el ca­so de los vehícu­los de flo­ta pue­de ser me­nor a 60 mil ki­ló­me­tros”.

Y ojo si abun­dan los rui­dos y chi­rri­dos. “Si aca­so van en au­men­to, es­ta­mos ha­blan­do de una con­di­ción que pue­de ser anor­mal. Hay que es­tar aten­to tam­bién de las con­di­cio­nes de al­tu­ra del pe­dal de freno. Si ca­da día es­tá más aba­jo, es ur­gen­te una re­vi­sión. Asi­mis­mo, lo que hay que te­ner siem­pre en cuen­ta es ve­ri­fi­car el ni­vel de lí­qui­do de fre­nos”, afir­ma Car­lon­cho.

LU­BRI­CAN­TE CHARCHA: MA­LO, MA­LO…

Pa­sa ca­le­ta que no se res­pe­tan las pau­tas de man­te­ni­mien­to pro­gra­ma­das por el fa­bri­can­te, al igual que las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes exi­gi­das pa­ra los lu­bri­can­tes y re­fri­ge­ran­tes. “Un lu­bri­can­te de­gra­da­do pue­de ge­ne­rar se­ve­ros pro­ble­mas en com­po­nen­tes co­mo el mo­tor y la trans­mi­sión, en­tre otros”, cha­cha­rea Jus­to Ver­de­jo, sub­ge­ren­te de ven­tas in­dus­tria­les de lu­bri­can­tes de ENEX/Shell. Y agre­ga: “Los in­ter­va­los de dre­na­je de acei­te se pue­den ex­ten­der con pro­duc­tos de al­to desem­pe­ño, pe­ro es al­go que debe ha­cer­se con apo­yo téc­ni­co pro­fe­sio­nal y uti­li­zan­do los aná­li­sis de acei­te en la­bo­ra­to­rios es­pe­cia­li­za­dos que per­mi­ten con­tro­lar las con­di­cio­nes del lu­bri­can­te y de­ter­mi­nar cuan­do és­te per­dió sus pro­pie­da­des. De esa ma­ne­ra se po­drá pro­gra­mar su cam­bio de acuer­do a la con­di­ción y lo­grar ex­ten­der su vi­da útil sin com­pro­me­ter los com­po­nen­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.