“Ten­go cuer­da pa­ra ra­to en la te­le”

El his­tó­ri­co ros­tro festeja 12 años al fren­te de “Ca­da Día Me­jor”, pro­gra­ma que se ha con­ver­ti­do en un ver­da­de­ro clá­si­co do­mi­ni­cal de La Red, ni­cho que creó so­li­to pa’l adul­to ma­yor y que no pre­ten­de sol­tar. Es más, es­tá alis­tan­do un nue­vo co­ci­do, con el

La Cuarta Espectacular - - Esp -

Con la tran­qui­li­dad de un con­sa­gra­do. Así se to­ma el gran Alfredo La­ma­drid los 12 años que lle­va co­mo ca­pi­tán de “Ca­da Día Me­jor”, un bu­que que do­min­go a do­min­go na­ve­ga por aguas cal­mas en La Red. Y no es pa’ me­nos, si su pú­bli­co es más fiel que hin­cha de equi­po de pro­vin­cia. “Ja­más pen­sé que es­ta­ría tan­to tiem­po con­du­cien­do es­te pro­gra­ma, co­mo tam­po­co me ima­gi­né que ‘Hu­ma­na­men­te Ha­blan­do’ du­ra­ría on­ce años. La te­le­vi­sión se ha en­car­ga­do siem­pre de sor­pren­der­me”, sa­ca cuen­tas ale­gres el maes­tro te­vi­to, que tie­ne pre­pa­ra­da una ce­le­bra­ción a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. Cla­ro, por­que es­te 6 de no­viem­bre, el Tea­tro Cau­po­li­cán re­ci­bi­rá a to­dos los fa­nas del co­ci­do do­min­gue­ro, con un even­to de al­to vue­lo

(ver re­cua­dro). - ¿Hay al­gu­na re­ce­ta pa’ du­rar 12 años al man­do de un pro­gra­ma? Es que en es­tos tiem­pos la te­le no da pla­zos... - Re­ce­tas no hay, yo al me­nos no las ten­go, por­que siem­pre he he­cho el mis­mo ti­po de te­le­vi­sión, sin fa­rán­du­la, ma­ne­jan­do nues­tros tiem­pos de ma­ne­ra pau­sa­da y siem­pre pen­san­do en el pú­bli­co gran­de de es­te país. - ¿Qué opi­na de es­tos ge­nios ac­tua­les de la te­vé que tie­nen a va­rios ca­na­les al 3 y al 4? - Es­to no es ni se­rá nun­ca una cien­cia exac­ta, por más que al­gu­nos así lo quie­ran creer. Acá se tra­ba­ja con al­go in­tan­gi­ble, no es co­mo ha­cer un ta­rro de ca­fé. El éxi­to en la te­le­vi­sión es al­go que na­die lo pue­de con­se­guir con el so­lo he­cho de re­unir un par de ele­men­tos. - El ni­vel de los in­vi­ta­dos igual de­be ser cla­ve en es­ta bue­na tra­yec­to­ria de “Ca­da Día Me­jor”, ¿no? - Ló­gi­co, por­que a mu­chos de ellos la gen­te só­lo los pue­de ver en es­te pro­gra­ma. He­mos te­ni­do a mu­chos in­vi­ta­dos en es­tos do­ce años, hay só­lo unos tres o cua­tro que se han ne­ga­do a ve­nir, pe­ro no va­le la pe­na men­cio­nar­los. - ¿Y por qué se le han ne­ga­do? - ¡Se creen más de lo que son! Si has­ta a Don Fran­cis­co lo he­mos te­ni­do seis ve­ces en el pro­gra­ma, y otros se dan más im­por­tan­cia de la que tie­nen. - Ma­la on­da, ¿pe­ro qué opi­na de los que sí han es­ta­do? - En to­do es­te tiem­po han pa­sa­do mu­chas co­sas. Han ve­ni­do ar­tis­tas que re­cién es­ta­ban par­tien­do y que aho­ra son fa­mo­sos, así co­mo tam­bién mu­chos de los que han ve­ni­do ya han fa­lle­ci­do. - In­creí­ble eso, ah... - Pe­ro así es la vi­da, las co­sas se aca­ban en su mo­men­to. - ¿Y su re­la­ción con la te­le se aca­ba igual o es­tá en su me­jor mo­men­to? - Es­toy sú­per con­ten­to y ten­go mu­chas ga­nas de se­guir en la te­le­vi­sión, y lo ha­ré has­ta que la gen­te me quie­ra ver en pan­ta­lla. Co­mo se di­ce: ¡ten­go cuer­da pa’ ra­to! Y el día que me de­ba ir, lo ha­ré, por­que uno so­li­to se da cuen­ta de cuán­do ya no es­tá ap­to pa­ra ha­cer al­go. Es más, es­toy pre­pa­ran­do un nue­vo pro­gra­ma. - ¿Cuán­to in­flu­ye la edad en esas ga­nas de con­ti­nuar? - No sé por qué en es­te país se usa la edad co­mo una li­mi­tan­te pa­ra ha­cer co­sas, cuan­do lo úni­co que de­be­ría im­por­tar son los ta­len­tos y las ca­pa­ci­da­des. Yo no me de­jo lle­var por esas co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.