“El vi­deo prohi­bi­do se ma­si­fi­có sin el in­ter­net de hoy”

Aun­que na­die lo co­no­ce co­mo Juan Al­ca­ya­ga, el crá del chis­te pun­túo re­co­no­ce que ama a ese hom­bre ín­ti­mo, el mis­mo que su­fre con las pi­fias y go­za con ha­cer reír.

La Cuarta Espectacular - - ESP -

A “Don Car­ter” to­da­vía le due­le lo va­cas que fue­ron los que fil­tra­ron la pie­za que ma­tó al Pro­fe Ros­sa:

I “CARTEROS”: BUE­NOS AMI­GOS El ac­tor cree que los carteros son in­dis­pen­sa­bles para lle­var y traer no­ti­cias.

Su fa­ma se la hi­zo en “El Mun­do del Pro­fe­sor Ros­sa” co­mo el car­te­ro, por lo que tie­ne un fee­ling es­pe­cial con es­te ofi­cio. “Las no­ti­cias bue­nas o ma­las -aun­que las ma­las via­jen más rá­pi­do-, son traí­das por los carteros, eso los ha­ce fun­da­men­ta­les. - ¿Vi­da eter­na a los carteros?

- Ob­vio. Los carteros no de­ben mo­rir nun­ca, por­que pa­san por va­rias co­sas ma­las, co­mo los pe­rros bra­vos, para que la gen­te pue­da re­ci­bir lo que se es­pe­ra. Cum­plen con una fun­ción im­por­tan­tí­si­ma en nues­tra so­cie­dad.

II “SIN CEN­SU­RA”: LI­BER­TAD TO­TAL El so­cia­te se hi­zo co­no­ci­do, des­pués de su pa­pel co­mo “Don Car­ter”, por su hu­mor sin cen­su­ra.

- Juan, ¿el hu­mor sin cen­su­ra te ayu­dó a rein­ven­tar­te? - Mi­ra, yo soy ac­tor y hu­mo­ris­ta, y el “sin cen­su­ra” me ayu­dó a en­con­trar una ve­ta nue­va en mi la­bor co­mo hu­mo­ris­ta. Creo que es­te ti­po de hu­mor le en­can­ta a cier­to pú­bli­co, y yo me en­car­go de po­ten­ciar­lo.

III “PI­FIAS”: TE­MOR, DO­LOR DE GUA­TA Só­lo una vez lo ba­ja­ron a pun­ta de pi­fias de un es­ce­na­rio.

“Es­pe­ro no vol­ver a pa­sar por lo mis­mo. Es ate­mo­ri­zan­te sen­tir las pi­fias del pú­bli­co”.

- ¿Có­mo afron­tas ese mo­men­to tan in­có­mo­do?

- Me pa­só en un fes­ti­val que no quie­ro ni re­cor­dar, pe­ro en­ten­dí el con­tex­to. Esa vez, la gen­te era de to­das las eda­des y no era el pú­bli­co que pa­ga por ir a ver­me. Fue­ron a ver a otro ar­tis­ta y, para apu­rar­lo, el sa­cri­fi­ca­do fui yo, así que lo en­ten­dí. Pen­sé en no ha­cer­me pro­ble­mas, así que les di­je: “¡Ok, gra­cias! Me voy”, y chao no más...

IV “PRO­FE­SOR ROS­SA”: VIE­JO DE MIERRR... NOOO: AMI­GO Y SA­BI­DU­RÍA Cree que el mor­bo de la fil­tra­ción cau­só el fin del pro­gra­ma

- Tan­tos años jun­to al pro­fe de pe­lo ro­sa para so­nar por ese vi­deo prohi­bi­do... ¿Hay bron­ca por la fil­tra­ción?

- Fue pen­ca. Ese vi­deo fil­tra­do mos­tró el do­ble es­tán­dar de los chi­le­nos. ¡To­dos que­rían ver ese vi­deo prohi­bi­do que cau­só la de­ba­cle! Y eso que no ha­bía el in­ter­net de hoy para que se ma­si­fi­ca­ra tan rá­pi­do, pe­ro así fue. ¡Pen­ca no­más!

V “GA­RA­BA­TOS”: TÍ­PI­CO CHI­LENO Cree que el ga­ra­ba­to hay que sa­ber dón­de de­cir­lo.

- ¿Si no di­ces ga­ra­ba­tos, no eres chi­leno?

- No es tan así, por­que to­do el mun­do di­ce ga­ra­ba­tos. Me mo­les­ta cuan­do se di­cen ga­ra­ba­tos sin im­por­tar quién es­té a tu la­do. Por ejem­plo, en el me­tro los ca­bros no es­tán ni ahí con ha­blar a ga­ra­ba­to lim­pio, cuan­do hay ma­dres con sus gua­guas a su la­do.

- ¿Ga­ra­ba­to re­ga­lón?

- El “hueón”, ob­vio. Es­te es el ga­ra­ba­to chi­leno por ex­ce­len­cia.

VI “JUAN AL­CA­YA­GA”: UN TI­PO AL QUE AMO Es su nom­bre de ver­dad, pe­ro has­ta a él se le ol­vi­da

- ¿Có­mo te di­ce la gen­te en la ca­lle?

- Has­ta mi fa­mi­lia me co­no­ce co­mo “Don Car­ter”, ja­ja­já. Na­die co­no­ce a Juan Al­ca­ya­ga, ¡pe­ro pre­gun­ta por Don Car­ter, poh! Ahí sí me ca­chan to­dos.

VII “CHIS­TE”: LA EX­PRE­SIÓN DEL AL­MA Su pe­ga co­mo hu­mo­ris­ta le da, se­gún él, la opor­tu­ni­dad de ha­cer poe­sía.

- ¿Chis­te fa­vo­ri­to?

- Un pro­fe de me­di­ci­na le pre­gun­ta a sus alum­nos: ¿Cuán­tos mi­li­li­tros de se­men da la eya­cu­la­ción? Y una alum­na le­van­ta la mano y di­ce: “Mil mi­li­li­tros”. El pro­fe la mi­ra, y le di­ce: “Se­ño­ri­ta, a us­ted la mea­ron”. Fi­ni­to...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.