“El Copihue de Oro tie­ne on­da, es co­mo los Grammy”

El so­cia­li­té ja­guar que la es­tá lle­van­do en Grin­go­lan­dia es­tá ver­de por pi­sar la al­fom­bra ro­ja más top de Chi­li­to, y has­ta ade­lan­tó con qué pin­ta sor­pren­de­ría. Ade­más, el gla­mo­ro­so par­ló de su lin­da re­la­ción con el país, la que es muy cer­ca­na, aun­que no t

La Cuarta Espectacular - - ESP -

Ca­da pa­so que da va mar­can­do una ten­den­cia. Su an­dar no pa­sa des­aper­ci­bi­do, pues jus­ta­men­te esa es su idea: des­ta­car por su ima­gen, ser un ver­da­de­ro ícono de la mo­da. Así es el ex­cén­tri­co Di Mondo, un su­je­to que enal­te­ce el gla­mour y que siem­pre nos de­ja en­se­ñan­zas de có­mo lu­cir fren­te a un flash. Y co­mo en ESP es­ta­mos pal­pi­tan­do ya el “Copihue de Oro” y to­do el gar­bo de su al­fom­bra ro­ja, qué me­jor que re­cu­rrir Di Mondo pa’ que nos guíe en es­ta siem­pre com­ple­ja ta­rea. - ¿Te gus­ta el Co­pi de Oro? - Sí, el Copihue de Oro es co­mo los pre­mios Grammy. Es un even­to con on­da... - ¿Có­mo irías ves­ti­do a la ga­la pop? - Si fue­se, usa­ría una te­ni­da es­ti­lo Rock and Roll. Al­go no tan for­mal, pe­ro con on­da. Así iría ves­ti­do a los Grammy, es lo mis­mo. - ¿Te gus­ta­ría ser par­te de es­te even­to? - Se­ría ge­nial, oja­lá me in­vi­ten. - Es­te año, los ani­ma­do­res son Ju­lio Cé­sar Ro­drí­guez, Ivet­te Ver­ga­ra, Ja­vie­ra Con­ta­dor y Pan­cho Saa­ve­dra. ¿Qué les re­co­mien­das pa­ra que se luz-

can la no­che del 25 de no­viem­bre en el Mo­vis­tar Are­na?

- Me caen bien to­dos ellos, pe­ro yo no soy crí­ti­co. Só­lo de­ben sen­tir­se có­mo­dos con ellos mis­mos, na­da más. - Si no eres un crí­ti­co,

¿có­mo de­fi­ni­rías a Di Mondo?

- Yo no soy un crí­ti­co de mo­da, tam­po­co un opi­nó­lo­go. Esa no es mi fun­ción y tam­po­co pre­ten­do ser­lo. Só­lo soy un ti­po al que le gus­ta ves­tir bien, con una iden­ti­dad pro­pia, pe­ro no ana­li­zo la iden­ti­dad de otros. No me in­tere­sa. - ¿Y la te­le, te in­tere­sa? On­da, ¿te ven­drías a Chi­li­to si te cae una bue­na pe­ga en pan­ta­lla?

- Ni lo­co. ¡Nooo!

- ¿En se­rio? - Sí, por­que no vi­vo en Chi­le. Mi vi­da es en in­glés. La ver­dad es que lo veo muy di­fí­cil. - ¿Por qué tan ta­jan­te con eso, Di Mondo? - Por­que vi­vo con mi pa­re­ja. Vi­vo con Eric Ja­vits ha­ce más de 10 años en la Quin­ta Ave­ni­da de Nue­va York. Mi vi­da es­tá ahí.

- ¿No cam­bia­ría la Quin­ta Ave­ni­da por la Quin­ta Nor­mal? - ¿La Quin­ta Ave­ni­da por la Quin­ta Nor­mal? ¡Nooo, por aho­ra no, ja­ja­já! - ¿ Y por la Quin­ta Ver­ga­ra? - Tal vez en el ve­rano...

No me ven­dría a Chi­le a tra­ba­jar en la te­le, ¡mi vi­da es en in­glés! Vi­vo ha­ce 10 años con mi pa­re­ja en la Quin­ta Ave­ni­da”. Di Mondo, tra­pe­ro fas­hion.

- ¡Wooow! ¿Có­mo lo ha­ces pa­ra te­ner tan­to es­tail? - ¿Có­mooo? ¡Ja­ja­já! - Per­dón, tan­to es­ti­lo...

- Mi se­cre­to es que ten­go mu­chos se­cre­tos, ja­ja­já. Des­de muy chi­co me gus­tó la mo­da y fui evo­lu­cio­nan­do. Ha­ce más de 30 años que ten­go re­la­ción cons­tan­te con la mo­da mun­dial. Es mi pa­sión y mi vi­da. - ¿El chi­leno se vis­te mal? - Se vis­te pen­san­do en el qué di­rán. No se vis­ten co­mo real­men­te les gus­ta­ría. La so­cie­dad chi­le­na es muy an­ti­cua­da, exis­te un con­cep­to mo­ral re­li­gio­so que lo fre­na. La igle­sia tie­ne atas­ca­do al chi­leno en el “qué va a pen­sar la gen­te”. - Tú te pa­sas por ahí mis­mo to­das esas tra­bas, ¿no? - ¡Es que ima­gí­na­te! Mu­cha gen­te di­jo que el tra­je que ocu­pé en mi fies­ta era de per­ver­ti­do e in­mo­ral. ¡Qué es es­to! ¿La Edad Me­dia? Yo me ves­tí con un tra­je que es­ta­ba rea­li­za­do con la me­jor ca­li­dad. Ade­más, era un tra­je de ba­ño, ¡qué es­pe­ra­ban! - Más allá del pe­lam­bre, ¿có­mo es­tu­vo esa pool party en el Ho­tel Ritz? ¿Mu­cha ca­ña?

- Ja­ja­já, lo pa­sa­mos la ra­ja, esa no­che hu­bo una pre­sen­ta­ción de che­lo. Fue muy lin­do, por­que to­ca­ron jun­to a un gru­po de bai­le. Tam­bién ti­ra­mos es­pu­ma. Cla­ro que se nos pa­só la mano con eso... - ¿Por qué?

- Por­que la es­pu­ma nos lle­ga­ba has­ta las ro­di­llas, des­pués me con­ta­ron que en los ba­ños del pri­mer pi­so del ho­tel sa­lía es­pu­ma por los WC, ja­ja­já.

Muy fas­hion po­drá ser Di Mondo, quien es­tá acos­tum­bra­do a pa­sear­se por las me­jo­res ca­lles y de­gus­tar los pla­tos de los res­to­ra­nes más to­pí­si­mos del glo­bo, pe­ro ni ese es­ta­tus lo ha­ce pri­var­se de man­ja­res que son de gus­to pop.

“Me en­can­tan los po­ro­tos gra­na­dos y las so­pai­pi­llas. Ade­más, amo las hu­mi­tas”, so­pló el so­cia­li­té. Igual hay pla­tos a los que les ha­ce el qui­te. “No co­mo ca­zue­la, por­que no co­mo car­ne. Lo que sí me gus­ta es el char­qui­cán, pe­ro ló­gi­ca­men­te que sin car­ne”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.