Eva me­te las “Ma­nos al Fue­go” sin nin­gún cuco

El co­ci­do que me­te al áci­do a los in­fie­les de es­te cal­ce­tín de tie­rra vuel­ve con una nue­va tem­po­ra­da, don­de los ce­re­bros se las in­ge­nia­ron pa’ evi­tar los arre­gli­nes en­tre las pa­re­jas y pre­sen­tar -tal vez- la pa­ti­ta más ge­nui­na y sor­pren­den­te de la po­má de

La Cuarta Espectacular - - Esp -

Pa­ra las ca­be­zas de­trás de “Ma­nos al Fue­go”, cra­near una nue­va tem­po­ra­da es un desafío ca­da vez más com­ple­jo. Y las ra­zo­nes son va­rias, en­tre ellas una muy fuer­te: ca­cha­ron que mu­chas pa­re­jas se arre­gla­ban pa’ me­ter­se al co­ci­do y ga­nar­se los mor­la­cos en jue­go. Esa fue la con­clu­sión a la que lle­ga­ron en el equi­po crea­ti­vo des­pués del úl­ti­mo cas­ting, don­de va­rias de las pos­tu­la­cio­nes pa­ra ser par­te de es­ta nue­va pa­ti­ta del co­ci­do que arran­ca el 4 de oc­tu­bre, a las 22.30- eran más sos­pe­cho­sas que car­ta de des­pe­di­da del Ra­fa Ga­ray. “Ar­mar es­ta tem­po­ra­da ha si­do par­ti­cu­lar­men­te com­ple­jo, es la más di­fí­cil que he­mos he­cho, por­que ya to­dos se da­ban cuen­ta de las prue­bas, ¡has­ta con pa­re­jas que se co­lu­dían pa­ra pa­sar las prue­bas!”, se sin­ce­ró Cé­sar An­to­nio Cam­pos, el so­cia­te que más de un ale­ta­zo se ha co­mi­do en su pa­so por “Ma­nos al Fue­go”. - ¿Y có­mo se las in­ge­nia­ron pa­ra ha­cer­le la fin­ta a los tram­peos de los pos­tu­lan­tes? - Los en­ga­ña­mos. Les di­ji­mos que no ha­bían que­da­do se­lec­cio­na­dos pa­ra “Ma­nos al Fue­go”, pe­ro sí pa­ra un pro­gra­ma de via­jes en pa­re­ja, en­ton­ces co­mo que se re­la­ja­ban, y mien­tras ellos creían que es­ta­ban en un via­je de pla­cer, no­so­tros les ha­cía­mos las prue­bas. - ¿Y no ca­cha­ban una? - Na­da. Igual fue har­ta pe­ga des­de la par­te de la lo­gís­ti­ca y la es­tra­te­gia, ya que no usa­mos ca­ma­ró­gra­fos, só­lo ins­ta­la­mos cá­ma­ras ro­bó­ti­cas, en­ton­ces lo­gra­mos cap­tar reac­cio­nes que nun­ca an­tes tu­vi­mos. - ¿Es­tos via­jes eran den­tro de Chi­li­to o p’afue­ra? - Los lle­va­mos a cin­co lu­ga­res dis­tin­tos: Mon­ta­ñi­ta (Ecua­dor), Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Bo­li­via y dos lu­ga­res en Chi­le: Ne­va­dos de Chi­llán y las Ter­mas de Qui­na­má­vi­da. - Al es­tar “en­ga­ña­dos”, ¿se mos­tra­ron más ge­nui­nos los par­ti­ci­pan­tes? ¿Qué con­duc­tas te sor­pren­die­ron más? - Me im­pre­sio­nó lo que yo

de­fi­ni­ría co­mo el “ca­ra de ra­jis­mo” del chi­leno. - ¿Có­mo así? - Es que ima­gí­na­te, ¡al­gu­pa­re­jas nas pa­re­jas dor­mían jun­tas y to­do des­pués de que en­ga­ña­ban a su acom­pa­te! ñan­te! Hu­bo momentos en que se les jun­ta­ban las le­gaon les con las pa­tas ne­gras, eso era di­ver­ti­do. - ¡No le creo! - En se­rio. La es­ce­na es la si­guien­te: la pa­re­ja to­man­de­sa­yuno, do desa­yuno, y de pron­to a la me­se­ra con la que el hom­bre ha­bía en­ga­ña­do a su pa­re­ja la no­che an­te­rior. Ahí sa­lían los a len­tes de sol, las es­ca­pa­das al ba­ño, et­cé­te­ra.

RE­NO­VAR­SE EN EL ÉXI­TO

Co­mo ama y se­ño­ra de “Ma­nos al Fue­go” si­gue fir­me la eter­na­men­te be­lla Eva Gó­mez, quien des­de Es­pa­ña le re­ga­ló un mi­nu­ti­to a ESP pa­ra ha­blar del es­pe­ra­do re­gre­so del co­ci­do que me­te al áci­do a los in­fie­les. “Con el éxi­to de la pri­me­ra tem­po­ra­da, yo sen­tí que la ló­gi­ca era se­guir en­tre­te­nien­do a la gen­te con es­te for­ma­to, que por lo de­más es ori­gi­nal de Chilevisión, por eso era na­tu­ral que el pro­gra­ma se man­ten­dría en la pa­rri­lla pro­gra­má­ti­ca del ca­nal”, ex­pli­ca la lin­da Evi­ta. - ¿Cuál ha si­do la cla­ve pa­ra se­guir vi­gen­tes? - Pa­ra re­no­var­se en el éxi­to hay al­go fun­da­men­tal y que se di­ce en el mis­mo enun­cia­do: re­no­var­se. Ca­da tem­po­ra­da he­mos ido sor­pren­dien­do con co­sas nue­vas, he­mos ido cam­bian­do las prue­bas, fui­mos ha­cién­do­lo de for­ma dis­tin­ta. - La tem­po­ra­da an­te­rior se la ju­ga­ron in­clu­yen­do trans­gé­ne­ros. ¿Có­mo eva­lúa la mo­vi­da de es­te ci­clo, con via­je­ci­tos? - Tie­ne un fac­tor sor­pre­sa que es muy im­por­tan­te, pues di­fí­cil­men­te se po­drían ima­gi­nar que “Ma­nos al Fue­gos” los po­día sor­pren­der en Pun­ta Ca­na o en Ecua­dor. Sien­to que hay mu­cho tra­ba­jo y mu­cho in­ge­nio y eso se da por­que el equi­po de tra­ba­jo es muy fuer­te y tie­ne ga­nas de se­guir sor­pren­dien­do y en­tre­te­nien­do al pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.