Por Chi­li­to y el mun­do

La Cuarta - En Cuatro ruedas - - CONSEJOS -

Cuan­do ha­ce ca­si tres años me di­je­ron que iba a ser el pe­rio­dis­ta y “sie­te pul­mo­nes” de En 4Rue­das de La Cuar­ta de­bo ha­ber sen­ti­do uno de los ner­vios ri­cos más es­pe­cia­les de to­da mi ca­rre­ra, la que ya se acer­ca a las tres dé­ca­das. “¡Acep­to! Oh, y aho­ra ¿quién po­drá ayu­dar­me a es­cri­bir con la hi­la­ran­te y so­ca­rro­na plu­ma de los pró­ce­res que han pa­sa­do y hoy le dan vi­da a la re­dac­ción del dia­rio más po­pu­lar de Chi­le? He ahí el di­le­ma­zo”, me di­je… En­sa­yé unos pá­rra­fos y se los leí a mis hi­jos, que hoy tie­nen 29, 24 y 21. Tras es­cu­char con res­pe­to a su se­ñor pa­dre, de­bo con­fe­sar que en aque­lla prue­ba de diag­nós­ti­co cuar­te­ril no les arran­que ni un cuar­to de son­ri­sa. Só­lo ahí com­pren­dí que es­ta­ba en al­go to­tal­men­te nue­vo y

com­ple­jo.

Po­co a po­co, nú­me­ro tras nú­me­ro, y si­guien­do los con­se­jos de los más ave­za­dos re­dac­to­res y je­fes del pop, se me fue­ron dan­do las co­sas. Lo que no tu­vo de sen­ci­llo, lo ha te­ni­do de her­mo­so. Ca­da viernes, sin pau­sa ni asue­tos.

Y co­mo ha­ce ra­to la in­dus­tria del mo­tor, de las mo­tos y de las ca­rre­ras de to­cos me vie­nen in­vi­tan­do a es­tar en sus even­tos co­ti­dia­nos, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, la ma­gia de En 4Rue­das co­men­zó a sa­lir de mi mano y con­te­ni­da en las ho­jas de mi pa­sa­por­te. Pre­sen­ta­cio­nes en Su­dá­fri­ca, sa­lo­nes de au­tos en China, Eu­ro­pa, prue­bas de bu­ses en Brasil, mo­tos en Italia, Bar­ce­lo­na, ade­más del fo­go­so día a día del mo­tor en Chi­li­to fue­ron dan­do for­ma a una agen­da tan exi­gen­te co­mo en­tra­ña­ble. Cla­ro, por­que le­jos del gla­mour de los ae­ro­puer­tos, se­ma­na a se­ma­na es­ta­mos vi­si­tan­do ex­per­tos en re­pues­tos, ta­lle­res me­cá­ni­cos, ac­ti­vi­da­des del trans­por­te, de los ta­xis­tas, mo­ra­da va­rio­pin­ta don­de aca­so vi­ve el ver­da­de­ro ger­men, sen­ti­do y al­ma de nues­tro su­ple­men­to, que a dia­rio bus­ca en­tre los más ca­pe­ru­zos los con­se­jos para pa­sar la re­vi­sión téc­ni­ca, arre­glar un em­bra­gue o sa­ber en qué fi­jar­nos cuan­do com­pra­mos una jo­yi­ta usa­da.

Y en es­tos 9 años del su­ple­men­to, quie­ro agra­de­cer so­bre to­do la fe in­ter­na y el ropero que co­ti­dia­na­men­te me pres­tan mis com­pa­ñe­ros del mo­tor co­pe­sino y La Cuar­ta to­da: La Clau, Ro­mi­na, la Ca­ro, la Lo­re, Ger­mán, Denisse, Pa­ti­to, Pi­chón, los je­fes Mau­ro y Ur­tu, el se­ñor Man­dio­la (tam­bién co­no­ci­do co­mo Ser­gio Ma­ra­bo­lí), Mon­roy, el Pe­rri­to Ariel, Diana, Fanny, Tania, Alon­so, Pa­blo, el se­ñor Oax­man (el manso ca­chi­to con el que se me va a ol­vi­dar…). Fe­li­ces 9 y a pre­pa­rar­nos para los 10, el man­da­mien­to es inexo­ra­ble y la re­ce­ta ya la ten­go un po­qui­to más apren­di­da. Gra­cias to­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.