“VOY SO­LI­TO POR EL COPIHUE”

El ex no­te­ro del “Mu­cho Gus­to”, Ál­va­ro San­hue­za, le ase­gu­ró a La Cuar­ta que des­de la PLR si­gue en pie de guerra, y que su do­lor por sa­lir del Me­ga es pro­fe­sio­nal y no emo­cio­nal, pues al co­ci­do ma­ña­ne­ro “iba a tra­ba­jar, no a ha­cer ami­gos”.

La Cuarta Espectacular - - PORTADA -

Ál­va­ro San­hue­za se lle­vó flor de “PLR” del “Mu­cho Gus­to”, pe­ro eso no lo ha he­cho per­der el amor de la ga­llá, que lo tie­ne lu­chan­do por el “Copihue de Oro”, pre­mio que “no ha­rá que en Me­ga re­co­noz­can to­do lo que val­go”:

El 28 de oc­tu­bre fue uno de los días mas ne­gros pa­ra el aho­ra ex no­te­ro del “Mu­cho Gus­to”, Ál­va­ro San­hue­za, pues lue­go de ha­ber­se man­da­do tres des­pa­chos ma­tu­ti­nos, le pu­sie­ron sin em­pa­cho flor de “PLR” y le en­tre­ga­ron el in­de­sea­do so­bre azul.

Po­co in­flu­yó que es­tu­vie­se no­mi­na­do pa­ra los glo­rio­sos pre­mios de La Cuar­ta, el “Copihue de Oro”, me­nos que es­té li­de­ran­do en su ca­te­go­ría, don­de aho­ra si­gue co­rrien­do, aun­que aho­ra con co­lo­res pro­pios, pa’ aca­bar el 25 de no­viem­bre co­mo el “Me­jor No­te­ro”.

El día que se fue de las ma­ña­ne­ras de Me­ga, San­hue­za de­jó en­tre­ver cier­tos ata­dos den­tro de las fi­las. In­clu­so des­li­zó que Lu­cho Ja­ra, por ejem- plo, ni si­quie­ra le man­do un men­sa­ji­to de apo­yo. Aho­ra, en tiem­pos en que no quie­re sol­tar la pun­ta “co­pihue­ra”, a mo­do de or­gu­llo pro­pio, es que le pre­gun­ta­mos a Al­va­ri­to de lo hu­mano y lo di­vino, so­bre to­do de su em­pre­sa por ga­nar la pre­sea del vo­to po­pu­lar.

- ¿Qué se sien­te es­tar no­mi­na­do y en­ca­ra­ma­do en la pun­ti­ta? - Agra­dez­co a La Cuar­ta que me ha­ya man­te­ni­do, to­man­do en cuen­ta que no re­pre­sen­to a nin­gún me­dio. Me tie­ne con­ten­to es­tar en­tre los que tie­nen más op­cio­nes, por­que es el vo­to po­pu­lar, y es­to le de­mues­tra al Me­ga que se per­die­ron un buen va­lor. - ¿Qué sien­te al es­tar co­rrien­do sin ban­de­ras? - Uno in­ten­ta ha­cer al­go por la re­des so­cia­les, por­que aho­ra no ten­go la re­so­nan­cia me­diá­ti­ca de los otros com­pe­ti­do­res, por ra­zo­nes ob­vias. Pe­ro es en­tre­te­ni­do que me si­gan

“ Yo al ca­nal iba a tra­ba­jar y no te­nía mu­chos ami­gos, eran com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Por una la­do se pre­go­na una co­sa, y por el otro pa­sa otra, es la frial­dad fi­nal­men­te de cons­truir nú­me­ros”. Ál­va­ro San­hue­za, ex no­te­ro del “Mu­cho Gus­to”.

apo­yan­do por las re­des so­cia­les.

- ¿Sien­te extraño se­guir ca­pi­ta­nean­do en vo­ta­cio­nes y no es­tar en el Me­ga? - Pe­ro ni Me­ga ni el pro­gra­ma van a de­cir na­da, se­ría muy extraño que se ma­ni­fes­ta­ran, pe­ro va a ser en­tre­te­ni­do si lle­go a re­ci­bir el pre­mio, no de­ja de te­ner su in­gre­dien­te de mor­bo.

- ¿Un muer­de len­guas pa­ra su ex ca­sa?

- No van a re­co­no­cer na­da, pe­ro aquí se crea una con­tra­dic­ción: a ellos les in­tere­sa, por­que es un pre­mio po­pu­lar, pe­ro co­mo me des­pi­die­ron an­tes, ¿les in­tere­sa real­men­te, o no, o es por ima­gen?

- ¿Pien­sa que le ju­ga­ron un tan­to chue­co con la PLR?

- Siem­pre que a uno lo des­pi­den uno se sien­te do­li­do. Uno se cues­tio­na, “¿yo estoy mal, mis ca­pa­ci­da­des no son las me­jo­res?” y la au­to­es­ti­ma se va a la ba­ja, pe­ro yo he tra­ta­do de es­tar fir­me...

- ¿Ya lo­gró ce­rrar el ciclo del ca­nal de He­ller?

- Aho­ra, es­ta se­ma­na es­pe­ro que sea el fin, acom­pa­ña­do del cie­rre y la fir­ma del fi­ni­qui­to. Y de ahí co­men­zar a ver qué pa­sa. - ¿Se sin­tió po­co apo­ya­do por sus com­pa­ñe­ros de ma­ti­nal?

- Es que cuan­do pa­sa eso, ¿quién te apo­ya? Na­die te va a de­cir en el pa­si­llo “pre­pá­ra­te que te van a ti­rar el so­bre azul”, a me­nos que sea una per­so­na muy cer­ca­na. Yo al­can­cé a ol­fa­tear que se ve­nía el mo­men­to.

- ¿Le si­gue dan­do vuel­tas en el ma­te que va­rios de sus so­cia­tes de equi­po ni si­quie­ra le pe­ga­ron un te­le­fo­na­zo?

- El que lla­mó, lla­mó. Y el que no, bueno, yo al ca­nal iba a tra­ba­jar y no te­nía mu­chos ami­gos, eran com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Por un la­do, se pre­go­na una co­sa; y por el otro pa­sa, otra... es la frial­dad fi­nal­men­te de cons­truir nú­me­ros.

- ¿No es lo mis­mo que se ve en pan­ta­lla?

- Yo muy po­cas ve­ces al­mor­cé en el ca­nal, yo iba a ha­cer mis te­mas. Me le­van­ta­ba siem­pre a las 5.30 de la ma­ña­na. Iba a los asa­dos y co­mi­das, pe­ro tran­qui­lo ahí. - ¿Tie­ne al­gún re­pa­ro pa­ra los ca­po­ra­les del “Mu­cho Gus­to”?

- Yo la­men­to que cor­ta­ran la co­ne­xión so­cial que ha­bía, el ca­ble a tierra, el San­hue­za y el es­pa­cio “Rom­pien­do el Ce­lo­fán” en las ca­lles, con la gen­te que no te­nía voz. Yo creo que lo más im­por­tan­te den­tro de un ma­ti­nal es la gen­te, el con­tac­to dia­rio con ella, y el pú­bi­co del “Mu­cho Gus­to” es po­pu­lar... ¿por qué ter­mi­na­ron con eso?, no ten­go idea...

- ¿No hu­bo mo­ti­vos reales de des­pi­do?

- Yo no qui­se pre­gun­tar­los, pe­ro só­lo me di­je­ron “ne­ce­si­da­des de la em­pre­sa”, y con eso me que­dé, pe­ro uno se que­da pen­san­do en to­do lo que uno ha­cía en el día y las res­pon­sa­bi­li­da­des que te­nía y lo en­cuen­tra un ar­gu­men­to muy po­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.